El camino de 'El Sol de México' hasta su concierto en Bogotá

El camino de 'El Sol de México' hasta su concierto en Bogotá

La gira de Luis Miguel, entre la admiración y las críticas. En Bogotá lo esperan 30.000 personas.

Luis MIguel

Luis Miguel, cantante mexicano, durante su concierto en Perú.

Foto:

Lino Chipana / El Comercio de Lima / GDA

Por: LILIANA MARTÍNEZ POLO
15 de marzo 2019 , 05:34 p.m.

La renovada oleada de amor que inspiró Luis Miguel tras el éxito de la serie de Netflix basada en su biografía autorizada se ha hecho sentir en cada tramo de la gira que el cantante mexicano —nacido en Puerto Rico, el 19 de abril de 1970— viene realizando por diferentes países de América Latina. Esto se ve en el lleno de los escenarios y la incondicionalidad de quienes lo adoran.

El turno ahora es para Colombia. El artista se presentará mañana en el estadio Nemesio Camacho El Campín. Se esperan cerca de 30.000 espectadores.

Luis Miguel viene llenando estadios o grandes escenarios. Incluso, ha repetido fechas, como en Buenos Aires el primero y el 2 de marzo. El fervor ha hecho madrugar a sus fanáticos, que van hasta los aeropuertos con pancartas y regalos (como un dibujo de su madre) para demostrar su afecto al artista.

A la par, sin embargo, se han escuchado feroces críticas de sus conciertos. En Chile adoraron el espectáculo. Luis Miguel parecía haber conjurado el fantasma del tramo anterior de la gira, cuyas noticias hablaban de presentaciones que terminaban antes de lo esperado o de un bajón en la calidad de su voz. En Argentina fueron implacables:

“La ficción lo humanizó —relata la periodista Nancy Duré en su informe sobre el primer concierto en Buenos Aires, en Infobae—. Y ahora el público le perdona hasta los berrinches que les hace a los sonidistas, como los que demostró mientras hacia el popurrí de Un hombre busca a una mujer, Cuestión de piel y Oro de ley”. En La Nación de Buenos Aires, Ivanna Zanella describió así apartes del recital, para el cual se calculó una asistencia de 40.000 personas:

“La perfección de la puesta en escena solo es interrumpida por las pausas silenciosas que se suceden entre las canciones, que aplacan de a ratos el fervor de los fanáticos que le gritan: “Se escucha bien”. El artista percibe problemas de sonido, que indica a sus técnicos al golpear el micrófono (...). Pero el público continúa alentándolo y brindándole toda la comprensión”.

En el paso de la gira por Argentina, otra noticia opacó lo musical: la de una fiesta que se salió de control en la habitación que ocupaba el artista en el hotel Faena de Buenos Aires de la que trascendió —sin que nadie del equipo de Luis Miguel lo confirmara o lo negara— que el ‘Sol de México’ necesitó asistencia médica.

Se habló de “taquicardia” y “congestión alcohólica”, pero también de drogas y desenfreno. Se armó toda una novela sobre una desavenencia con su actual pareja, Mollie Gould, de 19 años (una de sus coristas).

Lo cierto es que Luis Miguel —aunque con horas de retraso— llegó a Paraguay el 7 de marzo y realizó su show en Asunción ante 16.000 personas.

Le siguió Lima, el domingo pasado, en el Jockey Club. También allí, la crítica se mostró severa: ‘Cuando el Sol ya no calienta tanto’, tituló su crónica Miguel Rocca, del diario El Comercio.

Hablaba de los cinco años de ausencia (en Colombia, la espera fue de cuatro), del temprano sold out del show que congregó a 20.000 personas. De la hora de más que el público tuvo que esperarlo (se anunció que estaría en tarima a las 8:30 p. m. y el artista salió pasadas las 9:30, cosa que también hizo en otros lugares) y de la expectativa sobre si cantaría bien, si le dejaría esa responsabilidad —la de cantar— al público o si tendría a la mano el “mítico doble” que le atribuyen.

“Es más la banda y el público sosteniendo la canción que el mismo artista —señaló la reseña—. Aun así, los gritos ensordecedores se apoderan del Jockey Club al término de cada canción”.

El concierto en la capital peruana fue de 2 horas y 15 minutos, hubo tres cambios de ropa, momentos de largos silencios y popurrís que reunían en una sola secuencia sus canciones más famosas (acortándolas, de paso). Pero la sensación que quedó, para algunos, es que pudo tratarse de un “karaoke muy caro”.

También tuvo defensores: “Es mentira que hizo playback, es mezquino decir que no tiene la voz de antes —protestó la periodista Gabriela Machuca, asistente al concierto—. En vivo siempre es más sorprendente, incluso que en los discos. Luis Miguel hace con los agudos y los graves lo que a él le da la gana”.

De Lima pasó a Guayaquil (Ecuador), donde se lo esperaba para el concierto del miércoles. Seguidores y artista telonera estuvieron puntuales en el estadio Modelo Alberto Spencer. Lo esperaron bajo un aguacero a lo largo de dos horas. Allí nunca salió el Sol.

El concierto se suspendió. “Las pantallas se dañaron, los generadores se dañaron por el agua que cayó directo”, explicaba el empresario hace dos noches, según informó La República de Ecuador. Los medios informaron que el gobernador local le pidió a un juez que no dejara salir a Luis Miguel de ese país (cosa que el mandatario negaría al día siguiente en rueda de prensa). Pero el artista, que viaja en avión privado, ya había volado.

En Bogotá la cita es el sábado (y después del tramo por América Latina vendrá una nueva tanda de shows en Estados Unidos). Los equipos están dispuestos, a Luis Miguel lo espera el camerino tal como lo pide en cada lugar que visita (con frutas, agua, té).

Se espera que al salir mantenga un largo silencio para recibir los gritos de emoción de sus seguidores, antes de interpretar Si te vas. Le seguirán los éxitos de su carrera –incluidos los de su infancia–. Cuando calienta el sol, La incondicional, Suave, Fría como el viento, Tengo todo excepto a ti están en el repertorio.

El público en Bogotá pagó boletas que van desde los 91.500 hasta los 789.000 pesos (la taquilla oficial es Eticket.com). Se espera que los asistentes entren al estadio desde las 5 p. m., y se fijó para las 8:30 el comienzo del espectáculo.

Pese a todo, aunque Luis Miguel no suele hacer bis al terminar el recital, cuando llega el final, la constante es que sus seguidores no quieran dejarlo ir.

Dónde y cuándo

Luis Miguel. Gira ‘México por siempre’ en Bogotá. 16 de marzo. Estadio el Campín. Abren puertas: 5:30 p. m. ‘Show’: 8:30 p. m. Solo mayores de edad. Boletas: Eticket. Informes: (1) 7940900

LILIANA MARTÍNEZ POLO@Lilangmartin

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.