La memorable travesía por el Pacífico en defensa del folclor

La memorable travesía por el Pacífico en defensa del folclor

Paola Andrea Navia emprendió un viaje para que las mujeres conserven su cultura ancestral.

Red de Cantadoras del Pacífico Su

Hace unos años, En Timbiquí, Cauca, la Red de Cantadoras del Pacífico Sulas se reunieron para grabar un disco.

Foto:

Usaid

Por: OLGA LUCÍA MARTÍNEZ - CULTURA EL TIEMPO
04 de abril 2020 , 09:17 p.m.

Fue como si los ancestros de Paola Andrea Navia Casanova se le hubieran metido en el corazón. Cuando estudió Antropología en la Universidad del Cauca recordó las historias que le contaba su mamá, Doris Casanova, de sus bisabuelos de esa ala, oriundos de Magüí Payán, Nariño, que iban a La Cueva del Sapo, en Tumaco.

Allí, Abel Palacios y Dolores Quiñones bailaban al son de la marimba de chonta, instrumento patrimonio de la humanidad y recuerdo de África en el Pacífico colombiano.

Navia cuenta que a esos bailes la gente iba elegante. Las mujeres, con sus faldas y blusas blancas, y los hombres, de camisa y pantalón del mismo color. Además, participaban en los arrullos y velorios, como manda la tradición, donde todo es tan lejano.

También le llegó su propio recuerdo de oír a las cantadoras de Tumaco, donde llegó a vivir con su familia a los 9 años, desde Popayán, donde nació.

Y en un velorio se acercó a estas cantadoras para hablar con ellas. Supo que tenían “su maravillosa voz, pero no voz real”.

Así lo explica esta mujer que ahora vive en Pasto y es hija de negra e indígena de Barbacoa, pues ese día nació, aún sin consolidarse, la Red de Cantadoras del Pacífico Sur, que reúne a unas 200 cantadoras, cantadores, niños y jóvenes de Cauca y Nariño.

Navia se dio cuenta de lo poco que se valoraba a las cantadoras. Por eso lo de “con voz, pero sin voz”, pues, cuenta, “les pagaban su tradición con comida y bebida y a veces un poquito de plata”.

Empezó a reunirlas. Primero en Tumaco, donde encontró unas siete agrupaciones, y un dato y otro la fue llevando a las otras cantadoras. “Me doy cuenta de que hay muchos adultos mayores guardando la tradición y, además, les empecé a hablar de asociación. Ellas, por supuesto, no tenían medios para autogestionar, pero yo pensé que era algo muy práctico aportarles pensando en que se organizaran, dar ideas, hacer algo más allá del canto”, dice.

Porque, además, todo estaba relacionado con hechos que superaban la música misma, los arrullos, los alabaos y los gualíes, algunos de los cantos tradicionales que vienen de tiempos inmemoriales.

Con este inicio de proyecto y habiendo dado pasos importantes, Navia se ganó una beca, cuyos recursos le permitieron trasladarse a otros municipios para hacer más trabajo de campo.

“Iba con mi mamá y mi hermana Kelly, llegábamos y había 20 personas, 40, 60, y fueron en aumento hasta llegar a una jornada con 86. Nosotras les dábamos algo de comida y yo les decía que no les prometía nada aún, que quería conocerlas, que todavía era una estudiante y que cuando me graduara arrancábamos”.
Le creyeron, y en 2008, cuando la exministra de Cultura Paula Marcela Moreno empezó a organizar la ruta de la marimba de chonta para que fuera patrimonio inmaterial de la humanidad, Navia logró reunirse con ella en un viaje a Tumaco y le dijo, en primera instancia, que las voces de las cantadoras eran lo más importante, pues sin ellas no hay danza ni música.

Trabajo ‘con toda’

En ese momento, en ese Tumaco de sus amores, del que se siente hija también, hubo gente a la que no le pareció que una “medio blanca hiciera este trabajo, pero saqué a relucir todos mis ancestros negros y la necesidad de que esas mujeres tuvieran pago justo por su trabajo como cantadoras, porque esa labor debía ser parte de la cadena de valor”.

Moreno la oyó y en ese trabajo conjunto con el ministerio salió la Red de Cantadoras del Pacífico Sur, “para que ellas pudieran conectarse y salvaguardar la tradición musical, así como la idea de organizar el tema de la declaratoria, ya en la mesa”.

A finales de ese año, Navia se tiró al ruedo “con toda” y empezó a viajar por ese andén Pacífico. Buenaventura, Guapi, El Charco, Timbiquí... con su esposo, Iván Banguera.

Empezó el recorrido, duro, largo, difícil. Para muchos, una ruta de una ciudad a otra puede ser de cuatro horas por carretera, para ir a Buenaventura. Navia tuvo que ir a Cali en avión y de allí al puerto por carretera (dos horas), y de este, en barco o lancha a Guapi o Timbiquí. O de Tumaco a Pasto en un cupo de taxi, viaje de seis horas.

Pero se hizo, y todo desde las bases, con un trabajo adicional: acercarlas. Logró hace unos años un encuentro en Timbiquí para grabar un disco. Allí, todas juntas, lograron acuerdos, crearon objetos para apoyar el video (muñecos, canastos con frutas, tejieron, hablaron). Al lado del río grabaron, aprendieron de conocedores de la música que fueron a aportarles y generaron lazos.

“Hay un poder transformador desde lo personal. Todas tienen grandes talentos: cosen, cocinan, saben de medicina tradicional. Han estudiado, había mucho que dar de las unas a las otras y eso era parte de mi labor social también, con mayor razón porque es una zona que tiene sectores con mucha hambre”. Hay lugares en los que ellas son todo: mamás, abuelas, hijas, hermanas y proveedoras porque muchos hombres se fueron a la guerra y no volvieron, o a la minería ilegal. Incluso, cuenta Navia, hay mucho abuso físico.

“Se ha logrado no solo el componente estético de la música, sino el social y el pedagógico. Y en la parte tradicional, que entendieran que la cantadora tiene un gran papel, que con su voz es líder, que convoca, y que eso lleva a un componente político porque transforma, blinda el territorio, se convierten en líderes”.

Hoy, esta Red de Cantadoras del Pacífico Sur es muy diversa. No solo tiene adultas mayores, sino que han llegado muchas jóvenes a ayudar, a entender, a hacer un trabajo conectado. “Además de presentarse en tarimas y en fiestas locales, hacen una construcción de sociedad en sus comunidades. Han mejorado desde lo personal y lo colectivo”.

Navia, por su parte, ha aprendido que cuando estas personas cantan un alabao entran en una especie de trance, “porque ese canto les sale desde la matriz, en una perfecta comunicación con la tierra. Y desde mi lado le he quitado un poco eso de que un alabao solo es para la muerte, así que a muchas les pido un pedacito de uno, porque es sublime”.

Sus ancestros deben estar muy contentos con esta hija haciendo realidad la tradición del Pacífico con sus cantos, sus bailes, sus sonidos, su legado. Y sigue trabajando, sin parar. Se lo debe a sus ancestros, esos que le mostraron el camino que debía seguir.

Olga Lucía Martínez Ante
Redacción Cultura
@CulturaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.