Secciones
Síguenos en:
Ortografía: ¡O tutea o habla de usted!, pero ¡no mezcle ambas voces!
Ortografía y letras

(Imagen de referencia).

Foto:

Archivo Particular

Ortografía: ¡O tutea o habla de usted!, pero ¡no mezcle ambas voces!

Fernando Ávila, experto en español, resuelve estas dudas en su columna 'El lenguaje en el tiempo'.

Al lector curioso Andrés Felipe Serrato Gómez le surge la siguiente duda: si uno, “uno busca lleno de esperanza”, cambia a una cuando quien habla es mujer.

Respuesta al lector: Debe cambiar. Ya lo decía don Rufino José Cuervo en sus Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano, 1867. Sin embargo, es fácil comprobar que quienes dicen una son las mujeres de menor nivel cultural. Lo hacen sin remilgos ni complejos.

En cambio, universitarias y profesionales prefieren decir uno, porque una les resulta mañé, y aunque gramaticalmente uno no corresponde a su género, lo consideran de más caché. Alguna defensora del uno común decía, para defender su uso, “primero muerta que sencilla”.

Vocativa

Cita: “Colombia puedes todo” (aviso de Claro).

Comentario: ¿Y la coma vocativa? (“Colombia, puedes todo”). La coma vocativa debe ir entre el mensaje y el destinatario o vocativo, “Hola, Pili”, “Muchachos, no olviden la tarea”, “Vengan, amigos”. Hay casos en los que el significado cambia si no se marca la coma vocativa, “Marta canta rancheras” (información) es distinto de “Marta, canta rancheras” (súplica). “Pedro paga la deuda” (información) es distinto de “Pedro, paga la deuda” (orden). La inflexión verbal cambia en estos dos últimos ejemplos, “canta” y “paga” sin coma son formas en tercera persona del presente, “ella canta”, “él paga”.

Con coma son formas en segunda persona del imperativo, “canta tú”, “paga tú”. El aviso citado debió quedar así: “Colombia, puedes todo”, o mejor, “Colombia, ¡lo puedes todo!”.

Ustedéelo

Cita: “Únase hoy para disfrutar... donde quiera que esté. Mira al instante en tu televisor...” (aviso de Netflix).

Comentario: El aviso comienza tratando al cliente de “usted” (únase) y rápidamente cambia a “tú” (comienza, mira). Si lo va a tutear, tutéelo en todas las frases (únete, comienza, mira), y si lo va a tratar de usted, ustedéelo en todas las frases (únase, comience, mire).

Sinécdoque

Jorge Enrique Giraldo Acevedo recomienda que los reporteros de televisión no digan “La Casa de Nariño informó”, sino “voceros de la Casa de Nariño informaron”.

Comentario: Sin embargo, existe una figura de construcción llamada sinécdoque, que designa la parte por el todo o viceversa, como “pedida de mano”, “dame tu teléfono”, “informó la Casa de Nariño”. Las tres expresiones son suficientemente claras, sin necesidad de especificar que no se pide la mano, sino mucho más; que no se pide el aparato telefónico, sino el número, y que no informa la casa, en cuanto edificación neoclásica de piedra y cemento rodeada de jardines, sino algunas personas que trabajan en ella.

Esta sinécdoque es similar a otras de uso habitual y claramente entendibles, “EL TIEMPO dice”, “La OMS advierte”, “La Iglesia censura”, “el Gobierno cede”, “el país protesta”...

FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y creación literaria
@fernandoavila52
Preguntas: feravila@cable.net.co

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.