‘Cuba linda’ es la cereza en el pastel de mi carrera: Maite Hontelé

‘Cuba linda’ es la cereza en el pastel de mi carrera: Maite Hontelé

La trompetista holandesa de corazón colombiano lanzó su nuevo disco como un homenaje a la isla.

Maite Hontelé, trompetista

La artista ha tocado, entre otros, con Rubén Blades y Buena Vista Social Club.

Foto:

Cortesia Maite Hontelé

Por: Simón Granja Matias
23 de diciembre 2018 , 12:05 a.m.

De su mano cuelga la trompeta ‘pocket’, lleva unos tenis azules que combinan con el mar que golpea el malecón, un vestido que la camufla con los azulejos de algunas de las paredes de los caídos edificios de La Habana. “Camínalo, Maite, camínalo”, le dice Alaín Pérez, uno de los grandes músicos de Cuba.

Y Maite Hontelé lo hace, camina por las calles de la salsa y el son. Lleva su trompeta a donde va, el último lugar en el que más la alzó es un destino con el que soñaba: Cuba. De ahí que el disco que recién lanzó es un homenaje a esta tierra que con su tradición de sabor marcó su vida para ser la trompetista que es hoy en día. Es ‘Cuba Linda’.

Podría pensarse que el rubio de su pelo no combina con el buen zapateo de sus pies a la hora de bailar ni con el sabor de su música, sin embargo, es una evidencia de que la música es de todos, no es de una nación, ni de una cultura, es de todo aquel que la ame. Maite lo hace, muestra de eso no es solo su música sino que a ella misma la valoran grandes artistas.

La artista de origen holandés ha tocado con Rubén Blades, Buena Vista Social Club, el Gran Combo de Puerto Rico, Oscar D’León, y con colombianos como Herencia de Timbiquí.

Ahora con su nuevo disco suma más grandes artistas a su lista. Por ejemplo, pasa por un guaguancó en la voz de William Borrego con ‘Para Bailar’; luego le da paso al caballero de la salsa, Gilberto Santa Rosa, con ‘Soy de lo peor’; ‘Ayúdame inspiración’, con Vicente García, para después llegar a la primera canción compuesta por Maite, ‘Lo que tienes tú’, y así hasta –como ella misma lo dice– la cereza del pastel, la canción ‘Cuba linda’.

¿Por qué Cuba?

Desde jovencita tengo una conexión muy fuerte con la música cubana gracias a la colección de mi papá que es melómano... Aunque la conexión es en general con la música latina, en particular la cubana. Es allá donde se desarrolló el son cubano, la salsa… además, los trompetistas cubanos son los que más me han influenciado en mi estilo de tocar, entonces Cuba era como la cereza en la torta. Si vemos mi carrera, que ha crecido de una forma muy bonita, ‘Cuba linda’ es ese regalo que me di y la idea es dárselo a todo el mundo y que lo sientan como un aporte, que la gente ponga el disco y lo disfrute.

¿Cómo se gestó el disco?

‘Cuba linda’ entró a mi cabeza apenas hace cuatro años, pensaba simplemente que ojalá lo pudiera lograr sin saber si iba a ser capaz. Solo fue hace dos años, cuando me fui a vivir allá, que me di cuenta que ya tenía credibilidad para los artistas cubanos y que también tenían ganas de sumarse. Lentamente todo se fue concretando, hablé con productores, con músicos, cuando ya hablé con el Grem, que es el sello discográfico más grande de Cuba, me di cuenta de que podía ser algo grande. Y si ya es tan grande, por qué no invitar a grandes a cada ‘track’ y ahí fui a hablar con Juancho Valencia de Colombia, y con Alaín Pérez, de Cuba, para concretar a los invitados.

Como Gilberto Santa Rosa, un grande...

Sí, Gilberto Santa Rosa, el caballero de la salsa, lo hizo con la mejor disposición porque creyó en el proyecto... Él tiene el más alto reconocimiento, entre las estrellas de la salsa está en el ‘top’, entonces realmente tomó la decisión de participar, pero además, de apoyar, publicó en sus redes sociales, tiene un compromiso real... es un caballero, ha sido fantástico trabajar con él.

Pero, además, están Vicente García y Goyo...

A Vicente García lo conozco porque vivió un año en Bogotá, nos conocimos acá, tenía ganas de participar en el proyecto y fue hasta Cuba para grabarlo, con Goyo queríamos hacer algo juntas, ella es la cuota femenina, y participamos en un tema tremendo, muy fiestero, donde se escucha esa mezcla del sello de Maite y el de Goyo y creo que es una combinación orgánica que pensó Juancho Valencia en su composición. Cada invitado tiene un por qué, no es algo aleatorio.

En el CD está la cuota femenina con Goyo, pero en el mundo de la salsa la mayoría son hombres...

El 99 por ciento son hombres. Yo siento que estoy tomando un poco esa bandera, por lo menos la de ser un ejemplo para muchas. Nunca me imaginé que fuera a pasar, pero pasó y está pasando diariamente. Incluso conozco gente que empieza a tocar la trompeta por mí o hay niñas que empezaron y que los padres les dicen que no pueden ser trompetistas pero les muestran un video mío y les dicen que sí se puede. Es muy bonito influir, es impresionante que uno pueda inspirar. Y a Goyo le pasa lo mismo, entonces la canción también tiene esa intención. Nos dimos cuenta de que es una combinación muy fuerte. Más en Colombia que es un país en el que ser mujer y ser músico es algo excepcional, es algo que no se da.

¿Era necesario vivir en Cuba?

Claro, es necesario tener primero credibilidad como artista, por eso me fui a vivir a Cuba unos meses, estar ahí en la cultura cubana y para ganarme el respeto. Aunque estando allá me di cuenta de que ya me lo había ganado desde antes porque en realidad los músicos cubanos ya me conocían y me respetaban. Lo importante para mí es que si quieres hacer un disco como ‘Cuba linda’ tiene que sonar orgánico, no puede ser un disco con dinero, tiene que ser con todo el respeto y el amor por la música. Yo creo que eso quedó plasmado, mi amor por la música, y el amor de todos los que participaron.

¿Cómo fue la experiencia de vivir en Cuba?

Estuve dos meses largos, yo soy amante de la bicicleta así que me la llevé para tener mi transporte, para no estar dependiendo de los buses que nunca pasan, y también para hacer deporte y llevar la trompeta siempre en la espalda. Iba a clases, a hablar con músicos, a parchar, y fue muy bonito porque alquilé un apartamento y me tocó cocinar todo y en Cuba eso es otro cuento. Yo tenía mi mercado detrás de la casita, iba todos los días y preguntaba cómo se prepara el quimbombó, cómo se prepara esto y esto... Fue muy bonito porque así empecé una amistad con la señora del mercado a quien le regalé un disco, y ella muy agradecida me dijo: eres música, defiendes la música cubana, qué bueno... Y ella, en cambio, me explicaba cómo preparar cosas que no conocía.

O sea, aprendió además gastronomía cubana...

(Risas) Bueno, eso ya es mucho decir, pero sí, empecé a conocer esa parte también. Muy bonito. Estuve en Trinidad, amo ese pueblo. Es un pueblo excesivamente cubano musicalmente hablando. Por ejemplo, a las 10 de la mañana vas a un sitio que se llama La Canchánchara y puedes emborracharte tomando canchánchara que es una mezcla de aguardiente con miel. Y caminar por ese pueblo tan hermoso. Y fui en bicicleta al pueblo de donde es la que interpreta el tres cubano en mi banda, ella es de Guanajay. Me fui en bicicleta, es a unas horas de La Habana, tremenda aventura porque no sabía bien cómo llegar, me fui muy temprano con el morral en la espalda para visitar a sus padres, ella también estaba allí. Ese tipo de experiencias fueron el nacimiento de Cuba linda, que es claro, sobre la música tan linda de la isla, pero también se refiere al país, a la entrega de la gente, a las amistades. ‘Cuba linda’ representa para mí todo eso.

Adonde va lleva su trompeta...

Generalmente sí, en Cuba todo el tiempo estaba la trompeta, incluso casi que todos los músicos en Cuba me conocen y a donde iba me invitaban a tocar con ellos. Yo iba a tres conciertos al día, entonces siempre llevaba la trompeta y terminaba tocando con esos grupos. A veces me daba vergüenza porque yo estaba en el público y me pedían que pasara, y pues no decía que no porque era mala educación. Es muy bonito pero a la vez, no, no quiero ser el centro de atención, déjame disfrutar de esa obra de arte.

Cuba es un ‘top’ en la música, por lo menos de la música latina... ¿qué vendría después?

Por el momento nada, todo quedó plasmado en un disco, todas las historias de Maite están en ‘Cuba linda’, si terminas el disco sabes más de Maite, eso es muy importante, por eso, durante un tiempo no habrá nada. No puedo irme de nuevo a Cuba a grabar porque ya quedó todo ahí plasmado. Me iré a Cuba de vacaciones, para el próximo disco aún no sé qué haré. Por el momento quiero disfrutar lo que se hizo.

Con la trompeta usted hipnotiza a la gente…

La magia está en una combinación de cosas, yo creo que tiene que ver con una energía que en este caso yo la llamo el sabor. No puedo darte una definición de qué es, quizá es eso que lo hace a uno moverse al ritmo de la salsa o de un son. La energía es también carisma. Me gusta crear algo desde el cuerpo, desde ese algo que sientes, que no se puede describir en notas, decir como: ‘Qué lindo ese fa que tocaste’... no, es un conjunto de notas con energía. Mi trompeta obviamente es importante, es por donde pasa una línea que sale directo de mi alma hacia el público. La gente ve que me entrego completamente en todo, hasta cuando suelto la trompeta y bailo, o si canto un coro, o si me comunico con la banda. Hay una conexión entre el público y la música.

SIMÓN GRANJA MATIAS
Redacción Domingo
@simongrma

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.