Intelectuales para las masas y sus antídotos ante el caos del presente

Intelectuales para las masas y sus antídotos ante el caos del presente

Hombres de ciencia, historiadores y filósofos usan las armas del mundo digital para vender ideas.

Slavoj Žižek

Slavoj Žižek es un filósofo, sociólogo, psicoanalista y crítico cultural esloveno muy popular por sus polémicos videos en YouTube.

Foto:

Nick Paleologos

Por: Roberto Careaga C.- El Mercurio (Chile) - GDA
05 de octubre 2019 , 11:48 p.m.

Todo partió en internet. O, para ser más precisos, en YouTube. Es verdad que, antes, el psicólogo canadiense Jordan Peterson había publicado un libro sobre la historia de las creencias y mitos, pero fue cuando subió a la red videos de sus clases que su nombre cruzó las fronteras académicas. 

No eran exactamente consejos los que daba, pero sus análisis de los grupos sociales, de la contingencia, de la felicidad y hasta de la Biblia podían interpretarse como lecciones para enfrentar el mundo. Una vez que dio consejos todo cambió: en una web pública de preguntas y respuestas, Quora, Peterson escribió una lista de máximas sobre lo realmente valioso de la vida y luego todo fue una avalancha.

Hoy Peterson gira por el mundo dando conferencias, se enfrenta en debates sobre el marxismo con el filósofo Slavoj Žižek , lo llaman el pensador “más polémico” de nuestro tiempo y, por cierto, vende: su libro ‘12 reglas para vivir’ lleva más de tres millones de copias vendidas en el mundo.

Seguro se debe al ruido que viene metiendo Peterson con sus opiniones –nunca las políticamente correctas–, pero también por la seductora promesa del título de su libro: es nada menos que un manual para la vida. ¿Autoayuda? Probablemente sí, pero no cualquiera: recurriendo a datos científicos, citas literarias, historias religiosas y a experiencias propias, Peterson va elaborando argumentos para que, supuestamente cualquiera, consiga “un antídoto para el caos”. Ese es, de hecho, el subtítulo de su libro y podría serlo también para una serie de otros ensayos y textos de divulgación que en los últimos años han estado intentado contener el caos.

Es toda una tendencia: científicos, historiadores, filósofos y profesores universitarios que, en vez de seguir utilizando el lenguaje académico, echan mano de un caudal de conocimiento para escribir libros accesibles y contingentes que se vuelven ‘best sellers’ internacionales. Y todos traen una promesa: entender un mundo amenazado. Caótico. Y aunque Paterson parece el más cercano a la autoayuda, autores como el neurobiólogo Steven Pinker, el investigador Marc Pollan , el filósofo Byung Chul Han , el científico António Damásio o el mismo Žižek también están diciéndole al hombre de a pie cómo lidiar con este presente en crisis, desideologizado y apenas religioso. Pero, al contrario del perfil del clásico intelectual público crítico –una figura clásica del siglo XX–, ellos no discuten el sistema. A ellos nadie los rechaza. Al contrario, los medios les abren las puertas, las editoriales los buscan, la gente los aplaude. Incluso los políticos los leen. Ellos buscan soluciones.

Auténticos ‘Best Sellers’

“En un mundo inundado de información irrelevante, la claridad es poder”, dice en la primera línea ‘21 lecciones para el siglo XXI’, el último libro del israelí Yuval Noah Harari , sin duda el mayor fenómeno de ventas de la no ficción de los últimos años a nivel planetario.

Instalados desde hace al menos un año entre los libros más vendidos, los títulos de Harari – ‘Sapiens’, ‘Homo Deus’ y ‘21 lecciones...’– relatan la historia de la humanidad simplificando décadas de conocimiento e investigaciones, pero además presentan repuestas para la indomable contingencia:

“¿Qué implica el ascenso de Donald Trump? ¿Qué podemos hacer con la epidemia de noticias falsas? ¿Por qué está en crisis la democracia liberal? ¿Ha vuelto Dios? ¿Se aproxima una nueva guerra mundial? ¿Qué civilización domina el mundo: Occidente, China, el islam? ¿Tendría Europa que abrir sus puertas a los inmigrantes? ¿Puede el nacionalismo resolver los problemas de la desigualdad y del cambio climático? ¿Qué debemos hacer con respecto al terrorismo?”, se pregunta Harari y, en sus lecciones, entrega respuestas para todo. O casi. Información le sobra.

A ellos nadie los rechaza. Al contrario, los medios les abren las puertas, las editoriales los buscan, la gente los aplaude. Incluso los políticos los leen.

Antes también los hubo. El italiano Umberto Eco fue célebre utilizando las herramientas de la lingüística y la historia para entender al mundo en curso en lecciones públicas y artículos en la prensa. Mucho más masivo que la casta de intelectuales públicos que sacudieron la Francia de los últimos siglos, Eco entendía los códigos de la civilización del espectáculo.

“¿El mundo está mejorando o empeorando?”, se pregunta Steven Pinker en una charla TED disponible en YouTube. Científico cognitivo, Pinker empieza su conferencia haciendo chistes y luego, en 18 minutos, deja sin argumentos a los pesimistas, enarbolando su discurso a favor de la Ilustración.

El video lleva más de 3,5 millones de visitas. No es tanto, pero en YouTube está lleno de entrevistas y conferencias de Pinker que elevan la cifra. Ha vendido muchísimo más su libro ‘En defensa de la Ilustración’, en el que sale a defender la idea de que el hombre jamás ha estado mejor que hoy en la historia y que no hay dudas por qué: los valores racionales ilustrados son los responsables.

‘En defensa de la Ilustración’ –el “libro favorito” de Bill Gates– fue un ‘best seller’ en Estados Unidos, un poco por su absoluta contingencia: Pinker discute abiertamente contra el populismo de Donald Trump, quien al publicarse el libro llegaba a la Casa Blanca. Pero discute contra casi todos: plantea que las ideologías, ya sea de derecha o izquierda, “embrollan el juicio de las personas, enardecen una mentalidad tribal primitiva y las distrae de una comprensión más sólida de la forma de mejorar el mundo”.

En defensa de la Ilustración’ es un volumen sólido en torno a la historia de la Modernidad y la luz que su pensamiento echó sobre la civilización occidental

Y lo que hace Pinker es ofrecer un camino de salida. Una ruta para salir del caos. Un camino conocido: “El adoptar el proyecto ilustrado a partir de las evidencias revela que los presupuestos de la Ilustración no eran una esperanza ingenua”, escribe Pinker.

“La Ilustración ‘ha funcionado’ y tal vez sea la mayor historia jamás contada. Y dado que este triunfo ha sido tan poco reconocido, los ideales subyacentes de la razón, la ciencia y el humanismo también han sido menospreciados. Lejos de constituir un consenso insulso, estos ideales son tratados por los intelectuales actuales con indiferencia, con escepticismo y a veces con desprecio.

A veces, Pinker puede parecer un pastor. Y su religión es la Ilustración. Aunque no es una fe ciega, sino un cúmulo de argumentos, datos y observación: ‘En defensa de la Ilustración’ es un volumen sólido en torno a la historia de la Modernidad y la luz que su pensamiento echó sobre la civilización occidental. Es un texto divulgativo que, de seguro, la academia aprobaría feliz. La misma academia que a muchos de estos ‘best sellers’ mira con sospecha. Lo decía Slavoj Žižek cuando protagonizó un debate con Jordan Peterson en torno al marxismo, el capitalismo y la felicidad: “Antes que nada, quiero dejar establecido que este debate del siglo, como lo han llamado, está siendo protagonizado por dos personas marginadas por la comunidad oficial de la academia”, dijo.

Mano a mano ideológico

El debate fue en Toronto y las tres mil entradas se agotaron en pocos días. Por un lado, Peterson vestido de perfecto traje defendió el capitalismo y, por el otro, Žižek , bastante menos formal, abogó por las aún restantes oportunidades del marxismo. Era un espectáculo, por supuesto, y probablemente los dos ganaron.

El filósofo esloveno Žižek sumó algo más a su conocido prontuario público: alguna vez candidato a Presidente en su país, otra vez amigo íntimo de Lady Gaga, Žižek ha escrito una veintena de libros –desde filosofía dura hasta análisis de películas, pasando por comentarios políticos y reinterpretaciones del marxismo–, pero su alcance mayor ha sido a través de YouTube, intervenciones en redes sociales y prensa. Sus libros se venden bien y él lleva años jugando al provocador pop de la élite intelectual. Y, claro, Peterson era su contendor natural.

Con un canal de YouTube con 2,3 millones de suscriptores, Peterson se ha vuelto un enemigo declarado del feminismo y tiene, entre otros, a una feminista como aliada, Camile Paglia. Su libro ‘12 reglas para vivir’ tiene un apartado de 30 páginas de citas, muchas de la Biblia, y, sin embargo, se lee fácilmente: es una guía amena, aunque tiene un transfondo duro: “Necesitamos reglas, patrones y valores, tanto en la soledad como en compañía. Somos animales de carga y tenemos que aguantar lo que nos ponen encima para justificar nuestra miserable existencia. Necesitamos rutina y tradición. Eso es orden. El orden puede acabar resultando excesivo, y eso no es bueno, pero el caos puede anegarlo todo y ahogarnos”, dice Peterson.

Ahogarnos, dice Peterson, un concepto muy similar al que usa Michael Pollan, un periodista estadounidense que en las últimas décadas se volvió un activista de la comida y que ahora está cada vez más popular con su libro ‘¿Cómo cambiar tu mente?’. El título también suena a autoayuda, pero si bien Pollan también cree que en el interior de uno mismo están las respuestas, él propone una ayuda muy concreta: las drogas sicodélicas.

Tras décadas en descrédito por la medicina, Pollan descubrió que hace algunos años la ciencia había vuelto a experimentar con ellas –el LSD básicamente–, tratando a pacientes con cáncer terminal. Por supuesto, no los sanaban, pero podía ayudarlos a vivir más plenamente. Pollan cree que, incluso, pueden servir de salida de una “rutina que nos apaga”.

Pollan no es un desconocido: en Netflix se lo puede ver en la serie documental ‘Cooked’, sobre la historia de la comida. Esa era su especialidad: tenía varios libros sobre la alimentación, también populares, tanto que en 2010 la revista ‘Time’ lo nombró uno de los personajes más influyentes del mundo. Pollan no es un hippie trasnochado, sino un intelectual que da clases en la Universidad de Harvard y que, un poco como Yuval Noah Harari o el mismo Peterson, él también dice tener una respuesta o una salida ante un presente complejo. Y duro.

Al contrario del perfil del clásico intelectual público crítico, ellos no discuten el sistema.

Pollan se lee como un investigador que ha encontrado una hebra nueva. No hay pocos de esos. Célebre por el libro ‘El error de Descartes’ (1994), el neurólogo portugués, premio Príncipe de Asturias, António Damásio está de regreso con un libro que también pretende ser revelador y, a la vez, permitir una nueva comprensión de la historia humana, ‘El extraño orden de las cosas’. Apuesta por un clásico de la autoayuda, los sentimientos, aunque desde una perspectiva biológica y química: “Mi idea es, en esencia, que la actividad cultural comenzó profundamente unida a los sentimientos y que esta unión ha permanecido intacta. La interacción, tanto favorable como desfavorable, entre el sentimiento y la razón debe ser tomada en cuenta si pretendemos comprender los conflictos y las contradicciones de la condición humana”.

Todos estos nuevos intelectuales suben periódicamente sus charlas a Youtube, las que sirven para elevar exponencialmente las ventas de sus libros. Al tiempo que están diciéndole al hombre de a pie cómo lidiar con este presente en crisis. Al contrario del perfil del clásico intelectual público crítico, ellos no discuten el sistema. A ellos nadie los rechaza. La excepción es Žižek, pero hay que ver la cantidad de gente que lo sigue.

ROBERTO CAREAGA C.
EL MERCURIO (CHILE) 
GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.