Juancho Valencia se encuentra con el mambo y el bolero

Juancho Valencia se encuentra con el mambo y el bolero

El colombiano grabó dos discos en Cuba, con músicos y cantantes de la isla.

En La Habana, Juancho Valencia hizo los dos discos en tres días.

En La Habana, Juancho Valencia hizo los dos discos en tres días.

Foto:

Foto: Carlos García

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de junio 2020 , 09:32 p.m.

Se armó una Big Band y fue en La Habana, al mando de Juancho Valencia, uno de los músicos colombianos mejor formados y con mayor conocimiento de los sonidos nacionales y de varios países de América y el Caribe.

En esa Habana calurosa, extraña, exótica, medio derrumbada, nacieron dos álbumes, La fórmula del mambo y En clave de bolero, en un proyecto de producción que lo volvió a unir a la isla, donde ya tiene un respeto ganado, pues obtuvo un galardón Cubadisco con un trabajo con Maite Hontelé.

La canciones son de la autoría de Valencia. En La fórmula del mambo están ¡Mambo caliente!, Qué suerte la mía, Cafecito (en versiones en español e inglés), Cinema popular, Mi chacha, Mambo señorita y Al bailar contigo.

Por su parte, En clave de bolero tiene Sabiduría, Sin razón, Por la carretera, Todo fue un sueño y Gracias.

“Son dos producciones para el sello inglés West One Music y su línea de música latina 'Somos', un trabajo muy interesante porque llegamos a abordar desde afuera y de manera correcta las tradiciones de la interpretación de la música en Cuba”, dice Valencia.

Se grabaron en tiempo récord: fueron tres días, con jornadas de 18 horas diarias. Y como se dice al principio, se hizo una Big Band con músicos y cantantes jóvenes y experimentados, 25 en total.

El mambo y el bolero tienen sus orígenes en Cuba (el primero se hizo conocido a principios de los años 30 del siglo XX y del segundo se tienen noticias desde 1840), pero se internacionalizaron. Por ejemplo, en México Pérez Prado desarrolló otras formas de hacer mambo, y lo mismo sucedió con el bolero en esa país y en otros del continente, donde se dio una apropiación, de ahí que con el paso del tiempo se hayan convertido en géneros que nos definen como cultura latina”, agrega.

De hecho, el mambo también tuvo su propia versión en los Estados Unidos, especialmente en Nueva York en la década de los años 50.

(Además: Así luce la actriz de 'Stranger Things' en su nueva película).

Y Valencia va más allá con la influencia en la música cubana en Colombia, que pasa el mar y “Se siente Córdoba y Sucre (por el cultivo del tabaco que fue apoyado por cubanos conocedores de su siembra) y Bolívar. Influye la cumbia, el vallenato sabanero y las músicas campesinas del interior”, cuenta.

No hay que olvidar, además, que la llamada nación caribe siempre se ha nutrido de sus costas e idiosincrasias, y que en viejas épocas, los cartageneros, samarios y barranquilleros se iban a estudiar a Cuba porque era más cerca que Bogotá.

Estos trabajos no son atemporales, van acordes con los momentos y sirven para bajarle el vértigo a la música actual

“En Antioquia, por ejemplo, Francisco Javier Cisneros, empresario cubano, tuvo a su cargo el ferrocarril y muchos de los trabajadores de este montaje venían de la isla. Y el Pacífico no fue la excepción. En la creación de los grandes ingenios azucareros del Valle del Cauca hubo puertorriqueños y especialmente cubanos, expertos en la parte agrícola pero que llegaron con su música debajo del brazo. Así que la influencia es muy fuerte y se siente en nuestros sonidos”.

(Le puede interesar: 'Love & Bananas', la tierna y tensa historia de un elefante en peligro).

De todo lo anterior y mucho más se ha nutrido Valencia, originario de Medellín y que empezó su camino en la música con Puerto Candelaria, donde ha jugado con ritmos como el chucuchucu, lo latino y lo tropical. Además de músico tiene un gran reconocimiento como productor.

Estos dos discos son otro de sus sueños realizados. Y, de paso, cumplió un capricho: trabajar con Julio Padrón, trompetista, sonero y reconocido jazzista que hizo parte de Irakere; con el saxofonista Alfred Thompson, que también ha sido de la nómina de Irakere, y los pianistas Rolando Luna y Emilio Morales.

Y cantó con Emilia Morales un bolero filin e hizo un dúo con Danay Suárez, “una cantante y compositora maravillosa”, agrega, entre muchos otros que lo acompañaron en estas dos travesías, una elección que Valencia hizo “con pinzas, con museología pero buscando también las nuevas propuestas”, agrega.

“Y aunque se trata de dos géneros con muchos años encima, yo quiero decir que estos trabajos no son atemporales, van acordes con los momentos y sirven para bajarle el vértigo a la música actual”, sigue.

(Siga leyendo: Esteman habla de su primera marcha gay, sin haber 'salido del clóset').

De hecho se trata de unas producciones que llevan a bailar y que no solo exigen los pies alerta, sino los oídos, para tener presente la gran cantidad de sonidos que regalan. Es, ni más ni menos, una fiesta con una Big Band de mediados del siglo XX que también narra lo que llevamos de este siglo en música.

Pero, lo más importante para Valencia, es que espera que 'La fórmula del mambo' y 'En clave de bolero' generen una conversación entre Cuba y Colombia,

CULTURA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.