¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Música y Libros

Fernando León de Aranoa: ‘Quiero transmitir la personalidad de Joaquín’

Foto:

Reproducir Video

El director de EL TIEMPO, Andrés Mompotes, sostuvo una animada charla con el cineasta español.

gabriela herrera gómez
El Hay Festival de Cartagena cumple 18 años e inauguró esta edición por todo lo alto con un homenaje cinematográfico a la vida de uno de los cantantes más importantes de Iberoamérica: Joaquín Sabina.
Sintiéndolo mucho, el documental que cuenta la vida del autor de 19 días y 500 noches, se estrenó en la Heroica, tras una animada charla de Andrés Mompotes, director de EL TIEMPO, y el director de la cinta, Fernando León de Aranoa, una de las voces más relevantes del cine español. La charla tuvo el apoyo de EL TIEMPO y Samsung.
El cineasta advirtió que el verdadero origen del documental no ocurrió hace 13 años —cuando empezó el rodaje—, sino hace más de 30 años, sin él saberlo, cuando se enamoró de la música de Sabina. “Cuando todavía ni siquiera sabía que iba a hacer películas, compré el primer disco de Joaquín y entendí todo, sentí que las canciones me hablaban a mí”.
Sin embargo, el vínculo que lo unió indefinidamente con su artista favorito inició hace 20 años por iniciativa de Sabina, quien le profesaba la misma admiración. Este se contactó con el periodista Luis Alegre, un amigo en común, quien organizó una cena para conocerse.
“Él llegó al restaurante en el que cenábamos con algunos de sus libros de sonetos haciendo alusión a mi película Barrio y Los lunes al sol, y me los dedicó. Y me tocó decirle: ‘Joaquín es al contrario: el admirador soy yo’”, recordó el cineasta.
León de Aranoa es el director de cintas como Barrio (1998), Los lunes al sol (2002), Lovin Pablo (2017), El buen patrón (2021), galardonado con 10 premios Goya, entre otros, y autor de la antología de relatos cortos Aquí yacen dragones (2013).
No obstante, en esta charla contó que su pasión inicial fue el dibujo. “Yo imaginaba otra vida distinta, no era el cine, era el dibujo. Iba a estudiar Bellas Artes. Preparé el examen de ingreso, un carboncillo y por un error administrativo no pude y terminé en la Facultad de Comunicación... Después de unos meses estudiando esta carrera, me enamoré de la escritura de guiones”.
En la charla, también hubo espacio para reflexionar sobre escritura, poesía y amistad.

En la charla, también hubo espacio para reflexionar sobre escritura, poesía y amistad.

Foto:César Alandete

Las películas más icónicas

El director de EL TIEMPO, Andrés Mompotes, hizo una introducción sobre sus grandes cintas y el mensaje inherente en ellas: la amistad. En Barrio se presenta el encuentro de tres amigos en la mitad de la adolescencia y adultez, con la imposibilidad de salir de un barrio de Madrid. “Me interesa ese momento de la vida en el que todo es posible y que la vida depende de las decisiones. No solo de las nuestras, sino de las que toman otros”, dijo el cineasta.
En su siguiente gran película Los lunes al sol, el protagonista fue Javier Bardem, y en la charla apareció el curioso encuentro que tuvieron en una esquina de Las Vegas. “Yo estaba escribiendo Los lunes al sol y salió un proyecto sobre un músico llamado Juan García Esquivel que tuvo éxito en los años 60. Estaba en mi documentación para el guion en Las Vegas, pero el último día, cuando ya deseaba irme, escucho una voz que dice ‘¿qué haces aquí, Fernando León?’. Y era Bardem”. El cineasta recuerda con gracia: “No nos conocíamos y por supuesto sabíamos el uno del otro. ¡Pero nos conocimos en Las Vegas y vivimos en Madrid a un barrio de distancia!”.
Ese primer encuentro se prolongó esa noche hasta que el cineasta tuvo que tomar el avión a las 5 de la mañana. Sin embargo, esa casualidad significó el inicio de una conexión que se convirtió en el gran trabajo de Los lunes al sol, una cinta que reflexiona sobre la identidad y su relación con el desempleo.
Según recordó el director de El buen patrón, Bardem lo llamó a las tres de la mañana cuando iba en la mitad de la lectura del guion y aceptó encantado el papel. “En ese trabajo incorporé a Javier muy pronto, con su personaje de Santa, que representa de alguna manera un personaje de resistencia”. También señaló que fue una cinta con un proceso de documentación de varios años que para él resultó apasionante.
El director de EL TIEMPO hizo énfasis en la compleja habilidad que tienen directores como León para tocar temas dolorosos a través de la comedia social y preguntó si consideraba que el humor era el mejor camino para llegar a estos. “No siento que el humor sea una herramienta, lo veo más como parte esencial de la vida”, reflexionó el cineasta. “Creo que el humor es inevitable, inherente a la vida y en la película dejo que fluya. Busco que el humor surja de lo más íntimo de los personajes. El dolor es en lo que todos nos reconocemos”.
En esa línea, otra reflexión importante fue el carácter de su obra como cine de compromiso y ligado notablemente a las problemáticas sociales y económicas. No obstante, el cineasta respondió que el compromiso también se relacionaba con la pasión y no solo con la temática. “Una forma de compromiso es hacer lo que quieres hacer, con el deseo y la pasión, el que defiendes más allá de las dificultades”. Pero añadió: “No puedo negar que he hecho documentales y me ha gustado acercarme a realidades sociales”.
El teatro Adolfo Mejía se llenó para darle la bienvenida a esta nueva edición del Hay Festival de Cartagena.

El teatro Adolfo Mejía se llenó para darle la bienvenida a esta nueva edición del Hay Festival de Cartagena.

Foto:César Alandete

El invitado sorpresa

Cuando el director de cine publicó su antología de cuentos Aquí yacen dragones (2013), Joaquín Sabina leyó algunos fragmentos del libro en su lanzamiento. En un punto de la charla, el director de EL TIEMPO le recordó a la audiencia ese momento e invitó a escuchar algunos minutos la grabación. El público siguió la lectura con varios aplausos.
Sin embargo, el momento más emocionante de la charla sucedió con el anuncio del invitado especial. Mompotes anunció la presencia virtual de Joaquín Sabina, quien apareció detrás de la pantalla con una camiseta de rayas y su sombrero habitual en su biblioteca. “Que envidia verlos en Cartagena de Indias”, expresó. Y señaló —para alegría del público— que se estaba preparando para su concierto del 1.º de marzo en Bogotá.
“Fernando, además de hermano, es un maestro absoluto” fue lo primero que dijo el músico sobre el director de cine. “Aparte del mejor director de cine en español, es un estupendo escritor como demuestra este libro. Yo llevo años pintando mucho y Fernando es un dibujante maravilloso. O sea que es un hombre del Renacimiento en pleno siglo XXI”, anotó.
Respecto al documental, el director de EL TIEMPO preguntó por su origen. “Sucedió hace 13 años”, comentó León. “Joaquín fue el de la idea. ‘¿Por qué no te vienes conmigo, yo voy a grabar un disco?’, me dijo. Desde entonces ha sido un rodaje intermitente”.
Una de las escenas del documental que muestra el nivel de cercanía entre estos dos artistas es el plano de Sabina cantando en la ducha. El cantautor señala que invitó al cineasta a sentirse cómodo en su casa: “Yo le dije: aquí no hay nada prohibido, sácame cagando”.
Mompotes preguntó por el origen de la canción que le da nombre al documental Sintiéndolo mucho. Sabina respondió primero y afirmó que cuando vio el trabajo de su amigo, quiso crear una canción inédita en su honor. No obstante, el creador del nombre fue el múltiple ganador del Goya. “En los primeros viajes a México, tenía listas de títulos y lo había olvidado. Pero encontré el papel y lo vi. Me pareció que después del rodaje del documental tenía un valor distinto, esa idea de disfrutarlo todo cuando es bueno, padecerlo cuando es malo. Es una manera de celebrar la vida en cada palabra”.
“El documental es lo más obsceno que he hecho nunca, porque en muchos lugares he enseñado el culo, pero en este documental enseño el alma”, anotó Sabina, lo cual produjo risas y aplausos en el público. Este también aprovechó la charla para saludar a su gran amigo Juan Gabriel Vásquez, de quien dijo que era el mejor escritor de Latinoamérica e incluso de Iberoamérica.
Posteriormente, reflexionaron sobre las dificultades y momentos dramáticos de un rodaje que duró 13 años. Recordaron el accidente de Sabina en concierto, cuando estaba cantando con Joan Manuel Serrat y cayó del escenario. “No fue nada, estábamos grabando ese concierto con Serrat de cumpleaños y bueno, sucedió en la tercera canción, yo estaba en el backstage y escuché la impresión del público”, anotó el director. “Me quedo con un momento del silencio de 10 a 15 minutos, había mucho respeto, silencio. La gente estaba muy conmovida”. Tras ese accidente, Sabina tuvo que ser llevado al hospital, donde lo operaron dos veces en la clavícula y tuvo un hematoma. Sin embargo, el cantautor señaló con una ligera sonrisa que no recordaba nada de esa experiencia.
El director del periódico les preguntó a sus dos invitados acerca de sus expectativas respecto al documental. Sabina comentó que para él lo más importante es que el público pudiera ver a la persona, en vez del cantante. “Lo que no me gusta es que muchos han llorado y no entiendo por qué. Que no lloren, que se rían”, añadió.
León de Aranoa afirmó que quería compartir esa proximidad que tuvo con el cantante. “A mí me gusta el cine documental cuando está hecho de momentos vivos, y que transmite la emoción de lo que se ha vivido. Me gusta transmitir la sensación de estar ahí, lo que yo experimenté, la emoción, la risa. Y quiero transmitir la personalidad de Joaquín, esa cosa de no tomarse a sí mismo demasiado en serio. Que se parezca a él, que tenga humor, belleza y todo eso”, destacó durante la charla  que tuvo el apoyo de EL TIEMPO y Samsung.
La vida de Joaquín Sabina es homenajeada rotundamente en este documental. Antes de finalizar con las preguntas del público, esta leyenda de la música se despidió con una de las lecciones que ha aprendido en su vida. “Hay que tomarse el oficio en serio, pero no a uno mismo”, expresó.
Por último, el director de cine le dejó un consejo clave e invaluable a un estudiante de la Universidad del Norte que estaba interesado en seguir sus pasos: “Cuando tengas fe en una historia y en algo que quieras contar, debes defenderla, pelearla, mostrarla y ser permeable a lo que escuchas. Quiero transmitirte que sí es posible, no es un sueño inalcanzable, y cuando consigas hacerlo, defiende lo que tú crees y no comprometas tu visión de las cosas”.
GABRIELA HERRERA GÓMEZ
PERIODISTA DE BOCAS
@gabrielahergo
gabriela herrera gómez
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO