El músico bogotano que logra entonar a famosos que cantan destemplado

El músico bogotano que logra entonar a famosos que cantan destemplado

Con ayuda del jazz, Juan Andrés Ospina asumió este reto musical y lo plasmó en su canal de YouTube.

Juan Andrés Ospina

Juan Andrés Ospina se formó estudios clásicos y de jazz en la ‘Escola D’Angel Soler’ y el ‘Taller de Musics’, en Barcelona, y en el Berklee College of Music de Boston.

Foto:

Cortesía Adrien H. Tillmann

Por: Carlos Restrepo
20 de julio 2020 , 10:55 p.m.

No todos nacen con el don de la entonación musical. Sin embargo, la música es tal vez uno de los mayores bálsamos y placeres para todos los seres humanos. Son muy pocos los que no vibran con ella. Todos hemos ido creando a lo largo de la vida nuestra propia “banda sonora”.

Mercedes Sosa, la gran cantante argentina, solía decir en sus conciertos: “Amo a todos los que cantan. Algunos cantan como pueden”.

Y el músico bogotano Juan Andrés Ospina, en estas largas horas de encierro de cuarentena, se las ingenió para embellecer el canto de algunos famosos -¡no muy entonadito que digamos!- con la magia de la armonía y el jazz.

El resultado es un curioso video que el director musical y arreglista montó en su canal de YouTube (con más de 10.500 suscriptores), como un complejo ejercicio armónico con su teclado, a partir de un “salpicón extrañísimo” de otra producción que también se encontró en las redes.

Se trata de un video en el que se aprecian reconocidos presentadores, locutores, actores, futbolistas, caricaturistas y personalidades de otras disciplinas del país cantando la canción ‘Color esperanza’, del argentino Coti Sorokin, que saltó a la fama en la voz de su compatriota Diego Torres.

Y con ellos, también aparecen, claro está, músicos profesionales como Gusi, Chabuco, Karoll Márquez o César Mora. Hasta el propio Torres, desde Argentina, cierra el video.

(Lea también: Los 100 años de Álvaro Castaño y la inmensa minoría)

Ospina, que tituló su ejercicio ‘Color destemplanza’, le contó a EL TIEMPO que la idea se le ocurrió un día en el que se encontró en su cuenta de Twitter que alguien lo había “etiqueteado” con ese video de los famosos, a manera de desafío musical.

“Inmediatamente entendí el reto creativo que tenía en frente y no me pude resistir. Intentar buscarle sentido musical a algo en principio tan poco musical, resultaba muy interesante y divertido. Una especie de crucigrama para resolver. Y para alguien como yo, obsesivo con los retos creativos, todo un caramelo irresistible”, anota entre risas, como es habitual en él.

Todos los que cantan en el video no tienen como base ni un metrónomo ni una pista. “El resultado final es una ensalada rarísima -dice- que carece de sentido musical, pues cada uno aparece cantando en un tiempo y una tonalidad distinta (y algunos simplemente cantan una melodía cuasi inventada)”.

Intentar buscarle sentido musical a algo en principio tan poco musical, resultaba muy interesante y divertido. Una especie de crucigrama para resolver

Juan Andrés OspinaJuan Andrés Ospina Color destemplanza
Juan Andrés Ospina

En el video, los invitados cantan la canción 'Color esperanza', que el argentino Diego Torres hizo famosa.

Fue así como Ospina invirtió varias horas de estudio y análisis, para “darle sentido musical a esta especie de Frankenstein sonoro”. “Trabajé en transiciones lógicas para conectar todas las partes y en armonías que acompañaran las melodías, y luego me memoricé toda la pieza y pasé casi dos días enteros intentando grabarla en una sola toma al tiempo con el video”.

En este proceso, el músico echó mano de un aliado que lo ha acompañado desde hace muchos años en su carrera profesional: el jazz.

“Lo que tiene el jazz, y que quizás lo diferencia de muchos otros géneros, es que hizo de la improvisación uno de los pilares de su estructura. Esto podría haber pasado en cualquier género, ya que la improvisación no discrimina y uno la puede aplicar a cualquier cosa (dicen que las cadencias de los conciertos de piano clásicos muchas veces eran improvisadas). Por lo tanto, al estudiar jazz empiezas a estudiar también improvisación. Y aunque el jazz es un lenguaje, y estudiar improvisación dentro de este lenguaje tiene ciertos códigos, al final la improvisación es una grandísima escuela para entender e interiorizar diferentes estructuras armónicas y rítmicas. Facilita el tener un entendimiento profundo de la música y tiende puentes para acercarse luego a cualquier otro género. Yo hoy en día ya no pienso tanto en géneros sino en música, pero estudiar jazz definitivamente me ayudó a abrir esa puerta fascinante”.

(Le puede interesar: 50 años de 'Conversación en La Catedral', la gran obra de Vargas Llosa)

Con esas herramientas, Ospina deleita a sus espectadores con una experimento muy interesante. “Lo más difícil (creo), fue adaptarme al ritmo de cada uno de ellos, ya que la velocidad y el ritmo que hacen es completamente impredecible (al igual que el de la persona que editó el video, que a veces deja espacios largos y a veces muy cortos entre cada parte)”, explica.

Las partes más ‘desentonadas’ del video al que le grabé el acompañamiento, resultaron siendo para mí los más interesantes musicalmente

¡Pero coja el tono! ¡Por favor!

Uno de los mayores sufrimientos para cualquier músico, sin duda, es sentir que las personas no logran encontrar el tono de una canción, que para un cantante resulta algo tan natural. No logran atinar ni con el ‘Feliz cumpleaños’ ni con el ‘Himno nacional’. ¿Por qué será que a algunas personas se les dificulta tener oído o ser entonados? Cómo diría Shakespeare: “That is the question”.

“Es una buena pregunta que muchas veces también me hago. Imagino que al final es un tema de cableado neurológico, resultado de temas genéticos y de haber sido expuestos desde niños a un entorno más o menos musical. Sin embargo creo que el sentido melódico y rítmico se pueden trabajar mucho más de lo que pensamos”, anota Ospina.

Para ello, él aconseja tomar conciencia de que todas las canciones están conformadas por un “pulso” y “una melodía” lógica. “Probablemente será muy difícil algún día pasar del lado de los desentonados al de los entonados. Aunque al final, las partes más ‘desentonadas’ del video al que le grabé el acompañamiento, resultaron siendo para mí los más interesantes musicalmente, y los que me obligaron a ir a lugares inesperados a los que quizás nunca habría llegado. Curioso, ¿no?”, anota.

Tanto, que más de uno de los protagonistas, cuando vio el resultado, se sorprendió y le agradeció al músico, como lo puso en sus redes el caricaturista Vladdo.

“Gracias, @juanospinamusic, por el acompañamiento; aunque mi caso acústico y melódico es de especie terminal, que no se soluciona ni con cien ventiladores conectados en línea. En todo caso, la intención es lo que vale (la intención mía, aclaro…)”, comentó con humor el caricaturista en su cuenta sus redes.

Para el músico, el resultado lo deja muy feliz. “Me alegra mucho. Finalmente, mi idea con el video no era burlarme de nadie, sino sacarle sentido musical a algo que parecía imposible”, explica Ospina, que se formó en estudios clásicos y de jazz en la ‘Escola D’Angel Soler’ y el ‘Taller de Musics’, en Barcelona (España), y en el Berklee College of Music de Boston (EE. UU.).

A lo largo de su carrera, Ospina se ha trabajado como pianista, productor, arreglista, compositor, cantante y comediante, al lado de importantes músicos como Paquito D'Rivera, Marta Gómez, Sofía Ribeiro, Bobby McFerrin, entre otros.

Además, se ha presentado en importantes teatros como el Lincoln Center y el Carnegie Hall de Nueva York, así como en festivales en Latinoamerica, Estados Unidos, Europa, Australia y Japón. 

Ya Ospina había sacado un primer video, hace como tres meses, titulado ‘#27:’En mi cuarentena’, los primeros días del encierro masivo, en el que puso a varios de sus familiares y amigos de Colombia y del extranjero en el que los invitó a grabar una frase de la canción. Y luego a mandar el video.

Después, le propuso a todos ellos el reto de que cogieran la pista de la canción y le escribieran una letra personal con su propia versión. El resultado fue otro ejercicio muy simpático.

Juan Andrés OspinaJuan Andrés Ospina En mi cuarentena
Juan Andrés Ospina

Ospina y uno de sus primeros video de la cuarentena. 

“Me gusta la idea de abrir espacios creativos míos en el que distintas personas muestren un poco su manera de ver o percibir el mundo; cada persona es un mundo, e interactuar con distintos mundos saca cosas nuestras a las que probablemente no llegaríamos solos!”, comenta Ospina.

Un fino tomador del pelo con aliado de sangre

En casi todos estos experimentos que emprende en el campo musical, Juan Andrés cuenta con un aliado incondicional, su hermano Nicolás Ospina, otro reconocido músico y arreglista.

Los experimentos musicales de los hermanos Ospina son muy aplaudidos por sus seguidores también en ‘Inténtalo Carito’, su canal conjunto de YouTube (con más de 250 mil suscriptores), así como por el público que su espectáculo musical y de comedia ‘¿Afta cuándo?, que presentaron a un teatro capitalino.

(Lea también: 100 años Alejandro Obregón, el pintor con olor a óleo, pólvora y libros)

Muchos recordarán su famosa canción ‘James pensé’, que se viralizó en redes hace seis años, cuando la selección Colombia pasó a cuartos de final en el Mundial de Brasil, en 2014.

Juan Andrés OspinaJuan Andrés Ospina En la casa tranquilos
Juan Andrés Ospina

Juan Andrés Ospina y su hermano Nicolás también hicieron un video dedicado a la vida en cuarentena.

Incluso, durante esta cuarentena, los dos músico subieron otra de sus locas ocurrencias que se titula ‘En la casa pero tranquilus’.

Aunque nunca imaginó (como tal vez nadie) que la cuarentena sería tan larga, Ospina comenta que para su fortuna, tiene en una libretica tantas cosas pendientes en una lista de espera, que este momento ha sido una maravillosa excusa para por fin hacerlas.

“Creo que para todos de alguna manera ha sido además un momento clave para romper paradigmas y parar por un momento el piloto automático en el que solemos vivir nuestras vidas; ha sido una oportunidad (forzada, pero una oportunidad al final) para repensar cosas que quizás parecían escritas en piedra pero que no lo estaban, y un recordatorio de que no controlamos tanto ni tenemos asegurado el camino como pensábamos. Por duro que para muchos haya sido, ha sido también una oportunidad para volver a entrar en el ruedo de la decisiones, de la creatividad, de la adaptabilidad”, reflexiona.

De hecho, esta infinita oferta musical que se agolpa en su cabeza ha encontrado no solo en YouTube una nueva manera de expresarse, sino a través de otras plataformas como Patreon.

Se trata de un lugar que acoge a miles de artistas de todo el mundo, en donde la gente puede donar desde 1 dólar por su trabajo. Ellos a cambio comparten tanto asesorías sobre diferentes temáticas hasta arreglos musicales y corales. Los que quieran inscribirse en el canal del músico bogotano, pueden hacerlo en: http://www.patreon.com/juanospinamusic.

“Esta página me tiene muy contento, y que trae mucha luz en medio de todo este sistema absurdo en el que solo los artistas masivos ganan con su música”, comenta.

Por ahora, los planes de Ospina son continuar haciendo canciones, música, colaboraciones, exploraciones creativas.

“Quiero seguir trabajando en crear una comunidad, que me permita seguir libremente experimentando con distintas cosas creativas, sin tener que ceñirme a un género en particular, y sin tener que estar esperando el milagro de la ‘viralidad’ para poder vivir de mi música”, concluye el artista.

Juan Andrés OspinaJuan Andrés Ospina James pensé
Juan Andrés Ospina

Los hermanos Ospina son recordados por su canción 'James pensé', cuando Colombia pasó a cuartos de final en el Mundial de Brasil, en 2014.

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
En Twitter: @Restrebooks

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.