'Profeta': novela sobre el precio que se le pone a la vida y el cuerpo

'Profeta': novela sobre el precio que se le pone a la vida y el cuerpo

Juan Sebastián Gaviria buscaba retratar la vida militar y reflexionar sobre el tráfico de órganos.

Juan Sebastián Gaviria

Juan Sebastián Gaviria, escritor colombiano.

Foto:

Ángela Yepes

Por: LILIANA MARTÍNEZ POLO
26 de octubre 2019 , 05:32 p.m.

Huesos cuya disposición sobre una superficie conforma la silueta de una granada ilustran la portada de Profeta, la nueva novela del colombiano Juan Sebastián Gaviria.

La imagen da pistas del texto: cuando se avanza en la lectura se entiende por qué hay fragmentos humanos, pues el eje temático es el tráfico de órganos en el que se ve envuelta una brigada del ejército.

La novela muestra cómo se gesta una siniestra comercialización en medio del conflicto interno reciente del país. El relato presenta la faceta ‘colombiana’ de Gaviria, un autor cuya trilogía de novelas cortas anterior -Contenido explícito- contiene historias de estilo y contexto estadounidenses.

“Profeta es ultracolombiana. Más no se puede –indica el autor–. Hace años que escribí el primer bosquejo. La archivé, y cuando se acercó el momento de entregarle algo a mi editor, la abrí de nuevo. Entonces sí trabajé durísimo. Reescribí mucho”.

Profeta, carátula del libro Profeta

Carátula del libro 'Profeta', de Juan Sebastián Gaviria.

Foto:

Reproducción carátula

Pero permaneció la trama...

El tema de los traficantes de órganos siempre lo tuve. Pero faltaba contexto sobre lo que es la vida en el monte de Colombia, la vida de un profeta, un soldado profesional. Y no fue fácil. En Colombia no hay literatura o bibliografía para enterarse de cómo es esa vida. No pude hablar con ningún soldado profesional hecho y derecho, no entrevisté a ninguno que hubiera participado en combates, y suceden en la novela. Pero hubo personas que me contaron cómo era la guerra.

Curiosamente, usted estudió en una academia militar en Estados Unidos...

Sí, pero no tiene nada que ver. De esa experiencia, lo único que pude haber proyectado es la sensación de humillación que se da cuando uno vive en un entorno militar. Allí cualquier manifestación del individuo es aplacada fuertemente.

Y en ese marco de la vida militar, ¿qué quería contar?
Buscaba explorar algo que tiene que ver con la psicología de la guerra, el modo en que la guerra moldea la psicología humana. Cuando tuve el alma de la historia, me puse a investigar aspectos y técnicas de la vida militar, para tener claros ciertos parámetros; de lo contrario, se volvería inverosímil.

El relato podría ser cinematográfico...

La verdad, nuestra percepción cinematográfica de la literatura es causada por nuestra sobreexposición al cine. Si agarras El conde de Montecristo, escrita cuando no existía el cine, es probable que encuentres escenas cinematográficas. Me pasó con Almas muertas, de Gógol. Tiene que ver con la forma como tratamos hoy la imagen. Pero quizás es una cuestión subjetiva, más que una cualidad de la obra.

¿Por qué le interesaba abordar el tráfico de órganos?


Me interesaba particularmente porque una de las principales cosas que quise evaluar era el tema de los límites –o la ausencia de ellos– del comercio en la vida. Todo tiene precio, nada está exento de hacer parte del mercado. Nunca hubo un momento en la historia en que el cuerpo no hiciera parte de las transacciones comerciales. A los ladrones les quitaban las manos. Los esclavos eran vendidos. La vida y los cuerpos humanos tienen precio, por doloroso y chocante que suene.

No es cómodo hablar de cómo nuestros cuerpos hacen parte de una transacción. Pero sucede todos los días, y me atrevería a decir que en todos los países. Puedes comprar partes, órganos, personas completas.

Nosotros mismos en muchas instancias les ponemos precio a las vidas, a las operaciones médicas. Todo lo tasamos. ¿Cuánto le cuesta al Estado mantener un preso en la cárcel? Sabemos cuánto cuesta el día, cuánto vale un empleado, todo eso entra dentro de nuestra percepción cultural de la utilidad. A todos nos están poniendo un precio.

No es cómodo hablar de cómo nuestros cuerpos hacen parte de una transacción. Pero sucede todos los días y me atrevería a decir que en todos los países.

Así que la gran pregunta fue el precio de la vida...

Por un lado, sí. Por otro, lo maleables que se vuelven nuestros principios cuando están sometidos bajo el peso de la guerra. Me ha interesado ver cómo los valores de una cultura pueden ser la desvaloración completa en otra. He examinado esa maleabilidad del ser humano en todas mis obras.

¿Hubo algún punto difícil de escribir?

Con lo que más forcejee y luché fue con la vida militar. Quería que quedara bien retratada. No hablo de una guerra de hace 70 años. Claramente, quienes han vivido esta guerra son potenciales lectores. La idea de que algunos ‘profetas’ y combatientes colombianos pudieran leer este libro me llevó a ser preciso. Para mí, lo único que podría ser irrespetuoso sería que quedara mal retratada esa realidad.

Entregarle el libro terminado a un militar fue la manera de cerrar el círculo. No tengo la más mínima intención de fidelidad hacia ninguna institución. Cómo quede parado yo ante el Ejército no me puede importar menos. Pero sí me importa cómo quedaría parada la novela ante un soldado que ha pasado por algo similar a lo que viven mis personajes. Imagínate que estés peleando una guerra y alguien la describe. El mínimo de decencia es que esté bien retratada, ¿no?

LILIANA MARTÍNEZ POLO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
@Lilangmartin

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.