Soldados, quienismo, grotesco, revaluar, gente, superricos

Soldados, quienismo, grotesco, revaluar, gente, superricos

Fernando Ávila analiza el uso del idioma en su columna 'El lenguaje en el tiempo'. 

Foto:
Por: Fernando Ávila
26 de marzo 2019 , 07:37 p.m.

“La explosión dejó tres soldados muertos y seis personas heridas” (Canal Caracol). Mejor: “… tres soldados muertos y otras seis personas heridas”, pues los soldados también son personas. Otra opción: “… tres soldados muertos y seis civiles heridos”.

Quienismo

La reseña de la película Boyacomán y la esmeralda sagrada dice: “Pero todo se complica cuando un arqueólogo quien le entrega un mapa que conduce a una gran esmeralda…”. Este “quien”, que es pronombre, hace aquí erróneamente el oficio de conjunción.

En las frases “Debe firmar el gerente, a quien autoriza la Junta” y “Debe firmar el gerente, que está autorizado por la Junta”, tanto el “quien” como el “que” son pronombres.

En cambio, en frases como “La señora que sirve tintos renunció” y “El arqueólogo que entrega el mapa no está”, “que” es conjunción, y no puede reemplazarse por “quien”, que no lo es. Este uso abusivo del pronombre “quien” se llama quienismo.

Para mayor claridad, “que” puede ser pronombre, “El edificio de Avianca, que queda en la 7.ª con 16, se incendió en 1973” (hay un inciso que comienza con un “que” equivalente a “el cual”, es decir, pronombre).

Y “que” puede ser conjunción, “El edificio que queda en la 7.ª con 16 se incendió en 1973” (no hay inciso, sino expresión adjetiva que empieza con la conjunción “que”, la misma que va en “camarón que se duerme”, “perro que ladra”, “mugre que no mata”, ninguno de ellos cambiable por “el cual” ni por “quien”.

Grotesco

“La violencia económica más grotesca es la de las mujeres de la tercera edad cuyos hijos se niegan a responder por ellas” (Cromos). Comentario: Grotesco es ‘que mueve a risa’, ‘ridículo’, ‘de poca importancia’ y lo que quiere decir la entrevistada, visto el contexto, es todo lo contrario, que es una conducta gravísima, que no debería suceder.

Tal vez confunde grotesca con grosera, uno de cuyos significados es ‘error evidente e importante’.

Revaluar

“Esta bogotana decidió reevaluar su relación con el dinero” (Cromos). Mejor: “… revaluar…”, con una sola e. Así figura en el diccionario normativo de la Academia, con el sentido de ‘volver a evaluar’.

Gente

“Gente que han aportado al desarrollo de Ibagué” (Caracol Radio). Mejor: “Gente que ha aportado…”, con el verbo en singular, pues el sujeto, gente, es singular, aunque se refiera a un grupo de varias personas. Es similar a la concordancia que hay en “El pelotón llegó a tiempo” (no “llegaron”) y “La pareja se fue de luna de miel” (no “se fueron”).

Superricos

“El trabajo de Piketty muestra la emergencia de los super ricos”. Mejor: “… superricos…”, pegado, como superintendente, superratón, superrisible.

FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y y creación literaria. @fernandoavila52

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina