La discapacidad que no conoce trabas, en un relato infantil y juvenil

La discapacidad que no conoce trabas, en un relato infantil y juvenil

La autora australiana Michelle Kadarusman habla de su libro 'La teoría de los colibríes'.

Michelle Kadarusman

Aunque nació en Melbourne (Australia), Kadarusman fijó su residencia en Toronto (Canadá), donde escribe sus relatos.

Foto:

Cortesía de la autora

Por: Cultura 
27 de enero 2020 , 11:34 p.m.

La teoría de los colibríes, el poético título del libro infantil y juvenil de la autora australiana Michelle Kadarusman, publicado en español, tiene un origen juguetón.

Levi, el mejor amigo Alba, la protagonista del relato, es un niño inquieto con los temas científicos
, que goza leyendo los libros del célebre físico Stephen Hawking y se obsesiona por entender las “teorías” científicas.

Entonces, Alba, un poco celosa de la pilera de su mejor amigo, decide crear también su propia hipótesis científica, que bautiza como “teoría sobre los colibríes”. “Pero eso es, precisamente, el secreto que los pequeños lectores deberán descubrir cuando lo lean”, anota la autora riéndose.

Alba tiene los mismos sueños de sus amiguitos, a pesar de que sufre una discapacidad. “En ese sentido, ella lucha por superarse, pero quiere mostrarles a sus compañeros que es igual a ellos”, dice Kadarusman.

De alguna forma, la protagonista simboliza ese mensaje de persistencia en la vida para alcanzar las metas que nos proponemos. “Incluso, a pesar de que las personas a su alrededor le digan que no es posible, ella no se da por vencida”, anota su creadora.

La autora, que vive con su esposo, sus hijos y su perro en Toronto (Canadá), combina la escritura con un proyecto social que ha llamado Raising Readers.

“Fue una iniciativa que creé para que los niños lean por placer y no por obligación. Porque en educación, los procesos se enfocan en su mayoría en cómo aprender a leer y muchas veces descuidan el componente de diversión”, explica Kadarusman.

La autora cuenta que cuando comenzó con esta idea, en 2006, se encontró que en los programas existentes de lectura se podían diferenciar una especie de bloques definidos de libros, según la edad y el nivel escolar. Y a esos niños los obligaban a leer solo esos textos. Si querían tomar un libro de un nivel superior, por ejemplo, no les era permitido.

Uno de mis recuerdos de infancia más vívidos es estar caminando por la biblioteca, escogiendo el libro que me gustaba. Eso me hacía sentir segura e independiente.

“Creo que esa es una de las maneras más certeras para matar a un naciente lector. Pero ahora me siento orgullosa de ver cómo, luego de nuestros esfuerzos, la actitud ha cambiado. Ahora se insiste mucho en Canadá en que los niños lean por diversión”, comenta.

Esta iniciativa se remonta, incluso, a la infancia de la autora, cuando su mamá solía llevarla con sus hermanos a la biblioteca más cercana. “Uno de mis recuerdos de infancia más vívidos es estar caminando por la biblioteca, escogiendo el libro que me gustaba. Eso me hacía sentir segura e independiente. Y, claro –dice–, eso me volvió una lectora apasionada y autónoma. Y el paso siguiente, por lo general, es que disfrutes lanzándote a escribir”.

Michelle Kadarusman

El libro es editado por Norma y tiene 200 páginas.

Foto:

Archivo particular

Para ella, la experiencia más placentera es cuando conversa de los libros con sus pequeños lectores. “Soy una afortunada de poder preguntarles lo que ellos sintieron cuando leyeron el libro y de qué manera los tocó”, anota.

Y eso le pasó también con La teoría de los colibríes. En una oportunidad se encontró con una joven que llevaba el libro y estaba en su silla de ruedas, luego de haber sido sometida a varias cirugías.

“La joven con discapacidad me contó que siempre llevaba el libro con ella cuando iba a una de las revisiones médicas o a algún procedimiento porque esa historia le daba valor cada vez que tenía que enfrentarse a otro tratamiento. Eso ya lo vale todo en la vida”, anota feliz Kadarusman.

Concluye que su primera visita al país, hace poco, la califica de “mágica”. Tuvo la oportunidad de conocer niños de Cali, Medellín, Bucaramanga y Bogotá.

CULTURA@CulturaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.