‘Hay puertas abiertas para que un extranjero se corone rey vallenato'

‘Hay puertas abiertas para que un extranjero se corone rey vallenato'

El Festival de la Leyenda Vallenata se alista para escoger al sucesor del boyacense Julián Mojica.

Julián Mojica Galvis, rey vallenato 2018

Julián Mojica, el primer rey vallenato boyacense de la historia, se forjó en competencias en el festival de Nobsa (Boyacá)

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Por: Liliana Martínez Polo
27 de abril 2019 , 12:06 a.m.

En la plaza central de Paz de Río, Boyacá, hay una figura dorada, sentada en una de las sillas del parque. La estatua ostenta un acordeón y sus rasgos son los del rey vallenato 2018, Julián Ricardo Mojica Galvis, el primer boyacense que alcanzó la máxima corona del Festival de la Leyenda Vallenata, que esta semana se encuentra en su edición número 52.

El monumento fue instalado en septiembre, conmemorando la hazaña, porque este rey nacido en Paz de Río hace 35 años simboliza el orgullo boyacense de haber dejado su bandera en lo más alto de un folclor que tiene fama de regionalista y celoso de su tradición.

Sin embargo, el lema del festival de Valledupar este año es ‘Vallenato para el mundo’, feliz coincidencia con esa ruptura de paradigmas que representa ver que un músico nacido por fuera de la región vallenata puede obtener la corona.

Antes del boyacense, en el 2006 ganó el bogotano Alberto ‘Beto’ Jamaica, un antecedente importante que demostró que ser del interior del país y aspirar a ser rey vallenato no era perder el tiempo.

Jamaica se presentó 14 veces antes de conseguir la corona. Solamente una vez, cuando nadie lo esperaba, llegó a la final y en el momento en que se leyó el fallo que lo dio por ganador, el coliseo del parque de la Leyenda quedó mudo. Nadie lo podía creer.

“Le ganó al hijo consentido de Valledupar de entonces, que era Sergio Luis Rodríguez”, recuerda Germán Villa, también cachaco festivalero y ganador del título de rey de la canción inédita en el 2012. Villa, en su momento, hacía parte de la barra de Jamaica y después fue seguidor de la carrera que hizo Julián Mojica en el festival.

Con Beto se empezó a remover el regionalismo”, agrega Villa. Este había sido tan fuerte dentro del festival que hubo momentos previos en los que se resentía que ganara un acordeonero de la sabana. Como Villa, muchos piensan que la coronación de Jamaica abonó terreno para Mojica, sin negar que el boyacense es uno de los “mejores acordeoneros de hoy”.

“La trayectoria de Julián Mojica en el festival ha sido más importante, porque fue finalista cuatro veces –analiza Villa–. Y muchos estamos convencidos de que en cualquiera de esas cuatro ocasiones tuvo todo para ganar. Toca maravillosamente, se muestra tranquilo, suelto en la tarima. Su triunfo oxigenó el festival. Ya era necesario que volviera a ganar alguien del interior, y en esta ocasión, el fallo fue unánime”.

Mojica tenía no solo su talento, sino el respaldo de todo un departamento que creía en él. Antes de ganar la corona, hasta el ciclista Nairo Quintana hacía barra por él en sus redes sociales.

El acordeonero, músico de academia, ya sabía cómo enfrentar una final del festival. Su trayectoria en ese campo lo había convertido en inspiración de muchos músicos boyacenses que se congregan cada año en el Festival Vallenato de Nobsa, donde Mojica era el acordeonero de mostrar.

Justamente, la fuerza del evento de Nobsa también contribuyó a la celebración del título. A lo largo de 34 ediciones, el festival de esta población, catalogado como purista, se había forjado un respeto en el mundo vallenato y se había convertido en una plaza deseada por sus artistas para lucirse. De paso, había demostrado que los boyacenses le pueden poner todo el sentimiento al género. Nobsa tiene una competencia de semillero para acordeoneros de esa tierra.

Los resultados de esa afición se vieron en simultánea con el triunfo de Mojica, pues junto con él, en el 2018 la corona de rey aficionado se la llevó Ronal Torres, acordeonero de Duitama (donde también hubo gran fiesta), alumno del primer vallenato cachaco, Beto Jamaica.

A esta nueva versión del festival de Valledupar, Mojica llegó para despedir su reinado, y lo hace con una actitud nueva, la de un sueño cumplido.

Soy feliz porque ya gané. Cuando perdí con Jaime Dangond (2016), salí con rabia. Pero luego me puse a pensar: ‘Todos tenemos el mismo anhelo y hay que aceptarlo si Dios le da esta bendición a
otro

“Soy feliz porque ya gané. Cuando perdí con Jaime Dangond (2016), salí con rabia. Pero luego me puse a pensar: ‘Todos tenemos el mismo anhelo y hay que aceptarlo si Dios le da esta bendición a otro’”, dice Mojica, quien este lunes verá coronar a un nuevo rey vallenato.

‘Quedan abiertas las puertas para que un extranjero se convierta en rey vallenato’

Germán Villa (der.) y Beto Jamaica, el primer rey vallenato bogotano.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

El primer rey vallenato boyacense quiso despedirse con un álbum musical que representara su legado y que lleva por nombre El triunfante. Por eso invitó a varios cantantes célebres en el vallenato –como Silvio Brito, Churo Díaz, Mono Zabaleta, Fabián Corrales, Ivo Díaz, Gusi y el mismo Enaldo Barrera, con quien hace pareja musical– a grabar con él una canción. “Van las cuatro canciones con las que me coroné. Y agregué otras clásicas de tipo parranda y tres inéditas de carácter folclórico”, dice el rey boyacense.

Eligió grabar su nuevo álbum con un tono tradicional, festivalero, a manera de un ciclo. “Seguramente, después me verán haciendo música comercial, eso es normal, para eso me hice músico. Volveré a competir para el Rey de Reyes, pero si en cinco o diez años alguien pregunta: ¿quién es ese ‘boyaco’, por qué y cómo ganó?, se le pueda mostrar la producción musical que responde a estas preguntas. El disco es como la sustentación de la tesis, lo que le dejo al vallenato”, insiste el músico nacido en Paz de Río.

Son muchas las puertas que abre la corona, resalta. “Basta ver la forma como todos esos cantantes aceptaron la invitación de venir a cantar conmigo –dice–. De no haber conseguido el título, a lo mejor no pasa. Con esto corroboro lo importante que es ser rey vallenato. Los acordeoneros a veces no creen que signifique tanto”.

Además de la experiencia de grabar el álbum, a Mojica le quedan muchas otras anécdotas inesperadas como recuerdo de su reinado. Desde el homenaje que le rindió el Festival Vallenato de Nobsa, pasando por la invitación del samario Carlos Vives a participar en su gira de conciertos titulada ‘La campaña libertadora’.

Y, por supuesto, la estatua en Paz de Río. “Cada vez que alguien la vea y pregunte qué hace ahí ese señor con un acordeón, alguien responderá: ‘Porque esta es la tierra del rey vallenato Julián Mojica’”, dice agradecido.

¿Qué huella deja en el Festival un boyacense rey vallenato?

Nuevamente se rompe el paradigma de que solo ganan personas de una región. Esto motiva a los intérpretes, no solo acordeoneros, sino cantantes, compositores, cajeros y guacharaqueros. Ya ganó alguien que no es de la Costa, entonces, sí se puede si se hace bien. Esto fue histórico y abre las puertas a que en algún momento un extranjero llegue a ganar.

¿Cree que hay una crisis del acordeonero vallenato, ahora que se vuelve difuso el dúo que se establecía con los cantantes?

No hay que verlo como desventaja ni como ventaja. Simplemente son cambios, y considero que la música vallenata y todas las músicas del mundo cambian. Se renuevan. Si la música de Occidente ha pasado de lo clásico a lo barroco y luego a lo romántico en muchísimos años, el vallenato o cualquier género local que no tiene historia de siglos detrás también tiene que cambiar. El cambio no es malo, simplemente tenemos que adaptarnos. Así como se realiza ahora, cuando la música se hace para plataformas digitales más que para álbumes en físico.

Pero usted le apostó al álbum...

La producción El triunfante se va a vender en el Festival. Voy a poner unos en los puntos de la Fundación del Festival, para que la gente pueda tenerlo, aficionados y concursantes. Espero que esto motive a las nuevas generaciones.

El próximo lunes será elegido un nuevo rey vallenato, ¿no siente nostalgia?

Soy consciente de que todos los reyes vallenatos tenemos un lugar en la historia del folclor. Eso me da satisfacción, seguridad, alegría. Además, esto no se acaba, uno no deja de ser rey. Es un pergamino en la carrera, y voy a seguir trabajando.

LILIANA MARTÍNEZ POLO @Lilangmartin

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.