Secciones
Síguenos en:
‘Streaming’ de libros: el boom de leer todo lo que quiera en digital
Streaming de libros

El buen recibimiento que han tenido los dispositivos de lectura electrónica como el Kindle, de Amazon, entre otros, ha obligado a las editoriales a acercarse cada vez más a este formato.

Foto:

Istock

‘Streaming’ de libros: el boom de leer todo lo que  quiera en digital

Cada vez surgen más plataformas que replican el modelo de Netflix para los libros.

Bookmate (es.bookmate.com) se suma a la lista de plataforma digitales de suscripción de libros. La plataforma de origen inglés cuenta con una comunidad global de seis millones de socios. Como Scribd, Amazon Kindle o Leamos, previo pago del abono de acceso, los lectores pueden descargar libros en la aplicación y leerlos, incluso sin necesidad de una conexión a internet. Funcionan en smartphones, tabletas y también como aplicación web en computadores de escritorio. El modelo de negocios de los ‘Netflix (o Spotify) de libros’ trata de establecerse en el ámbito de la lectura.

“Hay un contexto mucho más maduro para acceder a contenidos bajo suscripción; los lectores vienen demandando esta modalidad ante el aumento de precios de los libros, porque ganan con la posibilidad de descubrir nuevas lecturas sin correr el riesgo de pagar por cada libro”, dice el consultor editorial Daniel Benchimol.

¿Quién no abandonó un libro en la página 50 porque no era lo que había pensado al comprarlo? Estas plataformas permiten pasar de un libro a otro sin sentir culpa.

¿Quién no abandonó un libro en la página 50 porque no era lo que había pensado al comprarlo? Estas plataformas permiten cambiar un libro por otro sin sentir culpa. Sin embargo, no es cualquier lector el que puede consumir estos servicios, advierte Benchimol. “Es conveniente para quien invierte en dos o tres libros por mes”, agrega.

Desde ya, las plataformas tampoco son recomendables para los que adoran leer libros en papel y atesorarlos en su biblioteca, sino para aquellos que evitan acumular ejemplares, no se incomodan con los aparatos para leer digitalmente y, además, disfrutan de la posibilidad de escuchar audiolibros y pódcast (incluidos en la oferta de las plataformas).

Unos precios razonables

De Juan Rulfo a Samanta Schweblin y de León Tolstói a Neil Gaiman, hay para elegir y cliquear. La biblioteca de Bookmate está organizada en varias categorías: ciencia ficción y fantasía, narrativa, economía y emprendimiento, poesía y teatro, además de la esperanzadora desarrollo personal, entre otras.

“La plataforma proporciona una experiencia de lectura que el lector puede personalizar de acuerdo con sus preferencias, es una app muy intuitiva y fácil de usar –dice la mexicana Ana Sofía Saucedo Fuentes, gerenta de publicaciones de Bookmate–.  "También es mucho más sencillo encontrar nuevos libros para leer, gracias al algoritmo sistematizado y, sobre todo, a la selección de nuestro catálogo y la curaduría de la biblioteca, que se realiza a mano por equipos de contenido locales”. 

Un detalle nada menor es que el precio de la suscripción de Bookmate es (por ahora) es el más asequible del mercado: $ 180.000 pesos colombianos por el año. Como ocurre con otras plataformas, se ofrece la posibilidad de leer libros en forma gratuita (títulos libres de derechos de autor), a cambio de registrarse en la página. Es un buen modo de probar la app que, por el momento, tiene 45.000 socios activos en español. Respecto de los libros que figuran en el catálogo prémium (es decir, el pago), predominan los de las editoriales medianas y pequeñas.

El perfil de los lectores de Bookmate es diverso. “Podríamos decir que leen más no ficción que ficción –agrega Saucedo Fuentes–. Los tiempos de pandemia han volcado a los lectores en busca de respuestas para enfrentar esta crisis mundial en best sellers como Todo está j*dido o El sutil arte de que te  importe un caraj*, de Mark Manson, y El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl”. Además, el cierre de las escuelas potenció la búsqueda de libros para chicos. “La cuarentena representó una oportunidad para que los lectores de Latinoamérica se familiarizaran con otros formatos de lectura y pudieran seguir descubriendo tanto libros clásicos como novedades editoriales”.

Reconocimos el crecimiento
de las plataformas de streaming para la música y para series y películas, y entendimos que eso, necesariamente, iba a impactar
en la lectura.

Por otro lado, Leamos (leamos.com/ar) es el ‘Netflix de libros argentino', con unos 70.000 suscriptores. “La proporción entre lectores varones y mujeres es muy parecida”, informa María Belén Marinone Soriano, responsable del área de contenidos exclusivos. Y coincide con su colega mexicana sobre los cambios en la dieta de consumos culturales a causa de la pandemia.

“Reconocimos el crecimiento de las plataformas de streaming para la música y para series y películas, y entendimos que eso, necesariamente, iba a impactar en la lectura –dice Marinone Soriano–. Nuestras bibliotecas son híbridas: hay ejemplares en papel, e-books, audiolibros. Hoy hay otra plasticidad en la relación con los libros, lo que no implica una lectura más superficial, sino que propone un trato diferente con el objeto. Se lee con más libertad”.

Además de establecer un catálogo variado, con libros de autores como Mariana Enríquez, Martín Kohan, Ian McEwan, Rosa Montero, Michel Houellebecq y Paul Auster, se pueden hallar libros en los que se basan las series del momento y ‘perlas’ de las editoriales independientes. Por otro lado, Leamos produce contenidos exclusivos (como hacen las plataformas de series y películas), que se publican en colecciones de distintos géneros y con la firma de autores reconocidos. “Tienen una excelente recepción –asegura Marinone Soriano–. El abanico es muy grande, y el lector puede encontrar su próxima lectura en el formato que le quede más cómodo”.

Y claro, está también la gigantesca oferta de Amazon Kindle 

En su escala, esta plataforma argentina imita la de Amazon, que además tiene el Kindle, el dispositivo pionero de este modelo, y que en su biblioteca por suscripción de Amazon Kindle da acceso a hasta un millón de lecturas, incluidos también audiolibros, revistas y con acceso en varios dispositivos. Todo ello por 9,99 dólares al mes.

De más está decir que esta forma de leer aumentó de manera significativa en el pandémico 2020. Durante abril y mayo de 2020, con librerías cerradas por las restricciones sanitarias, creció el número de socios. El modelo de lectura por suscripción vino para quedarse. A la par de la circulación tradicional de libros en librerías, bibliotecas y ferias, surge una opción para los lectores dispuestos al cambio y con deseos de ahorrar dinero en compras de libros sin dejar de leer.

Un reto grande por resolver

Entre los editores, este modelo de suscripción sigue siendo resistido, porque es difícil de “monetizar” o volverlo rentable. “Las editoriales reciben muy poco por cada uno de estos libros que se leen en comparación con lo que obtienen de las ventas de libros físicos”, precisa Benchimol, director de Proyecto451. En su opinión, se debería analizar la performance de las plataformas de suscripción con mirada de mediano o largo plazo. Aunque se encuentran algunos títulos de los catálogos de las grandes editoriales, muchas se han retirado de este modelo de consumo de libros.

Le puede interesar leer: Los libros fundamentales de la obra de García Márquez

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.