Se debe escribir ¿blue jean o bluyín?, ¿jazz o yaz?, ¿tour o tur?

Se debe escribir ¿blue jean o bluyín?, ¿jazz o yaz?, ¿tour o tur?

El experto en lenguaje Fernando Ávila resuelve algunas dudas sobre los neologismos.

libros ávila

Viaje al mundo del lenguaje.

Foto:

Archivo particular

Por: Fernando Ávila*
26 de noviembre 2019 , 04:17 p.m.

Los neologismos son cada día más numerosos, como son cada día más numerosos los inventos tecnológicos y los avances de las ciencias sociales a los que hay que dar nombre.

Hasta hace unos años el Diccionario de la Lengua Española, DLE, presentaba cada diez o quince años una nueva edición. Actualmente los inventos y avances hacen que el DLE se actualice cada año.

La última actualización se hizo este mes. Incluye voces nuevas, como mensajear, muesli, rúter, y significados nuevos, como ‘asociación estudiantil masculina’, en la palabra fraternidad, o ‘gran empresa’, en la palabra corporativo.

Hasta ahí, los filólogos y lexicógrafos de la Academia han cumplido su misión.
Sin embargo, el verdadero ingreso y posterior asentamiento de una palabra en el idioma depende de muchos factores personales y sociales alejados del trabajo científico de los académicos.

Hay palabras que son acogidas sin mayores resistencias, como selfi, dosier, chárter, que se pronuncian prácticamente igual que en su idioma original y cuya escritura apenas se diferencia de él por la tilde o algún carácter de más o de menos.

Más resistencia presentan formas que requieren una pronunciación drásticamente distinta a la inglesa, como iceberg, gay, wifi, que muy pocas personas se atreven a articular en español, salvo que quieran enseñar, provocar, marcar diferencia o exponerse conscientemente a la burla.

Eso explica que un mismo periódico, en una misma edición, incluya neologismos españoles como pódcast (“El pódcast seguirá reconstruyendo tramas”), ranquin (“Polémica por un ranquin sobre los mejores colegios”) o cíborg (“Soy el primer cíborg reconocido como tal”), pero se abstenga de acudir a las otras adaptaciones castellanas en beneficio de las formas inglesas, como jockey (“Papá como jockey y Zubeldía como apostador”), jet-lag (“pese a sentirse cansada y con jet-lag”) o blue jean (“Entre otras comparó el precio de un blue jean”).

A estas tres voces extranjeras corresponden las formas españolas yóquey, desfase horario y bluyín.

Hay palabras que se quedan para siempre en el DLE, como güisqui, que, salvo algunos caricaturistas, no usa ningún escribiente, por lo que la Academia propone ahora la forma wiski, más cercana a la inglesa original, whisky.

Y hay otras que el mismo DLE ha tenido que omitir en ediciones posteriores a la de sus osadas propuestas, como yaz y tur, con las que se quiso adaptar la inglesa jazz y la francesa tour.

Se la facilitas

“Muchas personas te facilitan la vida, y tú se las facilitas a ellos” (comercial). Mejor: “... y tú se la facilitas...”, pues “la” (femenino singular) reemplaza el complemento directo “la vida” (femenino singular), y “... a ellas” (femenino plural), pues este pronombre reemplaza a “muchas personas” (femenino plural).

FERNANDO ÁVILA*
*Experto en redacción y creación literaria
@fernandoavila52
Preguntas: feravila@cable.net.co

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.