Secciones
Síguenos en:
Los 'luthiers' presidiarios checos que regalan violines a colegios
El taller funciona desde el 2006 y hace parte del programa de reinserción.

El taller funciona desde el 2006 y hace parte del programa de reinserción.

Foto:

Efe

Los 'luthiers' presidiarios checos que regalan violines a colegios

El taller funciona desde el 2006 y hace parte del programa de reinserción.

FOTO:

Efe

De los 60 reclusos que han participado en el taller de la cárcel, ninguno ha reincidido.

Ayudar a pasar el tiempo de la condena, aprender un oficio que facilite la reintegración social y ayudar a que los escolares tengan instrumentos de calidad son las tres patas de un proyecto que ha transformado a decenas de presidiarios checos en auténticos luthiers.

La prisión de Odolov, al noroccidente de la República Checa, acoge a unos 300 presos, de baja y media peligrosidad, con penas que no suelen pasar de un año. "Lo peor aquí es el aburrimiento. Y el taller da sentido a los minutos que pasan en prisión", explica a Efe la psicóloga del centro, Gabriela Safarova.

En la prisión existía desde hace años una carpintería en la que los internos fabricaban juguetes. La música llegó a Odolov en 2006, cuando el vigilante Pavel Stanek, músico de formación, y el exsoldado Zdenek Hetfleis, ahora educador y gestor de tiempo libre, unieron fuerzas para crear un taller de instrumentos musicales.

"En una población de 300 reclusos siempre encuentras uno o dos con talento, aunque sólo dispones de unos meses para trabajar con ellos", cuenta Hetfleis.

(Tal vez quera leer: ‘A Piazzolla lo escucharon en el 2020 y lo escucharán en el 3000’)

La llegada de Stanek revolucionó la juguetería y los más habilidosos comenzaron a dedicarse a algo más sofisticado: la lutería o fabricación artesanal de instrumentos de cuerda.

Desde entonces, unos 60 presos han cumplido sus condenas ejerciendo de luthiers en un taller donde se han fabricado unos 60 violines, violas y violonchelos y se han reparado otros 300.

Además de ayudar a superar la ansiedad y el tedio del paso por la prisión, el trabajo en el taller ha contribuido a la reinserción social de muchos presos. "De los 60 reclusos que han participado durante estos años en el taller, ninguno ha reincidido", resume.

Tomas Kubin, director del centro desde hace cinco años. De hecho, asegura que algunos reclusos que participaron en este programa han acabado creando su propio taller o se dedican a la restauración de instrumentos como afición tras cumplir su condena.


"He corregido mi percepción sobre los presos y, sin llegar a hacerme falsas ilusiones, pienso que aquí somos capaces de enseñarles a hacer obras buenas, para compensar el mal realizado", afirma Kubin.

Uno de estos luthier es David Giña, un soldador de 42 años que cumple su segunda condena por conducir sin la documentación pertinente. Giña, actualmente el único preso que trabaja con los instrumentos, asegura que el taller le ayuda a olvidar que hace ocho meses que no ve a sus cinco hijos.

"Aquí estoy en casa, amo este sitio. Muchas veces paso aquí todo el día, desde la mañana hasta las ocho de la tarde. Y no tengo la sensación de estar en la cárcel", afirma.

"Lo primero que hice fue arreglar una guitarra. Luego trabajé algo con violines y me di cuenta de que sirvo para ello", explica Giña, mientras lija una tapa de violín hecha de haya y abedul.

David Gina, uno de los internos, es el más importante constructor de violines.

Foto:

Efe

(Le puede interesar: Ganadores del Gran Mono Núñez, un trío y un dueto de Boyacá)

Los acordes de los violines creados en Odolov han sonado ya en lugares tan emblemáticos como la Catedral de San Vito de Praga y en el Klemetinum de Praga.

La gran recompensa de todo este trabajo, que es voluntario y gratuito, es ver como en el rostro de los reclusos, a menudo adictos a la droga o el alcohol, se dibuja una sonrisa al regalar a niños los instrumentos, asegura el director de la prisión.


EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.