Rudeza con dulzura: el coctel de la Thalía del 2020

Rudeza con dulzura: el coctel de la Thalía del 2020

Este año, Thalía dirigió una serie en Facebook Watch, sacó canciones y estrenó un álbum infantil.

Thalía

Thalía, cantante mexicana.

Foto:

EFE

Por: Mateo Arias Ortiz
21 de noviembre 2020 , 06:00 p. m.

La faceta empoderada y retadora de Thalía (México, 1971) está en su personalidad musical desde los años noventa. Así lo cuenta ella misma, quien recuerda canciones como Un pacto entre los dos y Saliva. Sin embargo, una parte de su discografía ha estado conformada por baladas dulces y melancólicas. Y ahora, en sus últimas canciones, ha retomado esa voz feminista al lado de otras cantantes como Sofía Reyes, Lali, Becky G y la colombiana Farina.

Esa dualidad y la posibilidad de mostrar diferentes facetas le interesan particularmente a la cantautora, actriz y productora.

En el tema Tick Tock, su estreno más reciente, canta, de manera casi ruda: “No venga a llorarme, que yo no soy su mamá, / Pa’ cambiarle los pañales busque otras mujeres”.

Eso contrasta con el tono divertido y cariñoso de las canciones que conforman Viva Kids Vol. 2, un álbum de música infantil que lanzó a mitad de año. Este proyecto, según ella, se inspira mucho en su experiencia como madre.

Estas son solamente dos de sus múltiples facetas que ha cultivado durante más de tres décadas de carrera, en las que ha logrado consolidarse como una de las principales voces femeninas del pop con decenas de discos y premios. Eso sin contar sus producciones como actriz, en telenovelas tan clásicas como María, la del barrio.

Pero su dulzura permanece en el tiempo. “¡Hola, hermoso!”, saluda, con tono maternal, por una videollamada desde su casa, en Miami, en la que conversó con EL TIEMPO sobre su carrera y sus proyectos más recientes.

(Lea también: El MEC 2020 conectó a miles alrededor de las empresas creativas)

Ha estado en la industria de la música por más de 20 años. ¿Qué cambios le han sorprendido?

Hay varios. Mencionaría la aparición de las plataformas digitales y de las redes sociales. Esto ha ayudado a que las carreras de los que estamos creando música se vuelvan globales casi inmediatamente. Y es gracias a la velocidad con la que viajan las imágenes, las canciones, los videos. Son herramientas fabulosas. También son plataformas para establecer diálogos de formas más fáciles que antes. Ahora uno puede expresar y defender su identidad, y también buscar grupos de personas que piensen igual que uno. Creo que eso es una maravilla.

¿Hay diferencias entre la Thalía de Equivocada, de hace más de diez años, y la de ahora?

Sí. Creo que se trata de explorar como intérprete, productora y autora. Es probar diferentes facetas y estilos musicales. He estado en una búsqueda constante de hacer cosas nuevas. Ojo: no todos tienen esa capacidad. Hay personas a quienes les gusta estar haciendo lo mismo y que se sienten más seguras en su estilo. A mí me gusta crear, explorar, aventarme, fusionar. Se me hace bonito saber que puedo ir de una balada a una canción dance, o a una urbana mezclada con pop.

Sus últimos dos proyectos son un álbum para niños y una serie de Facebook.

Watch de videoclips con cantantes latinas. ¿Qué los conecta? ¿Tienen algo en común?Creo que el enlace está en la esencia mía como artista, como persona.

 Estoy ahí compartiendo cosas sobre mi forma de ver la vida a través de la música. He aprovechado la posibilidad de hacer muchas combinaciones, cosa que hoy es mucho más aceptada.

Hábleme, por favor, de ese discurso de empoderamiento que se puede ver en varias de sus canciones, sobre todo en las de la serie Latin Music Queens.

Es algo que ha estado en mi carrera siempre, desde mis comienzos como solista, con temas tan controversiales en esa época como Un pacto entre los dos. Le cantaba a la saliva, al sudor, a la sangre. Eran temáticas fuertes, sensuales y sexuales. Es una posición muy de ‘así soy yo y esta es la exploración que tengo como mujer’. Es algo en lo que siempre he insistido, pero ahora he regresado con eso de una forma más fuerte. Y, de nuevo, por la rapidez con la que la información viaja por todo el mundo, el mensaje llega mucho más directamente.

(Le puede interesar: El comediante Chris Rock ahora es mafioso en la serie 'Fargo')

¿Ha enfrentado retos por tocar estos temas?

Sí, claro. Aunque ahora es más fácil hablar de estas cosas, es más aceptado. Tener una identidad es más sencillo que antes, cuando te juzgaban más, te cerraban más las puertas. Hoy, por ejemplo, con un teléfono, tú pueden mandarle un mensaje al mundo entero denunciando que tal persona te está haciendo algo o te está discriminando de alguna forma. Tenemos poder en nuestras manos, y yo aprovecho eso al máximo. En la serie Latin Music Queens, por ejemplo, mostramos los procesos de creación de nuestros videoclips y, de paso, abordamos lo que significa ser mujer en la industria de la música.

¿Se sigue sintiendo una representante de la música mexicana, o ya ha cambiado esa imagen por una más universal?

A ver, pues siento que la música no debe tener límites ni idiomas. Yo le canto a la vida, al amor, al ser. Y esa expresión da la posibilidad de llegar a todas partes. Lo que está pasando hoy con la música latina es un gran ejemplo del poder y la fuerza del arte. La música en español está arrasando en el mundo entero. Eso es algo fantástico. Si uno hace las cosas con pasión y el público lo recibe de la misma forma, no hace falta nada más, solo queda dar las gracias.

¿Se sigue sintiendo una representante de la música mexicana, o ya ha cambiado esa imagen por una más universal?

Creo que los featurings, las uniones, marcan lo que será la música más adelante. Empatarse con varios artistas abre la posibilidad de mezclar demasiados estilos y géneros. Eso crea nuevos universos musicales. También le apuesto a esta gran explosión latina. De todos los boom de música latina, este ha sido el más global y el que más ha insistido en cantar en español.

(Le recomendamos: Romualdo Brito, compositor de 'El santo cachón' y mil canciones más)

Ya que menciona las colaboraciones, quiero preguntarle por sus trabajos con Farina y, de paso, por su relación con Colombia.

Ay, mi amor, es una relación de tantos años, de tanta vida. He estado tantas veces allá trabajando, llevando mi música, mis novelas, visitando amigos. Ha sido una tierra fértil para mí. Siento un gran agradecimiento por ese amor que me han dado en Colombia. Se los digo: gracias. Disfruto mucho todo lo que viene de allá. Su comida, por ejemplo. Pero ahora estoy feliz con mi compañera Farina, que tiene una forma muy especial de cantar y expresar. Me encanta la relación que tenemos.

MATEO ARIAS ORTIZ
REDACCIÓN DOMINGO
EL TIEMPO
En Twitter e Instagram: @mateoariasortiz

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.