10 frases infaltables de Estanislao Zuleta, a 30 años su muerte

10 frases infaltables de Estanislao Zuleta, a 30 años su muerte

Perfil y palabras memorables del pensador colombiano, al cumplirse 30 años de su muerte.

Esta es la Universidad del Valle, sede Meléndez, en el sur de Cali.

Su segunda casa fue la Universidad del Valle, que le otorgó el doctorado honoris causa.

Foto:

EL TIEMPO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de febrero 2020 , 09:03 a.m.

Si el intelectual Estanislao Zuleta creyó en Colombia, debió ser por su futuro, mas no por su presente.

Su inteligencia le dictó que se retirara del colegio cuando cursaba tercero de bachillerato: no confiaba en la educación colombiana. Pero debió confiar en sus posibilidades. Siendo autodidacta, la Universidad del Valle le dio el título de Doctor Honoris Causa.

Memoria prodigiosa, capacidad analítica. Así fue como desmenuzó pacientemente los trabajos de algunos autores de literatura universal y como se metió en el fondo del pensamiento y las teorías de Freud.

Siendo joven tenía una ilusión: formar un núcleo de dirigentes políticos marxistas; más tarde, una misión: no creer, no tragar entero, siempre cuestionar. Finalmente, trascendió: perteneció a la generación de escritores colombianos que se reveló en la década de los cincuenta.

Sus líneas pertenecen a la filosofía moderna. Son de una literatura profunda de textos-fuentes (Marx, Kafka, Freud, Platón, Nietzsche). Pero como prefería comunicar su sentir verbalmente, su difusión la realizaba mediante conferencias.

En ellas hablaba de política, sexo, enfermedad, muerte, vida... Eran charlas sin esquemas, sin planificación, sin borradores. Hablaba y hablaba. Teorizaba y analizaba. Formaba y sorprendía. Pues su cultura era amplia y no había para él interlocutores despreciables o indignos.

También amó los libros. Con su compañía vivió la vida eterna . Pero era tan objetivo que siempre criticó la fe ciega del lector ante la letra impresa. Por eso se dedicó a fundamentar una actitud hacia los libros que esquivara el dogmatismo.

Para él, por encima de los formalismos académicos se encontraba el deseo de encontrar el mundo con el lenguaje iletrado de las multitudes. De ahí que su prosa, no convencional, plasmaba la realidad de la vida. Sabía, él sí, que el lenguaje corriente y normal de las calles podía ser un vigoroso instrumento de reflexión; que podía ser filosófico. Porque su fin era uno solo: unir la filosofía con la vida.

Y, según él, la filosofía era conversación, diálogo vivo y directo; y la lectura, un ejercicio de preparación para ese diálogo.

Estanislao Zuleta Velásquez nació en Medellín en 1934. Su padre fue un abogado que murió, antes de que él naciera, en el mismo accidente en el que falleció Gardel.

Fue profesor universitario en la Nacional de Antioquia, de Medellín y del Valle. Y fundador de revistas y periódicos revolucionarios: Crisis donde publicó sus primeros artículos, Agitación y Estrategia.

También tuvo cargos burocráticos: asesor del ministro de Agricultura Hernán Toro Agudelo, del Incora; de las Naciones Unidas en investigaciones económicas e históricas sobre Colombia. Y consejero cultural de los presidentes Belisario Betancur y Virgilio Barco.

Todo terminó en Cali hace 30 años por un paro cardíaco. Dejó obras como Elogio de la dificultad, Lógica y crítica, Arte y filosofía, Ensayos sobre Marx, La teoría de Freud al final de su vida. Y otro, un ensayo, publicado por Altamir Ediciones: Colombia: violencia, democracia y derechos humanos.

Zuelta en sus propias palabras

1. “No podemos escapar a la política. Estamos condenados a la política”.

2. “El problema humano no está tanto en las metas que nos proponemos o en la frustración que nos producen, sino en la forma de desear”.

3. “La paz es una urgencia, una necesidad y una condición para construir una sociedad en la que los colombianos podamos vivir ejerciendo nuestro derecho a ser distintos”.

4. “La desigualdad económica no es nunca una simple diferencia cuantitativa de bienes y posibilidades, sino que se concreta siempre en relaciones de dependencia y dominación de unos sobre otros”.

5. “La igualdad de derechos puede ocultar la más grotesca desigualdad de posibilidades
concretas”.
 
6. “La lucha por la libertad no es consecuente consigo misma si no es al mismo tiempo una lucha por las condiciones económicas y culturales que permitan el ejercicio de la libertad para todos”.

7. “No se puede respetar el pensamiento del otro, tomarlo seriamente en consideración, cuando se habla desde la verdad misma, cuando creemos que la verdad habla por nuestra boca; porque entonces el pensamiento del otro solo puede ser error o mala fe; y el hecho mismo de su diferencia con nuestra verdad es prueba contundente de su falsedad sin que se requiera ninguna otra."

8. "El discurso del otro no es más que un síntoma de sus particularidades, de su raza, de su sexo, de sus neurosis, de sus intereses egoístas; el mío es una simple constatación de los hechos y una deducción lógica de sus consecuencias. Preferiríamos que nuestra causa se juzgue por los propósitos y la adversaria por los resultados".

9. "Una vida sin riesgos, sin lucha, sin búsqueda de superación y sin muerte. Y por lo tanto también sin carencias y sin deseo, un océano de mermelada sagrada, una eternidad de aburrición. Metas afortunadamente inalcanzables, paraísos afortunadamente inexistentes".

10. “El bachillerato es la cosa más vaga, confusa y profusa de la educación colombiana. Es una ensalada extraordinaria de diversas materias que el estudiante consume durante seis años hasta que en el examen de Estado o del Icfes se libera por fortuna de toda aquella pesada carga de información y confusión”.

(Tomado del archivo histórico de EL TIEMPO)

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.