Murió Rubem Fonseca, uno de los grandes autores de Brasil

Murió Rubem Fonseca, uno de los grandes autores de Brasil

El célebre autor de novelas policíacas falleció por un infarto, a los 94 años, en Río de Janeiro.

Rubem Fonseca

La vejez es algo contagioso en Brasil. Fonseca (Juiz de Fora, Minas Gerais, 1925) parece seguirle los pasos a su compatriota Oscar Niemeyer

Foto:

EFE

Por: Cultura y EFE
15 de abril 2020 , 03:03 p.m.

El escritor brasileño Rubem Fonseca, ganador del premio Camoes y uno de los principales exponentes de la literatura de Brasil, falleció este miércoles a los 94 años tras sufrir un infarto en su residencia en Río de Janeiro, informó su familia.

De acuerdo con familiares, Fonseca sufrió un infarto durante una comida en su apartamento y llegó a ser trasladado a un hospital del barrio de Botafogo, en la zona sur de Río de Janeiro, pero llegó sin vida al local.

Fonseca, natural de la ciudad de Juiz de Fora (sureste) y quien cumpliría 95 años el próximo 11 de mayo, fue uno de los autores latinoamericanos más influyentes del sigo XX y renovó la literatura brasileña con su lenguaje directo, que moldearía diversas generaciones de escritores.

Entre los diversos galardones que recibió a lo largo de su trayectoria profesional se destacan el Premio Camoes en 2003, otorgado a autores que escriben en lengua portuguesa; el ahora extinto Premio Juan Rulfo, que Fonseca recibió en el mismo año de las manos del colombiano Gabriel García Márquez; y el Machado de Assis en 2015, uno de los principales galardones de la literatura brasileña.

Entre su extensa obra figuran libros como los cuentos de "Lucia McCartney" (1967) y "Feliz año nuevo" (1975), además de las novelas "El caso Morel" (1973), "Agosto" (1990), y "El gran arte" (1983), considerado por muchos la obra maestra del autor.

Marcada por su estilo ácido, violento, seco y directo, con buenas dosis de erotismo, la obra de Fonseca atravesó generaciones y ha sido blanco de diversas polémicas a lo largo de las décadas.

La más reciente fue hace pocos meses, cuando la Gobernación del norteño estado brasileño de Rondonia ordenó la retirada de las escuelas públicas de decenas de libros clásicos de la literatura nacional por su contenido "inadecuado", aunque dio marcha atrás después de la ola de críticas que recibió.

La lista incluía diversos volúmenes de Fonseca y otros autores consagrados de la literatura brasileña, como Mário de Andrade, Machado de Assis o Euclides da Cunha.

En ese sentido, Fonseca siempre admitió el uso de un lenguaje "obsceno" en sus publicaciones y defendió que los escritores no pueden "discriminar las palabras".

Yo escribí 30 libros. Todos llenos de palabras obscenas. Nosotros los escritores no podemos discriminar las palabras.

"Yo escribí 30 libros. Todos llenos de palabras obscenas. Nosotros los escritores no podemos discriminar las palabras. No tiene sentido que un autor diga 'eso no lo puedo usar'", sentenció en la ceremonia de premiación del galardón Machado de Assis, otorgado por la Academia Brasileña de Letras, en 2015.

Opuesto a la polémica que generó su obra en esa oportunidad piensan fervientes lectores y seguidores suyos, como el periodista de este diario Fernando Gómez Echeverri. 

Para Gómez, los libros de cuentos son artefactos de alta precisión. Solo los mejores mantienen su tictac eterno. El resto se desecha, se dejan en la mitad de camino, se olvidan, envejecen, sus trucos que dan en evidencia; pero los clásicos son los clásicos: Y uno de ellos es el  'El cobrador', de Rubem Fonseca.

"¿Perdón?, ¿alguien no lo ha leído? 'El cobrador' debería ser un libro obligatorio en todos los colegios. Los niños, los adolescentes, los viejos y las viejas, aman a los tipos duros. Y el de Fonseca es un bárbaro", comenta Gómez.

Y agrega:  "Antes deque Quentin Tarantino reclamara el monopolio de la sangre y la violencia extrema, existía Fonseca. Es probable –después de leerlo– pensar que Fonseca inventó a los asesinos y que todos los psicópatas del cine y de la literatura son su culpa, que todos quieren parecerse al suyo".

Gómez cree que en medio de su particular festival de sangre, Fonseca nunca pierde el sentido del humor, tanto 'El cobrador' como todos los personajes que viven en sus cuentos se burlan de ellos mismos, se burlan del mundo,llevan su propia amargura a extremos inconcebibles solo para seguir vivos. Y en medio de sus desgracias nos hacen reír, hacen que la vida real se vea menos trágica.

Sus cuentos tienen el tic tac de un reloj suizo de 200.000 dólares. Se van a quedar en su cabeza, solo que –ojalá, a usted–no le dé demasiadas ‘ideas’.

"Sus personajes nos persiguen y nos hablan al oído, desde el fisicoculturista que recluta a un bailarín callejero, o el desgraciado en silla de ruedas que enamora a
un ama de casa por teléfono, hasta el inigualable Mandrake (que, entre otras cosas,
terminó en una serie de HBO)", comenta el director de la revista Bocas de este diario.

Por eso concluye, en una reciente reseña que escribió con motivo de la publicación de 'Cuentos completos 1', del autor brasileño: No pierdan el tiempo, vayan a comprarlo: sus cuentos tienen el tic tac de un reloj suizo de 200.000 dólares. Se van a quedar en su cabeza, solo que –ojalá, a usted–no le dé demasiadas ‘ideas’".

Con información de EFE

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.