‘Colombia es tierra de cuentistas’: Luz Mary Giraldo

‘Colombia es tierra de cuentistas’: Luz Mary Giraldo

La escritora colombiana vuelve con el tercer tomo 'Cuentos y relatos de la literatura colombiana'.

Para la autora, estas antologías son importantes porque hacen un ‘balance de nuestras escrituras y de nuestra historia literaria’.

Para la autora, estas antologías son importantes porque hacen un ‘balance de nuestras escrituras y de nuestra historia literaria’.

Foto:

Carlos Ortega

Por: Juan Camilo Rincón
12 de enero 2021 , 12:00 a. m.

Una verdadera antología, una que se precie de serlo, nunca se cierra. Como el 'Libro de arena' de Borges, sus hojas podrían ser tan infinitas como las historias que el ser humano ha construido desde que empezó a poblar la Tierra. Una antología puede aspirar a ser completa pero jamás será perfecta, pues el tiempo la sobrepasará y continuará su curso, vertiginoso, como génesis de nuevas formas de expresar las múltiples realidades que nos atraviesan. Con los años sentiremos que faltaron algunos autores, y que otros, en cambio, eran prescindibles, pero siempre tendremos la certeza de que las recopilaciones son una gran radiografía de los tiempos.

Hoy, Luz Mary Giraldo nos deleita con la tercera entrega de un fértil ciclo de compendios de cuentos y relatos de la literatura colombiana, que inició hace quince años y que hoy, en tiempos extraños y claustrofóbicos, nos abre la puerta a letras de alto vuelo que ratifican que “Colombia es tierra de cuentistas”.

El cuento es la forma minuciosa de condensar el mundo, y Giraldo recorre este camino con dos primeros tomos en los que recoge mitos y leyendas de los pueblos indígenas, pasando por crónicas y noticias de la colonia y la independencia, hasta la consolidación del género como gran categoría literaria, para hacer una parada en la violencia, las nuevas sexualidades, la música y la filosofía.

El tercer tomo, 'Cuentos y relatos de la literatura colombiana' (FCE), nos trae cuentos que exploran nuevos caminos o logran una variación estética de los ya conocidos; que se alimentan de los referentes actuales del género y se escabullen hacia las orillas más abismales de la condición humana y todo lo que abarca su universalidad.

Aparecen “la familia, las rutinas, la conciencia de escritura, el humor y el horror, el dramatismo y la incertidumbre”, la belleza de la derrota, el patetismo, el amor y la pérdida, con una oscuridad que adopta los matices de este siglo.

Esta antología es un libro necesario para hacer una cartografía de nuestros territorios literarios, para recorrer sus caminos, reconocer quiénes son ya nuestros maestros y de quiénes podemos empezar a reconocer una senda literaria que va tomando forma y fuerza.

Entre nombres como Margarita García Robayo, Juan Cárdenas, J. J. Junieles, Carolina Sanín, Sergio Ocampo Madrid, Pilar Quintana, Ramón Cote Baraibar, Gabriela Arciniegas, Paul Brito, Evelio Rosero, Andrés Mauricio Muñoz, Guido Tamayo y Miguel Ángel Manrique, también se alzan nuevas voces que sorprenden por la solidez de su prosa. Luz Mary Giraldo nos ofrece, servido como un banquete, todo eso que resuena, que fascina y que hace ruido.

¿Cómo fue el proceso de selección y cuáles los criterios para escoger los cuentos?

Los distintos tomos de esta antología surgieron, primero, de los años de docencia en las universidades Nacional y Javeriana, como profesora de literatura colombiana e hispanoamericana. Cada profesor selecciona textos para cada uno de sus cursos y va construyendo su antología personal que, en mi caso, parte de ver el contexto, temas, estilos y preocupaciones de cada época y de cada autor. Para seleccionar cada cuento, lo primero que busco es el carácter memorable, que quede en mi memoria, que siempre me sorprenda o me conmueva, que pueda leerlo sin tropiezos de comienzo a final.

¿En qué momento, o a partir de qué circunstancia, decidió compilar y editar este tercer tomo?

Cuando se publicaron los dos primeros tomos, en 2005, bajo la dirección de Juan Camilo Sierra, tuve claro que el cuento estaba muy vivo en Colombia, y que de alguna manera había seguido el proceso de desarrollo del género a partir de algunos mitos, pasando por la Colonia y el siglo XIX, cuando el cuento aún no se había definido como tal sino hasta algunos costumbristas, especialmente Tomás Carrasquilla. Con la diversidad desarrollada a lo largo del siglo XX en cuentos que van de lo regional a lo nacional o lo universal, vi su plenitud en autores de mitad del siglo XX, y la apertura hacia expresiones más urbanas y contemporáneas a finales del mismo siglo.

Igualmente, sabía que algunos escritores con obra en marcha quedaban pendientes. Ya desde el 2010, tenía claridad sobre nuevos autores hombres y mujeres, con otros imaginarios e inquietudes temáticas más globales y menos locales, y con estructuras menos esféricas, lo que me llevó a consolidar una nueva propuesta que tocó varias veces la puerta de Fondo de Cultura Económica, hasta que se llevó a publicación ahora bajo la dirección de Gabriela Rocca, que conocía el proyecto y sabía que solo funcionaría para darles continuidad a los tomos anteriores.

¿Cómo estableció las temáticas en las que ubica a cada cuento?

La antología en su conjunto ofrece una travesía por diversas temáticas que dialogan entre sí. En su mayoría son cuentos determinados por la incomodidad ante el mundo, como una respuesta a todo lo que anda mal; hay una violencia soterrada que se pone sobre el tapete. Ya no es la violencia tradicional. La estructura es pensada, calculada. Cada apartado muestra unas tendencias: cuentos fantásticos, intergalácticos, de ciencia ficción, de erotismo y violencia, de amor, de reflexión sobre la escritura, de viajes fantásticos, de monstruos y pesadillas, de animales o plagas invasoras, en fin, sucesos simples o fuertes que pueden ocurrirle a cualquiera en cualquier lugar. Pero cada cuento puede pasarse a otra casilla. En ese sentido, queda abierto al lector para que lo reacomode.

¿Por qué estos cuentos tienen un tinte mucho más universal que los de los tomos anteriores?

Muchos de los cuentos de los tomos anteriores son también universales, en el sentido clásico del término. Los de este tomo pertenecen más al mundo actual, a la globalización que nos ha permitido estar más a tono con lo que sucede o se produce en todas partes. Están más signados por formas actuales de la civilización, como la cibernética, las intercomunicaciones, la diversidad del mundo que se propaga a través de las redes, aquello que refleja la simultaneidad del tiempo y el espacio a través de las redes. Nunca como ahora se vive la realidad de la ciencia ficción que algunos autores inventaban en otras épocas: la posibilidad de viajes a otros planetas…

Incluso si se trata de la violencia, esta es más urbana, entra a la casa diariamente por las noticias nacionales e internacionales, y tiene otra forma de cotidianeidad. La monstruosidad no es solo una ficción sino una amenaza. Hay cuentos que parecieran escritos durante la pandemia.

¿Qué es lo que, en su criterio, hace que Colombia sea “tierra de cuentistas”?

La profusión de autores de diversa índole y la calidad de sus textos, su versatilidad. Los incluidos en estos tomos y los que no están.

¿Por qué es importante este tipo de antologías para la literatura colombiana?

Es fundamental: hace un balance de nuestras escrituras, de nuestra historia literaria y de nuestro propio ser y estar en y ante el mundo.

¿Ha pensado en editar un cuarto tomo con lo que se quedó afuera y con lo que se sigue produciendo?

Es un trabajo de nunca acabar. Yo no agoté todos los cuentos y autores. Habrá otro tomo, ojalá pronto; no hay duda. Y, seguramente, para nuestro bien, habrá réplicas en otras regiones con otras antologías.

JUAN CAMILO RINCÓN*
Especial para EL TIEMPO* Escritor, periodista e investigador cultural.

Otros temas que puede leer:

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.