Secciones
Síguenos en:
Hemingway: su amor por España y los toros a 60 años de su deceso
Ernest Hemingway

Hemingway escribiendo durante una viaje de caza en Kenia, en 1952. 

Foto:

Getty Images

Hemingway: su amor por España y los toros a 60 años de su deceso

Hemingway escribiendo durante una viaje de caza en Kenia, en 1952. 

FOTO:

Getty Images

A principios de julio se cumplió la sexta década desde que el Nobel estadounidense se suicidara. 

El escritor Ernest Hemingway (1899- 1961, Estados Unidos) se quitó la vida en su casa de Ketchum, en el estado estadounidense de Idaho, el 2 de julio, poniendo fin a un proceso de destrucción personal enhebrado al alcohol, los delirios y el enfrentamiento a sus propios demonios familiares.

Es considerado como uno de los grandes autores estadounidenses, cuya obra hace parte de la literatura clásica del siglo XX y es caracterizada por su estilo sobrio.
Ganó el Premio Pulitzer en 1953 por El viejo y el mar y al año siguiente el Premio Nobel de Literatura por su obra completa.

Conocido por sus múltiples viajes y su cercanía con diferentes culturas, como la cubana, Hemingway también tuvo una importante relación con España.

(Le puede interesar: Los libros que más se están leyendo en Colombia).

De hecho, su fugaz visita al país ibérico en 1960 constituyó una de sus últimas travesías. Pero un año antes pudo disfrutar por última vez de las fiestas de San Fermín (que universalizó a través de sus libros y visitas) y vivir en primera línea aquel enfrentamiento taurino y personal entre Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez que pasaría a la historia como El verano peligroso.

Este libro lo escribió mientras se alojaba en La Cónsula, propiedad de la familia Davis, en Málaga, que lo llevó, a partir del 21 de julio (día de su nacimiento) de 2021, a protagonizar la nueva placa ‘Málaga hace historia’ en dicha propiedad; donde, además, celebró con una fastuosa fiesta su cumpleaños número 60.

El escritor norteamericano había “descubierto” España en julio de 1923, después de participar como conductor de ambulancias en la Primera Guerra Mundial, donde fue gravemente herido.

Turistas visitan la casa museo de Ernest Hemingway, en donde el escritor norteamericano vivió junto a su esposa Pauline.

Foto:

AFP

El encuentro con el país que tanto amó se produjo en plenas fiestas pamplónicas hace casi un siglo. Y llegó el flechazo. Aquel viaje iniciático se vería reflejado en Fiesta, su primera novela.

Fiesta no dejaba de ser un retrato fiel del periplo sanferminero del periodista veinteañero y su breve tropa de acompañantes, pero también era una nítida radiografía de aquella ‘generación perdida’ de entreguerras que encarnaron otros autores como John Dos Passos y Scott Fitzgerald.

Las visitas a España y su reencuentro con los sanfermines se prodigaron a través de la década pero hay que subrayar un encuentro crucial que cambiaría la historia personal del escritor.

Se trata de la compleja amistad iniciada en 1925 con Cayetano Ordóñez ‘Niño de la Palma’, torero que también se vería retratado literariamente en Muerte en la tarde bajo el nombre ficticio de Pedro Romero.

(También puede leer: La Biblia: el libro más leído del mundo).

El estallido de la Guerra Civil Española marcó su retorno a la piel de toro como corresponsal bélico comprometido con la causa perdida de la II República.
Aquellas experiencias vitales, una vez más, se iban a ver reflejadas en otro libro: Por quién doblan las campanas, título extraído de un potente poema del siglo XVI del británico John Donne.

De vuelta a España

Tuvieron que pasar casi tres lustros para que el escritor, en plena decadencia física y personal, volviera al país que tanto amó. Fue en 1953, año de su redescubrimiento de Pamplona y las fiestas de San Fermín.

Antonio Ordóñez, que había tomado la alternativa sólo dos años antes, propició una cita entre ambos que culminó con una cena en el célebre restaurante Las Pocholas.

El recuerdo del Niño de la Palma, padre del genial diestro rondeño, gravitaba en ese reencuentro personal que suponía el inicio de una peculiar amistad filial.
Ordóñez siempre llamó al escritor ‘Papá Ernesto’ y lo paseó de plaza en plaza formando parte de su séquito.

El autor de El viejo y el mar volvería por última vez a Pamplona, en 1959, transformado en una auténtica celebridad gracias al premio Nobel que ganó en 1954 y, sobre todo, a la extraordinaria difusión de su libro Fiesta, convertido en el cuaderno de bitácora de los primeros visitantes extranjeros a las fiestas navarras.

(Lea también: La Alejandría personal de la poesía de Konstantinos Kavafis).

'Nadie es una isla', de Álvaro Barrios, pintura nacida del poema de John Donne de donde sale el título de 'Por quién doblan las campanas' de Hemingway

Foto:

Museo de Arte Moderno de Bogotá

Hemingway se había comprometido con la revista Life en 1959 para reportajear el enfrentamiento en los ruedos de Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez que el escritor, de alguna manera, fabuló contribuyendo a la mitificación de aquella competencia que, en cualquier caso, acabó siendo real y sangrienta.

El diestro rondeño había entrado en la órbita de la casa Dominguín por la vía del apoderamiento. Esa cercanía favoreció el noviazgo y posterior boda con Carmen, la hermana de Luis Miguel e hija del viejo Domingo Dominguín.

La relación entre los dos cuñados era tremendamente compleja -eran dos gallos imponentes en el mismo corral- y el apoderamiento se rompió en 1956, volviendo Ordóñez al redil de la casa Camará.

El último verano

Domingo Dominguín, en su lecho de muerte, quiso arreglar el distanciamiento entre su hijo y su yerno e hizo prometer a Luis Miguel que volvería a alternar con Antonio.

El patriarca falleció al declinar la temporada y al alborear la de 1959 se anunció que Ordóñez y Dominguín iban a torear juntos bajo la dirección de Dominguito, hermano mayor de Luis Miguel.

El llamado “verano peligroso” en realidad se limitó a diez corridas de toros, pero las chispas saltaron especialmente en los mano a mano que se programaron en las plazas de Valencia, Málaga, Ciudad Real y Bayona.

(Además: Libro del mes: Mugre Rosa de Fernanda Trías).

No hubo trampa ni cartón: Antonio cayó herido en Aranjuez, Palma de Mallorca y Dax; su cuñado Luis Miguel recibiría las heridas más graves en Málaga y Bilbao.

Luis Miguel cumplió la promesa que le había hecho a su padre y volvería a coincidir con Antonio en algunos carteles de la temporada del 60, pero con la muerte del patriarca de los Dominguín, aquello tenía los días contados.

El apoderamiento se rompió y Luis Miguel se retiró del toreo aquel año. No volvieron a torear juntos.

La crónica de aquel enfrentamiento había sobrepasado ampliamente los límites de espacio marcados por la revista norteamericana, convirtiéndose, finalmente, en su testamento literario bajo el título de El verano peligroso.

Para entonces, el viejo escritor ya había rebasado un punto de no retorno marcado por el alcohol y los delirios. Al amanecer del 2 de julio de 1961, a punto de cumplir los 62 años, cogió una escopeta de su armero y se disparó en la cabeza.

ÁLVARO RODRÍGUEZ DEL MORAL
EFE
SEVILLA

Más noticias

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.