Los vinilos que hacen bailar con sabor latino a la electrónica

Los vinilos que hacen bailar con sabor latino a la electrónica

A donde vaya, Ari DJ lleva sus discos para encender la fiesta con ‘Electrópika’.

Electropika

Adriana Gutiérrez junto a Kiko Cabana, el percusionista de la agrupación musical.

Foto:

Cortesía Electrópika

Por: Maria Camila Botero
26 de junio 2019 , 12:17 p.m.

Cuando Adriana Gutiérrez toca los discos de vinilos que giran por el tornamesa, se transforma. Canta, salta y baila al ritmo de las notas como si estuviera en una película. “En mi película”, asegura ella. Los mismos colores que pintan sus párpados y su ropa son los que transmite con su música: unas alegres mezclas tropicales que combinan lo mejor de la electrónica con el folclor colombiano.

“Son canciones que se las rumbea hasta mi mamá. Hacen bailar a nuestros abuelos, a nuestros padres y a las nuevas generaciones”, explica Gutiérrez, nacida en Armenia.

Su vida gira en torno a la música. A los 6 años, sus padres le regalaron un piano de cola. Ahí nació una conexión muy especial.

Un poco más grande se aficionó por los vinilos y el tornamesa de su padre. Sentía mucha curiosidad de que ese aparato fuera capaz de emitir tan agradables sonidos. “Es mágico”, decía.

Mi canción favorita era ‘No controles’ de Flans. La cantaba a todo volumen y le inventaba coreografías

“Mi canción favorita era ‘No controles’ de Flans. La cantaba a todo volumen y le inventaba coreografías”, recuerda. Ese gusto la llevó a querer hacer música para ofrecer enérgicas presentaciones que alegraran al público.

De ahí en adelante todo ha sido para ella coleccionar, escuchar, reproducir y experimentar. Ahora tiene una enorme colección de discos de vinilo que van desde jazz, funk, rap y house, hasta vallenatos de Lisandro Meza.

Por esa particularidad es conocida como la ‘DJ de los vinilos’ y es una de las razones de que ahora sea la imagen de la agrupación ‘Electrópika’, que mezcla música electrónica con ritmos tropicales.

Cuando Discos Fuentes –una de las disqueras más antiguas de Latinoamérica, con casi 85 años de experiencia– le ofreció todo su catálogo musical para que lo mezclara con electrónica, ella ni lo pensó.

“Tenía mucho sentido que Discos Fuentes conectara con la ‘DJ de los vinilos’. Así que cuando me contaron de qué se trataba el proyecto yo les dije: ‘no busquen más, yo soy su DJ’”, explica Gutiérrez con ese carisma que la caracteriza.

“Me dijeron ‘te vamos a mandar unos temas, muéstranos que eres capaz’. Eran 11 canciones y de todas hice una mezcla con espectáculo incluido. Cuando llegaron a mi casa y vieron toda mi colección de discos y equipos, yo estaba transformada. Les dije: ‘voy a tocar y si bailo no se asusten’. Me empeliculé y ellos me miraban como estatuas. Al terminar se fueron y a los pocos minutos me llamaron para darme la bienvenida al proyecto”, relata sonriente.

El espectáculo que ofrece ‘Electrópika’ es muy diferente a lo convencional. Temas como ‘Very very well’ compuesto por Antonio Fuentes, ‘La mafafa’ de Eliseo Herrera y ‘La zenaida’ de Rosendo Romero son transformados en auténticas piezas de ‘electropical’ que se caracterizan por los sonidos artificiales del sintetizador, pero al mismo tiempo por los ritmos criollos que le aporta Kiko Cabana, el percusionista de la agrupación, con su tambor alegre y su tambora.

“Antes de hacer las mezclas de estas canciones estudio muy bien la pieza, la época, trato de imaginarme qué estaban pensando en ese momento y cómo era grabar en el estudio de Discos Fuentes. Quiero respetar mucho la esencia, pero también quiero resaltar algo. Por ejemplo, el ‘Very very well’ tiene unas guitarras muy chéveres, así que pensé de una vez en funk para resaltarlas. En cambio en la ‘Mafafa’, que es un trabalenguas de Eliseo Herrera, quise reforzar las voces para que sean lo que más se escuche”, explica la también conocida como ‘Ari DJ’.

Cuatro maletas llenas de más de 50 vinilos hacen parte del equipaje habitual de Gutiérrez. Asegura que el principal trabajo del DJ es la observación de su público. Dependiendo del ambiente que quieran propiciar, va la música. Pasar de ser el DJ más loco a ser el chamán de la noche es solo cuestión de minutos y es lo que logra en cada espectáculo con sus vinilos.

“Quiero que esta música le llegue a DJs de otras partes del mundo para que la tengan en cuenta en sus mezclas y así el folclor colombiano sea reconocido por las nuevas generaciones gracias a sus sonidos más modernos”, asegura emocionada.

De hecho, ‘Electrópika’ ya ha llegado a otros países como Canadá, España e Italia y, según ella, los comentarios han sido bastante positivos por la peculiaridad de sus sonidos, pues es una música muy rumbera y agradable para muchas personas. Así lo demuestran los comentarios en sus redes sociales.

El mundo de la música electrónica se lo mostró un órgano electrónico que le regalaron en su infancia. La mezcla de sonidos que podía realizar allí la enamoraron y le mostraron que había un sinfín de ritmos por explorar. Por eso también construye sus propias máquinas, pues quiere marcar la diferencia.

Para cambiar los estereotipos me dediqué a enseñar, porque hay que apostarle a dar un buen ejemplo y a mostrar que sí se puede

Es tanto su amor por la música que hasta a su perro lo mete en el cuento. Se llama Technics, en alusión a la mítica marca de tornamesas. Según ella, su mascota es igual de negra y pequeña que uno de estos aparatos de reproducción musical.

Siempre pensando en qué hay más allá se salió de estudiar derecho. “La gente tiene muchos problemas y yo soy muy sensible, con esa carrera no iba a cambiar el mundo”, asegura. Entró a estudiar licenciatura con el apoyo de su padre. “Con la música sí voy a cambiar el mundo”, le dijo. Pero no quería interpretar la música de otros sino crear la suya, así que entró a estudiar ingeniería musical. Todos esos conocimientos los ha mezclado para llevar el folclor colombiano a oídos internacionales y sigue preguntándose: ¿qué hay más allá?

“Para cambiar los estereotipos me dediqué a enseñar, porque hay que apostarle a dar un buen ejemplo y a mostrar que sí se puede. Aunque muchas veces este campo esté dominado por los hombres, las mujeres también tenemos un ‘feeling’ muy chévere y otro tipo de sensibilidad”, asegura. Fue la primera DJ mujer del Eje Cafetero y por eso en el 2004 decidió crear la primera academia de DJs y productores de la región. Aunque solo duró cuatro años, dejó un importante legado y actualmente sigue dando clases particulares.

Cada día trabaja por mostrar que ser DJ no significa estar inmerso en un mundo de drogas, trasnocho y descontrol, sino que es una carrera muy seria como cualquier otra en la que se requiere disciplina, talento y muchas ganas de seguir aprendiendo.

MARIA CAMILA BOTERO CASTRO
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO
@CamiBotero8

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.