Secciones
Síguenos en:
Vanessa Montfort y su sueño de la crisálida
Vanessa Montfort

La escritora española es autora además de 'Mujeres que compran flores' y 'La leyenda de la isla sin voz'.

Foto:

Cortesía Random House

Vanessa Montfort y su sueño de la crisálida

La escritora española habla sobre su última novela, enfocada en la transformación personal.

La primera vez que Vanessa Montfort tuvo 'El sueño de la crisálida' entre sus manos fue en Cartagena de Indias. El libro salió incluso publicado antes en Colombia que en su país natal, España. “Es que en este país siempre pasan cosas bonitas”, dice la escritora de 44 años al otro lado del teléfono.

La novelista y dramaturga catalana es una de las voces destacadas de la literatura española, sus libros entran en las listas de los más vendidos y varios de ellos tienen reconocimientos, como el Premio Internacional de Novela Ateneo de Sevilla, por 'Mitología de Nueva York'.

El libro 'Mujeres que compran flores', a su vez, ha triunfado en España y Latinoamérica y sus derechos han sido vendidos a Francia, Italia, Alemania, Noruega, Corea y Bulgaria, por nombrar algunos. El año pasado lanzó su último libro, justamente el que sostuvo por primera vez en Colombia, 'El sueño de la crisálida'. EL TIEMPO conversó con la autora sobre su literatura, feminismo y sobre la vida.

¿Por qué será que el público colombiano es tan afín a sus libros?

La verdad no lo sé. Con esta última novela, 'El sueño de la crisálida', tiene más lógica puesto que una de las coprotagonistas es colombiana y aunque la historia se da entre varios países, narro varios hechos que ocurrieron allá. En fin, es una novela bastante colombiana. Pero ha sido por casualidad.

¿Por qué por casualidad?

Bueno, porque está basada en un caso real de una historia de una colombiana. Yo la conocí cuando acababa de ser expulsada de su congregación religiosa y me contó el porqué. Pero, sobre todo, más allá de la iglesia, me interesaba contar una historia de reconstrucción personal, que era lo que yo estaba viendo en esa mujer, que se estaba reconstruyendo en España y todo el delirio de lo que le pasa en su congregación. Cuando me la encontré me pareció una historia muy bonita de una mujer que ha vivido siempre en un universo que yo desconozco por completo, el de una religiosa...

¿Cuál es su historia?

Ella tuvo que cambiar su vida de repente, nunca había sido una inmigrante hasta ahora. Y después de emigrar empieza a descubrir el amor, qué profesión quería tener, y bueno se encuentra con esta periodista que le ha pasado lo mismo, ha sido expulsada de su vocación y quiere contar su historia. Entonces es una historia de una hermosa amistad que tiene bastantes ecos en la realidad.

¿Cómo llegó a esa historia?

La conocí por casualidad, como ocurren casi todas las cosas bonitas en la vida. Me la presentaron y empezó a contar su historia, pero no con la idea de que yo escribiera algo. Cuando terminamos de conversar aquella noche, yo le dije: ‘No sé si tienes pensado escribir esta historia, pero, si no, quiero que sea mi siguiente novela’. Ahí nos pusimos a trabajar y la estuve entrevistando casi un año. Yo viajaba, viví en China, luego en Estados Unidos, y a veces nos entrevistábamos presencialmente, a veces por Skype. Y bueno, así surgió 'El sueño de la crisálida'.

(Le puede interesar: El retorno a librerías de dos grandes escritoras de culto)

Trabajó una historia real para convertirla en ficción...

Está en parte basado en el nuevo periodismo. Estuve como un año hablando con ella, luego siempre quedan huecos en la historia. Evidentemente hay partes que son ficción, sobre todo en lo que toca a la periodista que le está haciendo el reportaje. Es verdad lo que hablo de acoso, de las redes sociales, de cómo la sociedad en algunos casos está bastante incomunicada a pesar de las redes y es tan poco empática. El libro habla de la necesidad de volver a mirarse a los ojos y preguntar quién eres, cómo estás, para que la gente te importe y no hacernos daño. Entonces, lo que ocurre en el mundo de la iglesia a mí me ocurre en el mundo del periodismo, lo he sufrido de una forma muy fuerte, y que me apartó de mi carrera periodística y me lanzó más al mundo de la ficción. No hay mal que por bien no venga (risas). En resumen creo que al final esta es una novela en la que la Vanessa periodista va de la mano con la Vanessa escritora de ficción. Los límites se desdibujan mucho.

El libro habla de la necesidad de volver a mirarse a los ojos y preguntar quién eres, cómo estás, para que la gente te importe y no hacernos daño

¿Hay un nivel de autobiografía en esta novela?

Más bien, mi forma de ver el mundo está en ella, luego mi vida personal no tiene mucho que ver, además de que ninguno de nosotros tiene cómo ser un personaje de ficción, afortunadamente porque para ser un buen personaje de ficción tienes que haber cruzado por guerras, tsunamis, exilios, cosas así (risas). Entonces es casi mejor tener una vida fascinante como ser humano, pero no dar tanto para ser un personaje de ficción (risas). Pero el punto es que ella sí lo es porque ha atravesado muchas circunstancias extremas; entonces, lo que hago para acompañarla en ese viaje es llevar al personaje que surge de mí al extremo. Entonces Patricia tiene una vocación rota, es decir, yo me fui del periodismo a otra vocación que es escribir. Pero ella ya no tiene esa opción y se le rompe todo y trata de volver al periodismo con la historia de esta mujer que considera injusta y le revuelve las entrañas.

Tuvo la ventaja de que se encontró una buena historia para inspirarla…

Creo que los periodistas, al igual que los escritores, somos detectores de incendios y cuando alguien te cuenta una historia como esta hay algo que de repente se activa, como un radar que te dice que hay una gran historia que además puede hablar de muchas otras historias que nos ocurren día a día.

En el libro habla de acoso…

Sí, en particular, del acoso laboral. Es decir, alguien que decide que, porque otro destaca, lo tiene que sacar de su camino, lo tiene que destruir. Ese tipo de acoso, como el acoso escolar, no se trata de que haya dos personas con una mala relación, es un proceso quirúrgico por el cual una persona, ayudada de camaradas, decide destruir la autoestima de otra persona y su fe en sí misma hasta que desaparezca. Entonces, parecido a cualquier tipo de maltrato en una relación de pareja, no es lo mismo tener una bronca que maltratar a alguien, maltratar es un proceso que lleva a una persona a una situación límite.

(Lea también: Mujeres confabularon historias reales en libro ‘Crónicas grillísticas’)

El acoso es algo que siempre ha existido, pero del que en este momento se habla más...

Claro, digamos que no se tenía la conciencia de hasta qué punto es destructivo. Una persona que sufre de acoso laboral o escolar piensa habitualmente en el suicidio. O sea, es algo muy grave. Yo lo que quería con 'El sueño de la crisálida' era que, al igual que con 'Mujeres que compran flores', se pase de la oscuridad a la luz. Es decir, para mí es importante sacar un tema a la luz, pero además que los personajes hagan ese recorrido. A mí no me apetece deprimir a nadie con mis novelas. Creo que se puede hablar de cuestiones sociales y personales, íntimas e importantes sin necesidad de cerrar el libro y pensar que ese viaje lleva a una depresión (risas). Sino al revés, a implicarte con los personajes hasta el punto de que te sientas reconocido y veas cosas que antes no eran tan fáciles de ver. En mi caso, casi que escribo para eso, para entender cuestiones que no entiendo.

¿Usted sufrió de acoso?

Es verdad que es una novela muy personal. Quería contar sobre el acoso laboral porque era algo que me preocupaba, porque yo lo viví, y no me considero una persona particularmente débil y a veces me sorprende que me haya pasado. Pero creo que es algo con lo que se debe tener cero tolerancia. Mucha gente me escribe diciéndome que le ha pasado o que se lo compró a su hijo o hija porque sabe que están pasando un proceso parecido. Hay una parte de investigación periodística importante hasta tal punto que hay un par de capítulos en los que doy las herramientas legales para defenderse. A mí me apetecía contar este tema porque además es algo que va en aumento. Hay que poner el acento.

Creo que se puede hablar de cuestiones sociales y personales, íntimas e importantes sin necesidad de cerrar el libro y pensar que ese viaje lleva a una depresión

Un tema recurrente en sus libros son las mujeres… ¿Cree que los hombres y las mujeres nos hemos entendido alguna vez?

(Risas). Yo creo que estamos en un momento en el que nos entendemos más que nunca. Lo que pasa es que luego hay muchas fuerzas que utilizan las revoluciones, siempre hay quien en las revoluciones intenta empujarlas a su favor. Entonces yo creo que la radicalización de un mensaje nunca es bueno, y pasa lo mismo con el feminismo. A veces me preguntan: ‘¿eres feminista?’. Y les respondo: pues claro que sí, todo el mundo debería serlo. Es como no ser racista. ¿Tú eres racista? Pues no. Más allá de eso, yo creo que a veces se confunde el feminismo radical con el feminismo 'per se', y todos, cualquier filosofía de vida, cualquier filosofía política o social tiene su vertiente lógica y moderada y otra radical. Entonces qué pasa, que hay determinados casos que desgraciadamente han dado herramientas a aquellos que son machistas para decir que el feminismo lo que quiere es la supremacía femenina.

(Además: Fenómeno viral feminista de Twitter se vuelve libro ilustrado)

Habla de la mujer contemporánea…

Estamos en un punto convulso que surge porque ha habido un paso hacia adelante. Tengo una sensación con las mujeres de mi generación, y es que como somos herederas de unos derechos que han peleado para nosotras, la forma de corresponder a eso era en forma de ser la mejor en todo. Porque si no, no eres digna de esa lucha que te han legado. Pero lleva directo al psiquiatra porque uno no puede ser la mejor trabajadora, llegar a casa y ser la mejor madre... Somos una generación de transición, yo creo que lo que viene es mejor, pero nosotras somos las que hemos tenido que ejecutar en la vida diaria esa igualdad que se han peleado para nosotras.

¿El título de 'El sueño de la crisálida' se relaciona con el hecho de querer ser libre?

Sí, es abrir las alas. Un crítico escribió que todas mis novelas tenían un núcleo común, que es esa obsesión con la libertad. Y es verdad. Si tengo que resumir de alguna manera mis libros, casi todas las historias que escribo en algún momento hay una liberación del tipo que sea. En este caso trata de despojarse de todo aquello que te ha hecho daño, hacer un trabajo interior importante para perdonar, perdonarte y para en algún momento mirarte al espejo y decir: encantada de haberte conocido, y ahí empezar a conocerse. Liberarse de todo eso es quizá un sueño que tengo para mí y para todos. El proceso de la crisálida es algo que me fascinó desde la pura biología del animal, que se mete en esa cápsula para reconstruirse por completo. La oruga se deshace por completo y solo queda intacto el corazón y el cerebro para volver a reconstruir todo lo demás.

Ese proceso tiene que ser doloroso y complicado, pero lo convierte en algo mejor, más libre y más fuerte. Entonces, en este caso, cuando conocí a Greta, que evidentemente no se llama así, pensé: es una crisálida como no he visto a un ser humano a nivel metafórico. Ella tenía que aprender todo: desde cómo se abría la cuenta de un banco hasta cómo peinarse, hasta averiguar cómo se sentía emocional, sexualmente, y todo, y esto a los 33 años. De alguna manera pensé: si esta mujer lo ha logrado, reconstruir todas las partes de su cuerpo, por qué no lo podremos hacer los demás que tenemos más tiempo.

SIMÓN GRANJA MATIAS
Redacción Domingo

(Le recomendamos: Una invitación a encontrar paz y refugio en los tiempos de crisis)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.