Cerrar
Cerrar
Murió a los 80 años Charlie Watts, el batería de los Rolling Stones
AUTOPLAY
Murió a los 80 años Charlie Watts, el batería de los Rolling StonesMurió a los 80 años Charlie Watts, el batería de los Rolling Stones.
Charlie Watts

AFP

Murió a los 80 años Charlie Watts, el batería de los Rolling Stones

El célebre baterista falleció rodeado de su familia. Había sido sometido a una cirugía hace poco.

El batería de los Rolling Stones, Charlie Watts, murió en Londres a los 80 años, anunció su agente lamentando la muerte de "uno de los mejores bateristas de su generación".

(Ingrese al especial: Charlie Watts, el 'dandy' de los Rolling Stones)

"Con gran tristeza anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts", afirmó su agente en un comunicado, añadiendo que "falleció tranquilamente en un hospital de Londres hoy mismo, rodeado de su familia".

(Lea además: Miembro de los Rolling Stones superó un cáncer durante la pandemia)

Un portavoz del artista ya había anunciado a principios de agosto que no participaría en la gira norteamericana de la banda, prevista para el otoño boreal, por motivos médicos.

"Charlie ha sido operado con éxito, pero sus médicos creen que necesita descansar", explicó entonces, sin más precisiones.

El batería, que cumplió 80 años en junio, llevaba en los Stones desde 1963. Junto con el cantante Mick Jagger y el guitarrista Keith Richards, Charlie Watts era uno de los miembros más antiguos de la famosa banda de rock, en la que también han participado Mick Taylor, Ronnie Wood y Bill Wyman.

En 2004, Watts fue tratado en el Hospital Royal Marsden de Londres de un cáncer de garganta, del que se recuperó tras una batalla de cuatro meses contra la enfermedad, incluidas seis semanas de radioterapia intensiva.

(Le puede interesar: Baterista de los Rolling Stones no tocará en la gira por Estados Unidos)

"Charlie era un amado esposo, padre y abuelo y también, como miembro de los Rolling Stones, uno de los más grandes bateristas de su generación", afirmó Doherty.

"Pedimos que se respete la intimidad de su familia, de los miembros de la banda y de los amigos cercanos en este difícil momento", añadió.

Cuando se conoció la noticia de la cirugía de Watts, el artista se pronunció en ese momento a través de un comunicado y señaló que hacía un gran esfuerzo para estar totalmente recuperado, pero que tenía que aceptar la recomendación de los expertos de que esto "llevará un tiempo".

"Después de todo el sufrimiento de los fans causado por la covid-19, realmente no quiero que los muchos seguidores de los Rolling Stones que tenían entradas para esta gira queden decepcionados por otro retraso o cancelación", dijo Watts. "Es por ello que he pedido a mi gran amigo Steve Jordan que se presente por mi", resaltó.

Tras divulgarse la información, el líder de los "rollings", Mick Jagger, dijo en su cuenta de Twitter que espera ver otra vez a Watts en cuanto esté "totalmente recuperado".

La legendaria banda de rock espera reanudar su gira por EE.UU. en septiembre, tras quedar postergada el año pasado. "Gracias a nuestro amigo Steve Jordan por hacerse cargo, para que aún podamos actuar en todas las presentaciones", agregó Jagger. El sustituto de Watts se sumará a la banda a partir del 26 de septiembre en St Louis.

(Además: Historia de la lengua roja de los Rolling Stones, un ícono de 50 años)

Los medios británicos señalan que Watts se sometió a una operación en Londres después de que los médicos observasen un "problema" durante una revisión de rutina.

Por su parte, Jordan dijo en ese monento que era un "honor y un privilegio" sustituir a Watts y esperaba deseoso ensayar con los integrantes de la banda: Mick Jagger, Keith Richards y Ronnie Wood.

En 2004, Watts fue tratado de un cáncer de garganta en el hospital Royal Marsden de Londres.

Los Rolling Stones estuvieron en marzo de este año en el estadio Nemesio Camacho El Campín, en Bogotá.

Foto:

Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO

Alejado de la vida loca

"He pedido a mi gran amigo Steve Jordan que se presente por mí", dijo Watss cuando debió retirarse hace poco de la banda.

Watts, que siempre se mantuvo alejado de la loca vida que vivían sus compañeros, siguió siendo durante más de medio siglo el imperturbable metrónomo de la banda mientras alimentaba su pasión por el jazz.

Con su rostro impasible y su talento unánimemente reconocido para el ritmo binario, ofrecía el contrapunto perfecto en el escenario a los frenéticos contoneos de Mick Jagger y las payasadas eléctricas de los guitarristas Keith Richards y Ronnie Wood.

Y mientras sus amigos pasaban por "divorcios, adicciones, arrestos y peleas locas", según un inventario recopilado por el diario británico Mirror, el tranquilo
Charlie Watts vivía una vida serena con Shirley Shepherd, su esposa desde hacía 50 años, y su hija Seraphina, en su granja de cría de purasangres árabes en Devon, Inglaterra.

"Durante cincuenta años de caos, el batería Charlie Watts representó la calma en medio de la tormenta de los Rolling Stones, tanto dentro como fuera del escenario", escribió el Mirror en 2012.

Sin embargo, el músico no era totalmente impermeable a las adicciones de la banda: en la década de 1980, se sometió a rehabilitación por heroína y alcohol. Pero "fue un tiempo muy corto para mí", explicó él mismo. "Simplemente lo dejé, no era algo para mí", confiesa el taciturno músico.

(Le puede interesar: Así es ingresar a la nueva tienda de los Rolling Stones)

El gran símbolo de los Stones.

Foto:

AFP

Pasión por el jazz

A menudo se señaló que el reservado hombre de las baquetas fue en realidad el factótum del hoy cuarteto. Como una vez dijo el propio Richards 'No existirían los Rolling Stones sin Charlie Watts'.

Nacido el 2 de junio de 1941 en Londres, Charlies Watts llegó a la música a través del jazz animado a los 13 años por su vecino Dave Green con quien después formaría el cuarteto "The A, B, C & D of Boogie-Woogie".

Totalmente autodidacta, aprendió a tocar de oído, observando a los músicos de los clubes de jazz de Londres. "Nunca fui a una escuela para aprender a tocar jazz. Eso no es lo que me gusta. Lo que me gusta del jazz es la emoción", explicaba el músico que durante su carrera con los Rolling Stones, siguió tocando jazz en paralelo y grabó varios discos con el Charlie Watts Quintet y con el grupo Charlie and the Tentet Watts.

(Lea además: El baile de Mick Jagger, tras cirugía de corazón abierto)

Pero primero estudió arte y trabajó como diseñador gráfico en una gran agencia de publicidad. Cuando se unió a los Rolling Stones en 1963, no eran más que una banda pequeña e incipiente. "Fue una bendición", decía Keith Richards.

"El primer batería con quien empecé hace 40 años es uno de los mejores del mundo. Con un buen batería, eres libre de hacer lo que quieras", agregaba. Watts fue designado como el duodécimo mejor baterista de todos los tiempos por la revista Rolling Stones.

Cuentan los relatos biográficos que tuvo una infancia y juventud sencillas, como miembro de una familia trabajadora que vivía en una casa prefabricada del barrio londinense de Wembley.

Su primer tambor, de hecho, lo fabricó él mismo después de arrancarle el mástil a su banjo, imitando el proceder de los negros americanos que practicaban la música "skiffle" y se construían sus instrumentos con objetos cotidianos.

A los 14 años consiguió su primera batería real, que fue un regalo de su familia, y así fue profesionalizándose de manera progresiva, primero en un estilo más cercano al jazz, junto a bandas de este género con las que tocaba, mientras trabajaba como diseñador gráfico.

Su salto definitivo al rock and roll lo dio cuando en 1963 se convirtió en miembro de The Rolling Stones, que había nacido un año antes, como sustituto de Tony Chapman.

"La diferencia entre tocar jazz en clubes y tocar rock and roll con los Rolling Stones era el volumen", dijo en una entrevista con The New Yorker, y así de fácil unió su talento a Brian Jones, Ian Stewart, Mick Jagger y Keith Richards, la formación de entonces.

En realidad, nunca abandonó su pasión por el primer género musical que practicó y a lo largo de su vida fueron varias las aventuras musicales que en esta línea organizó junto a otros músicos, como el grupo Rocket 88.

Como miembro de los Stones, no solo se ocupó de la percusión, sino que como diseñador gráfico se ocupó también de crear elementos relacionados con el grupo, como varias portadas (o la contraportada viñeteada de "Between the Buttons") e ideó los escenarios de muchasde sus giras.

A pesar de encarnar un tipo de músico alejado de la típica iconografía roquera (perfil tranquilo y familiar, siempre pulcro en el vestir), Watts vivió uno de sus episodios más amargos en los años 80 por su adicción a la bebida primero, para después pasar a las anfetaminas y la heroína.

Relató después que fue el amor de su esposa, Shirley Ann Shepherd, y el temor a perderla a ella y a su hija Seraphine lo quele hizo recapacitar y desintoxicarse.

Compaginarlo con las giras de "Sus Satánicas Majestades" no era fácil, así que durante las mismas comenzó a recluirse en la habitación de hotel de turno para garabatear. Su actitud probablemente también tuviese que ver con el hecho de que durante sus más de cinco décadas con los Stones, viviese golpes como la muerte del exlíder del grupo Brian Jones.

"La diferencia entre tocar jazz en clubes y tocar rock and roll con los Rolling Stones era el volumen", dijo en una entrevista con 'The New Yorker'.

Por otro lado, parece que su carácter aparentemente apacible ocultaba un temperamento bien controlado.

Cuenta Keith Richards en suautobiografía "Life" que durante una madrugada de 1984 en Amsterdam, un Mick Jagger en estado ebrio armó jaleo preguntando por "su baterista".

Según su relato, Watts tuvo la paciencia de ducharse y vestirse con su habitual acicalamiento para encontrarse con aquel, pegarle un puñetazo y responderle algo así como "Yo no soy tu baterista; tú eres mi cantante".

La vida del músico se vio amenazada en otros dos momentos cruciales, cuando en 2004 hubo de ser tratado de un cáncer degarganta (entonces sí salvó su presencia en la gira de "A Bigger Bang" tras someterse a radioterapia) y cuando solo un año después sufrió un accidente automovilístico en Niza, por el que se fracturó el brazo y varias costillas.

A menudo se le ha señalado que el reservado hombre de las baquetas es en realidad el factótum del hoy cuarteto. Como una vez dijo el propio Richards "No existirían los Rolling Stones sin Charlie Watts".

AFP y EFE

Otras noticias de la música:

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.