Sonoridades grandiosas / Opinión

Sonoridades grandiosas / Opinión

Columna acerca del concierto de la Orquesta Sinfónica de Londres en Bogotá.

Simon Rattle

En el Teatro Mayor, Simon Rattle y la Orquesta Sinfónica de Londres recibieron una ovación de varios minutos.

Foto:

Juan Diego Castillo

Por: Óscar Acevedo
24 de mayo 2019 , 11:30 p.m.

El pasado 11 de mayo se llevó a cabo el concierto conmemorativo de los nueve años de funcionamiento del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de Bogotá, con la Orquesta Sinfónica de Londres, bajo la dirección de sir Simon Rattle y con el apoyo del Gobierno inglés.

El programa incluyó la Sinfonía da requiem, del británico Benjamin Britten, y la Quinta sinfonía, de Gustav Mahler.

Estos compositores representan dos periodos de la primera mitad del siglo XX desde dos perspectivas diferentes: el cambio de siglo en el que Mahler escribió su quinta sinfonía y la turbulencia de la Segunda Guerra Mundial, en la que Britten compuso su obra.

Lo curioso es que ninguno de ellos se dejó conquistar por la dodecafonía tan de moda en la época y continuaron escribiendo música tonal.

En el transcurso del concierto empecé a hacerme preguntas, como el criterio de selección del repertorio, la impresionante cantidad de músicos que participan en estas dos obras y que viajan con la orquesta en su primera gira por Suramérica, la alta cantidad de fortísimos que aparecen en el programa y muchas más.

Decidí dejar volar mi imaginación y abrir al máximo mis oídos para recibir ese torrente de música con una interpretación personal de lo que se escuchó aquella noche.

Es lógico que una orquesta acuda a sonoridades grandiosas para conquistar nuevos públicos en otras latitudes, pero sentí mucho más que eso, sentí que le hablaban a la audiencia colombiana con un tono de júbilo inusual y explícito.

Dentro de ese programa lleno de contrastes que van del dramatismo a la calma y de la acción intensa al cantar glorioso de los triunfos, sentí que celebraban su llegada a Colombia con una música exultante que se sintoniza con un país que acaba de pasar por un periodo de guerra y ahora vive momentos de paz, ojalá no tan efímeros como lo quieren algunos compatriotas.

Es una percepción subjetiva y llena de especulaciones, pero la música no siempre obedece a la razón, también sacude las emociones, y mi percepción me dice que esa forma vigorosa de tocar, de articular cada nota con todo el cuerpo, ese ímpetu no es común.

Una presentación como esa solo se da en ocasiones muy especiales, como la de tocar en un país que ha logrado salir de la guerra.
Gracias a sir Simon Rattle y a la Sinfónica de Londres por su música.

Óscar Acevedo
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.