25 años sin Kurt Cobain, el genio atormentado

25 años sin Kurt Cobain, el genio atormentado

El legendario líder de Nirvana sigue siendo uno de los mayores ídolos de la ‘Generación X’.

Kurt Cobain

Ni el fervor que despertaba en el público de casi medio mundo ni la fascinación que producía en la crítica sacaron a Kurt Cobain de la oscuridad.

Foto:

EFE

Por: Nicolás Hernández Gómez
06 de abril 2019 , 11:00 p.m.

“Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando, ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo ‘rock’n’roll’. Me siento increíblemente culpable”, escribió Kurt Cobain en la nota de despedida que se encontró junto a su cadáver y que les dedicó a Boddah, su amigo imaginario de la infancia; a su esposa, Courtney Love, y a su hija Frances. Cobain murió el 5 de abril de 1994. Se disparó con una escopeta. Y se convirtió en un ilustre miembro más del llamado Club de los 27, donde aparecen figuras como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Amy Winehouse, quienes también fallecieron a los 27 años.

Con tres discos publicados, la muerte de Cobain agrandó la leyenda del músico que lideraba Nirvana, la gran banda del ‘grunge’, aquel género surgido en Seattle que marcó el final de los 80 y el principio de la década de los 90.

Guitarras distorsionadas, sumadas a letras melancólicas y crudas sobre un sonido pegajoso sintonizaron con millones de jóvenes que, hasta ese momento, no se identificaban con los valores de su sociedad.

Era la llamada ‘Generación X’ (personas nacidas entre 1961 y 1979), esa que miraba el mundo con pesimismo e indiferencia. La ‘X’ representaba una incógnita, una variable desconocida que Kurt Cobain fue capaz de liderar.

Con su pelo rubio hasta el cuello, su ropa desgastada y desaliñada y su carácter despreocupado, Kurt Cobain se convirtió en un ídolo entre esos jóvenes. Un ídolo atormentado que componía canciones en contravía de lo establecido, pero que ni siquiera aspiraban a cambiar el mundo.

Temas como ‘Smells like Teen Spirit’, del álbum ‘Nevermind’, se convirtieron en himnos. “Era mi ídolo, sus canciones me inspiraron, me dieron valor y me ayudaron a seguir adelante; y de repente no tenerlas más fue duro”, recuerda Angélica Estrada, ‘fan’ de Kurt Cobain.

Ni el fervor que despertaba en el público de casi medio mundo ni la fascinación que producía en la crítica sacaron a Cobain de la oscuridad. Desde muy joven pasó por intensos periodos de depresión que se intensificaron cuando llegó el éxito.

Familia separada

El primer episodio que marcó su vida ocurrió a los nueve años, cuando sus padres se separaron. En una época donde ‘amar para siempre’ era una obligación, el pequeño Kurt asumió esa decisión con absoluta vergüenza. Nunca habló de ello con sus compañeros de la escuela.

Y nunca, al parecer, lo superó. Especialmente porque su padre, Donald Cobain, le había prometido que no se casaría de nuevo. Una promesa incumplida, pues contrajo matrimonio después con Jennifer, ‘la típica madrastra malvada’, como la definía Kurt. “Él quería una casa por su familia rota”, dijo Krist Novoselic, amigo y miembro de la banda.

La separación de sus padres no fue lo único que le afectó. Vendrían más capítulos dramáticos. Y estaba también el factor hereditario: parte de su familia había sufrido depresión o se había suicidado, como pasó con sus dos tíos abuelos y con su bisabuelo materno. El mismo músico aseguraba que tenía ‘genes suicidas’.

De hecho, Cobain coqueteó con el suicidio desde muy temprana edad. Cuando estaba en octavo grado, el músico presenció una escena macabra que también lo impactaría. De camino al colegio, él y dos amigos decidieron tomar un atajo. Iban por el bosque cuando se encontraron con el cuerpo de un joven ahorcado. “Fue lo más grotesco que jamás vi”, contó Rod Marsch, uno de los jóvenes que lo acompañaban. Cobain pareció sentir una extraña fascinación, pues permaneció largo rato observando el cuerpo. De ahí en adelante hablaba del suicidio con tono sarcástico, asegurando que, eventualmente, él también se iría del mismo modo.

Antes de los 18 años, con la intención de acabar con su vida, se sentó en una vía férrea con piedras amarradas a sus pies para que lo arrollara el tren. Sin embargo, cuando la locomotora llegó, pasó por el riel contrario. Su primer intento fallido de suicidio se sumó al fracaso escolar y social que ya enfrentaba.

La enfermedad tampoco lo abandonaba. Desde muy pequeño sufría de fuertes dolores estomacales que los doctores no se explicaban. Por eso, dicen, Cobain cantaba desde el estómago. Y por eso, dicen los que estuvieron cerca, tosía sangre.

Como los médicos no encontraban una cura para su malestar, el cantante de Nirvana halló una aliada en la marihuana. Cobain contaba que la hierba lo relajaba y lo ayudaba a evitar las continuas crisis nerviosas que lo aquejaban desde su pubertad. Y era, además, su antídoto contra la soledad.

En 1987, cuando tenía veinte años, probó la heroína. Nunca más la abandonó. Según el documental ‘Montage of Heck’, de Brett Morgen para HBO, los siguientes años, incluida la etapa en la que se consolidó Nirvana, no dejó de consumirla.

El 5 de abril de 1994, cuatro días después de escaparse de un centro de rehabilitación en California, Kurt Cobain se quitó la vida. No fue sino hasta el 8 de abril que un electricista encontró su cuerpo y llamó a la estación de Seattle KXRX-FM. “Tengo la exclusiva del siglo”, dijo. Y añadió: “Van a tener que darme muchas entradas a conciertos por esto”.

Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando, ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo ‘rock’n’roll’. Me siento increíblemente culpable

Homenajes a la leyenda

Los 25 años de la muerte de Kurt Cobain han revivido su figura. Varios libros recrean su historia. Uno de ellos, cuyo lanzamiento está previsto para este domingo, es ‘Una biografía’, ilustrado por David M. Buisán y escrito por David Aceituno. Los autores hacen un repaso de los episodios más destacados de la vida del artista. Además de la música, muestran el interés que Cobain tenía por el cine, los cómics y su gran talento para el dibujo.

La otra publicación es ‘Serving the Servant: Remembering Kurt Cobain’, que salió al mercado el viernes, y fue escrito por su exmánager, Danny Goldberg.

“Su imagen en los medios se tornó un poco distorsionada y no se centró tanto en su vida y su arte”, dijo Goldberg, quien recuerda un Cobain adelantado a su época, cuyo ingenio y humanidad brillaron a través de su personalidad melancólica y sombría.

NICOLÁS HERNÁNDEZ GÓMEZ
Escuela de periodismo EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.