Récord y nocaut / El lenguaje en el tiempo

Récord y nocaut / El lenguaje en el tiempo

Fernando Ávila enseña el uso correcto de estas palabras.

19 de diciembre 2017 , 07:49 p.m.

Pista del Megacerebro: “Boxeador gringo con el impresionante record de 22 peleas, 194 victorias, y 131 KO”. La pista requiere al menos tres correcciones ortográficas.
Primero, la palabra inglesa record tiene como adaptación española récord, con tilde, pues es palabra grave terminada en rd.

Segundo, KO es la abreviatura inglesa (en realidad, K. O.) de knock-out, que significa ‘fuera de combate’. El Diccionario de la lengua española, DLE, 2014, registra la adaptación nocaut, que es la que conviene usar.

Tercero, donde va la “y” no va la coma enumerativa, por lo que la coma posterior a victoria sobra.

El sustantivo nocaut y su verbo noquear se usan más allá del ámbito del boxeo. Cualquier derrota deportiva, profesional, política o social de carácter contundente es en el habla popular un nocaut.

De hecho, la tercera acepción de noquear, en el DLE, es ‘derrotar, imponerse sobre alguien rápida o notablemente’.

El boxeo aporta muchos de los dichos populares aplicados a realidades frecuentes de la vida. Cuando alguien se rinde en su empeño, “tira la toalla”, y cuando alguien triunfa sobre su contendor, “lo hace morder la lona”, dos gestos propios del cuadrilátero.

Muchas de las frases de Cassius Clay son usadas hoy en programas de motivación, como “Aquel que no sea lo suficientemente valiente para tomar riesgos no logrará nada en la vida” y “No renuncies, sufre ahora, y vive el resto de tu vida como un campeón”.

La terminación rd, de récord, no es frecuente en español. Solo cinco palabras con ella tienen registro en el DLE, 2014: lord (‘miembro de la nobleza británica’ o ‘de la Cámara Alta’), milord (tratamiento para un lord), racord y rácord (‘conexión’ o ‘continuidad’ en una película) y récord (‘marca’ o ‘mejor resultado’).

Otras adaptaciones del inglés, como estándar (de standard) o Édgar (de Edgard), o del francés, como bulevar (de boulevard) o billar (de billard) prescinden de la d final, mientras que a algunas más, como Leonardo (de Leonard), Bernardo (de Bernard) o bastardo (de bastard), se les agrega una vocal, a fin de acomodarlas mejor a la morfología propia de nuestro idioma.

En cuanto a la norma que dice “Donde va la ‘y’ no va la coma”, está claro que no va la coma enumerativa, “Pérez, Páez y Pabón”, pero puede ir la explicativa, “Páez, del Santa Fe, y Pabón, del Cali”, lo mismo que la separativa (cuando son dos oraciones completas), “Pérez votará en Bogotá, y Páez lo hará en Medellín”, o la vocativa (que separa el nombre de la persona a quien se llama y el mensaje que se le da, aunque no haya pausa), “Pedro, y no te olvides de mi encargo”.

Fernando Ávila
Experto en redacción y creación literaria@fernandoavila52

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.