El peligro es fuente de inspiración para la banda The Prodigy

El peligro es fuente de inspiración para la banda The Prodigy

El líder de la banda invitada al Estéreo Picnic, Liam Howlett, conversó con EL TIEMPO.  

The Prodigy

Maxim, Keith Flint y Liam Howlett (derecha) estarán por primera vez en Colombia.

Foto:

AFP

Por: Andrés Hoyos Vargas
10 de enero 2019 , 11:32 p.m.

Detrás de los teclados o metido de cabeza en un estudio de grabación, el británico Liam Howlett ha sido el creativo musical del grupo The Prodigy, una agrupación que, con más de una década encima deconstruyendo los sonidos de la música electrónica.

Con algunos elementos del rock, una actitud punk y, sobre todo, unos beats y un sonido demoledor, junto a los carismáticos vocalistas Keith Flint y Maxim, convirtió en himnos canciones como 'Firestarter', 'Smack My Bitch Up', 'Voodoo People', 'Spitfire', 'Invaders Must Di'e, 'Omen y The Day is My Enemy', a lo largo de una carrera construida en siete álbumes de estudio y con ventas cercanas a los 25 millones de discos en todo el mundo. 

The Prodigy se suma a Arctic Monkeys, Kendrick Lamar, Twenty One Pilots y Sam Smith como los headliners del décimo aniversario del Festival Estéreo Pícnic, que se llevará a cabo del 5 al 7 de abril en Bogotá.

Este concierto en Colombia es especial, pues es el primero de la banda en el país. ¿Qué significa la experiencia de afrontar por primera vez una audiencia, una cultura?

Siempre es grandioso para nosotros presentarnos frente a un público nuevo o en un pais en el que nunca habíamos estado antes. Realmente es muy bueno estar en una banda que lleva muchos años y aún tener algo en este mundo para tocarlo y mostrarlo en vivo.

The Prodigy tiene un circuito de fanáticos que va desde el roquero más fuerte, el amante de la música electrónica y devotos del sonido ‘rave’. Creo que para ustedes no hay fronteras musicales...

Estoy de acuerdo con eso. Años atrás tomamos la decisión de no tener ninguna barrera en términos musicales. Recuerdo que en 1994 fuimos una de las primeras bandas electrónicas en tocar en el mismo escenario que las bandas de rock pesado, y nos dimos cuenta de que nuestros fanáticos no eran diferentes a los de esos grupos.
Desde entonces, todos son un poco más abiertos y ven con normalidad que haya un poco de rock, rap y electrónica en un mismo festival.

¿Cuál es la clave del grupo para seguir causando un verdadero terremoto en cada concierto, en cada gira?

No creo que haya una clave o una fórmula. Solo tratamos siempre de empujar hacia adelante, musicalmente hablando; no ser perezosos y seguir en la ruta, mantenernos en el borde y tener hambre de seguir haciéndolo. La verdad, si nos llegásemos a aburrir, lo dejaríamos en un instante.

¿Cómo fue el proceso para su álbum más reciente, ‘No Tourists’?

Siempre tratamos de que cada proceso creativo sea diferente. Para el disco establecí un estudio en Moscú y otras ciudades; escribí mucho –todo durante las giras–, grabamos la parte vocal casi directamente como se daban en el escenario para capturar el sentimiento que se gesta al tocar en vivo. Fue una etapa muy intensa de trabajo. También fui yo quien mezcló 'No Tourists', y lo terminamos mucho más rápido que otros discos.

A ustedes los relacionan con sentimientos como la ira y el peligro como conceptos esenciales del tipo de música que manejan, ¿está de acuerdo con eso?

Creo que no hemos usado la palabra ‘ira’; eso es algo que la prensa dice o relaciona con nuestro trabajo. En cuanto a la idea de peligro, siento que tiene una fuerte conexión con nuestro trabajo y lo veo como un concepto que se aplica a lo que hacemos, a nuestra música, y puede ser un motor para ponerla en marcha.

¿Cómo se logra un equilibrio entre esos fanáticos de vieja data y las nuevas audiencias (especialmente las personas más jóvenes) que descubren cada día al grupo?

Creo que, en esencia, la música la hacemos para nosotros como primer paso. Si las personas quieren entrar en el cuadro en que nos movemos, lo pueden hacer. No intentamos pensar en una clasificación o balance acerca de quienes nos oyen.

Entonces, ¿cuál es la mejor retroalimentación con ustedes?

El tocar en vivo. Los conciertos son un buen terreno de prueba para ver si lo que hacemos tiene el fuego necesario para encender a la gente.

ANDRÉS HOYOS VARGAS 
@AndresHoy1
CULTURA EL TIEMPO 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.