Andrés Orozco-Estrada le pone su sello a Beethoven

Andrés Orozco-Estrada le pone su sello a Beethoven

Cine Colombia presentará la 'Sinfonía n.° 9' interpretada por el paisa y la Sinfónica de Viena.

La Filarmónica de Bogotá, al ritmo de Orozco

El músico paisa asumirá la dirección de la Sinfónica de Viena en el 2021.

Foto:

Werner Kmetitsch

Por: Yhonatan Loaiza Grisales
16 de junio 2019 , 10:00 p.m.

Durante esa corta caminata de algunos metros, desde el camerino hasta el escenario de la Konzerthaus de Viena (Austria), al director colombiano Andrés Orozco-Estrada se le movía una mezcla de emociones por el cuerpo. Estaba la responsabilidad de dirigir a los músicos de la Orquesta Sinfónica de Viena, que el año pasado lo designó como director titular (cargo que asumirá en el 2021).

Y esa responsabilidad se doblaba por la pieza que iban a interpretar esa noche del 31 de diciembre: la 'Sinfonía n.° 9' de Beethoven, una de las estrellas que alumbra con más intensidad en el firmamento de la historia del arte. También estaba la ilusión de que esa presentación iba a ser transmitida en salas de cine en Colombia unos meses después.

“En la sala, inclusive, estaba mi esposa y mi hija de seis años, quien por primera vez escuchó un concierto completo. Era la combinación de esas cosas, lo humano, lo emotivo, Colombia...”, cuenta el artista paisa durante una entrevista con varios medios colombianos, entre los que estaba EL TIEMPO.

Para la Sinfónica de Viena es una tradición interpretar esta pieza en el último día del año (también lo hacen el 1.° y el 2 de enero), y esta, además, era la primera ocasión en la que Orozco-Estrada dirigía a los músicos tras su nombramiento como director titular. El resultado, en el que también participan cuatro solistas y el coro Wiener Singakademie, se podrá ver en salas de Cine Colombia de once ciudades el 22 y el 23 de junio.

Orozco-Estrada dice que al tratarse de una pieza tan conocida y de una presentación tan tradicional, los músicos de la orquesta tienen ya ciertas cosas adquiridas, unas maneras de tocar que más o menos siempre son las mismas. Ahí fue donde tuvo que aparecer su labor como batuta, para imprimirle una marca personal a la presentación.

“Ellos pueden sentarse y tocarla solos, pero, por otro lado, ahí es donde está el reto y la parte más interesante para mí: cómo logramos crear juntos una versión que de alguna manera sea nuestra, sea auténtica para el momento. También teniendo en cuenta que es el inicio de un viaje que vamos a realizar por varios años, yo con ellos como director titular”, asegura.

A esto se le sumaba el detalle de que se trataba de una función para transmitirse en cine, y por eso, los músicos tuvieron una preparación especial. Por ejemplo, hubo un corto ensayo con una experta en postura, que les recomendaba a los músicos cómo pararse cuando salieran al escenario, les recordaba que había que sonreír y les pedía que no conversaran entre ellos durante la transmisión.

Orozco-Estrada cree que se puede hacer mucho más con esta relación entre la música y la tecnología. De hecho, sueña con que llegue el momento en el que se puedan poner cámaras en los trípodes de cada músico y que el espectador pueda escoger qué ángulo prefiere ver.

“Lo que más me gusta y me emociona es cuando empezamos a descubrir y hacer uso de otros recursos. Lo menciono porque inclusive en Viena, que es una ciudad, un lugar, relativamente conservador, muchas veces han dicho que es peligroso hacer esos conciertos para los cines porque la gente de pronto no va a venir a los conciertos, y eso no es cierto”, afirma.

Para el músico nada podrá reemplazar la sensación de estar en vivo al lado de la música, de sentir que los instrumentos prácticamente están acariciando a los espectadores; pero sí hay detalles muy íntimos que se pueden disfrutar en la pantalla.
Por ejemplo, en esta grabación de la 'Sinfonía n.° 9', las cámaras registran la apasionada manera en la que Orozco-Estrada dirige a sus músicos.

En su atril, el paisa pasa del movimiento intenso de una carrera de cien metros a la calma de un baile suave; incluso, hay momentos en los que sus ojos se cierran y pareciera estar degustando con todo su cuerpo las notas que produce la orquesta.

“Aunque uno esté en la sala de conciertos, casi siempre ve al director de espaldas, se pierde el 90 por ciento de los gestos que hace hacia la orquesta. Esa parte es la compensación para aquellos que no pueden estar en vivo, eso ayuda a sentir cosas que de alguna manera son exclusivas... Por eso mismo, yo le dije a la producción que quería hacer un saludo justo antes de salir al escenario”, relata Orozco-Estrada, que en su camerino responde una corta entrevista antes de que empiece la Sinfonía.

Aunque uno esté en la sala de conciertos, casi siempre ve al director de espaldas

En el cuarto movimiento de la Sinfonía es donde aparece su pasaje más popular, la 'Oda a la alegría', para la que Beethoven se inspiró en el texto escrito por el poeta Friedrich von Schiller.

Justo antes de que empiecen los primeros acordes de este pasaje hay un silencio casi ínfimo, que engrandece la melodía y las voces que están por aparecer.

“Creo que fue el mismo Beethoven o alguien más quien dijo que muchas veces las partes más importantes de la música son los silencios, y es precisamente porque sirven para muchas cosas, bien sea para relajar, para un contraste, para preparar algo o para cambiar. Es como cuando un actor se expresa bien, sabe cuándo hacer la pausa y luego mandar la frase”, dice Orozco-Estrada.

Para lograr esa elocuencia del silencio, el director cuenta que se requiere de un ensayo técnico para definir cuánto tiempo se tiene que sostener esa pausa y qué gesto hacer para que esa tensa calma no se sienta como un momento muerto.

“Hay que buscarle el momento, el punto exacto de equilibrio... Cuando uno consigue ese paso del momento de calma a la explosión de la 'Oda de la alegría' es como si hubieses pasado la meta de primero; ya lo que sigue es celebrar, musicalmente hablando, ese momento que, además, es tan majestuoso”, finaliza.

Dónde y cuándo

22 y 23 de junio, 12 m. En salas de Cine Colombia de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Villavicencio, Ibagué, Manizales, Popayán y Pereira. Informes, en cinecolombia.com.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
Cultura y Entretenimiento
En Twitter: @YhoLoaiza

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.