Cerrar
Cerrar
Una moneda del siglo V, la pista para descifrar un secreto literario
Libro Bizancio

'La moneda de Bizancio'

Foto:

Archivo particular

Una moneda del siglo V, la pista para descifrar un secreto literario

'La moneda de Bizancio'

El escritor Rubén Darío Flórez llega a librerías con la novela 'La moneda de Bizancio'.

'La moneda de Bizancio', del escritor Rubén Darío Flórez, es una novela cuyo entretejido textual pasa por múltiples geografías y tiempos. Su trama se desarrolla en el siglo XXI, pero su origen se remonta a miles de años atrás. Tanto los hechos como los protagonistas de esta historia van más allá de sí mismos. Por eso su comienzo y fin no empieza ni acaba en las páginas de este libro. La novela explora la cadena de hechos que se desatan a partir de la circulación de una moneda acuñada en siglo V y que tiene una inscripción críptica que conlleva una herejía.

Los personajes de este laberinto simbólico y diabólico se conectan a través de un tráfico textual que pasa por legados culturales, interpretaciones teológicas, traducciones, desciframientos de códigos herméticos, catálogos, mapas, intereses políticos y económicos.

La visión mítica y espiritual del código judeocristiano se funde en una contemporaneidad que presagia el Apocalipsis. La moneda es la materialidad, el fundamento, el soporte en la que se divulga la herejía y la herejía toma forma y poder en la moneda. El contenido y el continente se disuelven en una misma sustancia. La moneda se impuso en el mundo y en el destino de todos.

(Lea además: ‘Me preparé toda la vida para contar a Julio César’: Santiago Posteguillo)

'La moneda de Bizancio' la veo, entonces, como una metáfora de la gran tribulación… es el Diablo que azota con su fusta. Nos controlan de muchas maneras. Todos estamos en deuda, en culpa, en bancarrota (los que tienen quieren tener más, ya que, con el dinero, al igual que con la droga, nunca es suficiente). …porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores (1 Timoteo 6:10).

Las páginas de esta novela dan una perspectiva del devenir del hombre sobre la tierra y la destrucción de la tierra en las manos de los hombres. La errancia de la moneda es a su vez la errancia de los hombres detrás de ella. Es la guerra del centavo a todos los niveles o escalas sociales, políticas, históricas y económicas.

En este sentido, quizá podamos leer esta ficción como la historia de la estabilidad de una moneda que desestabiliza y devasta al planeta. Esta narrativa es una llave, una clave, que abre una puerta que da acceso a repensar la historia de la humanidad como un trágico- tráfico de mercancías que terminan destruyendo todo a su paso.

Al sacar a los mercaderes del templo, Cristo se echó de enemigos a los que habían convertido el recinto sagrado, que es el cuerpo, en una cueva de ladrones. Los adoradores del dinero, de las riquezas, Ustedes no pueden servir a Dios y a las riquezas (Mateo 6:24), en fin, los usureros, los avaros, los que se lucran del dolor y de la necesidad de los demás, los que siguen al padre de la mentira —El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir (Juan 10:10)—, a esos, precisamente, no les interesa ni les conviene que la palabra liberadora de Cristo prevalezca, por eso después de asesinado, se lo sigue combatiendo con herejías, con mentiras, con discursos sutiles o toscos, elaborados o simples, en fin, con palabras falsas.

A propósito, uno de esos que atacaron a Jesús, uno que asistió y ayudó a su caída fue el Judío Errante, quien —en todo caso— lo hizo tropezar, o que no le prestó su ayuda, en su camino al Gólgota. El Judío Errante difundió la moneda en la que se inscribe la herejía que tergiversa, malversa y desvaloriza a Cristo. Este hombre, al igual que Caín, está condenado a la errancia.

'La moneda de Bizancio'

Foto:

Archivo particular

Así, entonces, la novela de Rubén Flórez está atravesada por las andanzas y conspiraciones de este hombre que ha caminado durante siglos y continentes y ha llegado a este libro que nos revela una particular interpretación de este personaje y su relación con esta moneda y con la herejía grabada en ella, que —como toda mentira— extravía, confunde, aniquila a quienes siguen ese derrotero de falacias. El gran poder adquisitivo está en las manos de las mafias, de los capos, de los que le hacen el juego al Diablo. No por nada es el Diablo el príncipe de este mundo y es quien otorga el reino terrenal. Una considerable parte de la economía que se mueve en el planeta está sustentada en crímenes, muertes, guerras, armas, tráfico de drogas, de seres humanos, de órganos, de prostitución, de influencias corruptas, de esclavitud y violencia.

La novela de Rubén Darío Flórez me hace recordar a Lev Tolstói, en 'El primer destilador', en tanto que, así como el alcohol puede perder y hundir a los hombres en los infiernos, la moneda y la herejía también pueden destruirlo.

(Le puede interesar: Orhan Pamuk: el regreso del Pachá de las letras turcas)

'La moneda de Bizancio' es contundente en su escritura, en su estructura textual, en su complejidad y profundidad narrativa. La novela está bellamente editada. Cabe destacar las pinturas de la artista María Dolores Sanabria, quien realza la dimensión poética a este laberinto implacable.

ANDRÉS TORRES GUERRERO*
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
*Profesor universitario y literato

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.