Adiós a Camilleri, creador del genial comisario Montalbano

Adiós a Camilleri, creador del genial comisario Montalbano

El escritor italiano, uno de los exponentes de la novela negra en el mundo, murió a los 93 años.

El escritor italiano Andrea Camilleri falleció ayer, a la edad de 93 años, en el hospital romano del Santo Spirito, a donde ingresó tras sufrir un paro cardíaco en su casa.

El escritor italiano Andrea Camilleri falleció a la edad de 93 años en el hospital romano del Santo Spirito, a donde ingresó tras sufrir un paro cardíaco en su casa.

Foto:

AFP

Por: Armando Neira
17 de julio 2019 , 09:07 p.m.

Andrea Camilleri hizo trizas varias de las creencias más populares: la que dice que cuando se bordean los 70 hay que pensionarse para dedicarse a descansar. A esa edad, él empezó a escribir con una vitalidad y un talento que le permitió salir del anonimato hasta consagrarse como uno de los autores italianos más celebrados.

Además, la de no fumar y beber poco: en ocasiones –contaba divertido– se fumó 80 cigarrillos diarios, y siempre adobaba hasta una charla trivial con una botella de vino. Este 17 de julio murió a los 93 años en una cama y rodeado de los suyos.

Y otra más: para quien le fallan los ojos, es imposible escribir. En 2016, cuando perdió la vista, publicó 'L’altro capo del filo', que, relató orgulloso, se la dictó a su asistente para saltarse ese detalle.

La conmoción global por la muerte de creador del detective ficticio, el comisario Salvo Montalbano, es tan impactante como la vida de un escritor prolífico que se volcó al trabajo en una etapa en la que muchos están de retirada. “Si Andrea Camilleri hubiera muerto a los 50 años, su obituario no habría sido publicado en The Guardian”, escribió  con honestidad el rotativo británico.

Así es. Camilleri tenía 66 años cuando apareció su primer best-seller, 'La Stagione della Caccia' (1992), y 68 cuando publicó la primera novela con Montalbano de protagonista, 'La forma dell’acqua', que le mereció el aplauso general.

El éxito a esa edad lo inspiró a un frenesí de actividad literaria. Entre 1994, cuando apareció su primera historia de Montalbano, y su muerte publicó 30 libros que detallan las hazañas de su detective más otros 60 títulos. Hubo una época en que Camilleri, ya en sus 80 años, publicó ocho títulos. “No era tanto un autor como una línea de producción literaria de un solo hombre”, dice The Guardian.

“Su obra está impregnada de la compleja y refinada mentalidad siciliana como ocurre con otros escritores de su región, entre ellos Leonardo Sciascia, Giuseppe Tomasi di Lampedusa y el nobel Luigi Pirandello”, señaló en una semblanza desde Roma la periodista Kelly Velázquez de la agencia Efe.

Y es precisamente en esta geografía –nació en Porto Empedocle, Sicilia, el 6 de septiembre de 1925– en la que transcurre su universo ficticio, pero ambientada en una brillante distancia de los tópicos que la estigmatizaron como la capital de la mafia.

Él, al contrario, esquivó siempre esta temática. “Era un maestro, como suelen serlo todos los sicilianos: un narrador insuperable –como todos los sicilianos, también– cuya obra es la demostración de que gran escritor es todo aquel que hace lo que se le da la gana, y lo hace bien”, sentencia el historiador y narrador payanés Juan Esteban Constaín.

Camilleri tenía 66 años cuando apareció su primer best-seller, 'La Stagione della Caccia' (1992)

En el encantador espacio de su librería en el tradicional barrio Chapinero, de Bogotá, Prólogo Libros, Mauricio Lleras se lamenta por su pérdida. “Estoy consternado”, dice.
Si un lector llega hoy aquí y le dice por qué hay que leer a Camilleri, ¿usted qué le responde? “Porque es uno de los grandes de la literatura”, responde Lleras.

“Por la exquisitez de su narrativa, por lo divertido y la fina ironía de humor negro que emana en sus textos, y hasta por el placer gastronómico, porque cada vez que su personaje, el comisario Montalbano, termina una ajetreada jornada llega a casa a degustar los deliciosos platos que le prepara su criada Adelina, con la que mantiene una relación de amor y odio. Su obra es un viaje narrativo de verdadero placer”, argumenta.

“Juntos –en referencia a Montalbano y Camilleri–, durante un período de 25 años transformaron un paisaje sombrío de capos y violencia de la mafia en una ciudad paradisíaca, alegre y centrada en la comida, en una ciudad imaginaria llamada Vigàta”, resume la BBC de Londres.

“Era una buena vida que escribía como los mejores en su género”, dice el gerente de la Librería Nacional, Felipe Ossa, profundo conocedor de la novela negra.

“Lamentablemente, en Colombia él no se lee mucho. Es extraño este fenómeno para un autor de su dimensión. Con esta noticia es una oportunidad para que la gente conozca a una pluma sobresaliente”, prevé.

En efecto, Camilleri no solo exhibe en sus obras una profundidad para zambullirse en los dilemas del ser humano, que pasan desde el sexo hasta la violencia, para también pintar la complejidad de Italia y, por si fuera poco, poner la lupa en aquellos pequeños problemas cotidianos en la península.

Escribió, por ejemplo, una pieza maravillosa llamada 'La concesión del teléfono'. La historia se desarrolla en el imaginario pueblo Vigàta en el año 1891. El motor de los acontecimientos es la solicitud de Filippo ‘Pippo’ Genuardi de una línea telefónica, en esa época una auténtica novedad. A medida que pasan las páginas, el mimado léxico del protagonista deriva en un lenguaje propio de un usuario que pierde todas las formas al ser atrapado por la burocracia. “Una joya, muy divertida”, sentencia el librero Lleras.

Andrea Camilleri, escritor italiano

Lamentablemente, en Colombia él no se lee mucho. Es extraño este fenómeno para un autor de su dimensión.

Foto:

EFE

Férreo crítico del sistema, reivindicó siempre su condición de izquierda –militó en el histórico Partido Comunista italiano–, jamás dejó de combatir desde las trincheras de sus ideas al establecimiento y, obvio, desde la privilegiada tribuna que le dio su reconocimiento. Eso explica la escueta –y seguramente forzada– reacción del ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, en Twitter: “Adiós a Andrea Camilleri, papá de Montalbano y narrador incansable de su Sicilia”.

En cambio, la avalancha de sentidos mensajes por su partida de sus seguidores es abrumadora. Así, para citar un par de ejemplos, el actor Luca Zingaretti, que interpreta al comisario Montalbano –nombre en honor a su amigo del alma, el escritor español Manuel Vázquez Montalbán– en la serie de televisión, confesó en Instagram su “sensación de vacío insalvable” provocada por el suceso:

“Te vamos a echar de menos. Es inevitable, es un deber. Por tu estatura artística, cultural, intelectual y, sobre todo, humana. Tus palabras permanecerán siempre con la misma sencillez e inmensa generosidad y sabiduría con las que las has compartido, desde tu mente libre y magnífica”. La serie, El comisario Montalbano, se emite en algunas plataformas en Colombia.

“Adiós Andrea y gracias. Gracias, maestro, por haberte siempre puesto de un lado y no haber nunca buscado la cómoda neutralidad”, sentenció el escritor y ensayista italiano Roberto Saviano en Twitter.

Se marcha, pues, el autor de 'La temporada de caza', 'La muerte de Amalia Sacerdote' –novela por la que recibió el premio RBA de novela negra, 2008–, entre otras. Aunque literariamente seguirá viviendo. “Se nos va Camilleri, pero aquí nos quedamos con Montalbano”, agrega Mauricio Lleras, quien cuenta que al leer la obra completa de este autor tuvo la gratificante confusión, aún sin resolver, de quién es quién, cuál es el personaje de ficción y cuál el narrador que lo creó.

Nacer en Sicilia y ser escritor policíaco podría considerarse una redundancia. La historia del crimen siciliano es una mancha histórica de la isla. Andrea Camilleri la reinventó a través de su detective”, explica el también escritor Hugo Chaparro. “Con tal vigor literario que no es imposible suponer en Porto Empedocle la sombra del personaje como una criatura hecha realidad en sus calles”.

Chaparro, quien conoce bien este lugar, invita a recorrerlo para descubrir en su geografía el rostro de Camilleri junto a sus compañeros de oficio sicilianos: Pirandello, Sciascia, Lampedusa, Russello, San Secondo. Pero ¿dónde queda tan fascinante sitio?

“Es –explica– en el aviso que anuncia un recorrido literario de 32 kilómetros a través de la “ruta de los escritores” –la carretera estatal 640–, que parte de Porto Empedocle y atraviesa la provincia de Agrigento. Así, la presencia de Camilleri y de su comisario quedarán en la memoria de sus lectores y de los viajeros que busquen los sueños de la ficción como una ilusión cumplida en Sicilia”.

ARMANDO NEIRA
EDITOR DE CULTURA DE EL TIEMPO​@armandoneira

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.