‘Sin una mirada crítica ocurren cosas como la subida de Trump'

‘Sin una mirada crítica ocurren cosas como la subida de Trump'

Gilles Lipovetsky, entre los pensadores más influyentes, es optimista con la innovación tecnológica.

Gilles Lipovetsky

Gilles Lipovetsky es profesor de filosofía en la Universidad de Grenoble y miembro del Consejo de Análisis de la Sociedad de la asociación Progrès du Management.

Foto:

Juan Diego Buitrago / Archivo EL TIEMPO

Por: Nicolás Hernández Gómez
19 de agosto 2019 , 11:13 a.m.

A sus 74 años, el pensador francés Gilles Lipovetsky, el principal teórico de la hipermodernidad, sigue teniendo la vitalidad de un joven apasionado por las ideas. Se expresa moviendo las manos y haciendo gestos.

El estilo de quien además propuso en 1987 –en su reconocido ensayo ‘El imperio de lo efímero’– que la moda es una contradicción porque enfrenta el conformismo y el individualismo, es elegante pero informal: usa camisa y bléiser combinados con jean y tenis negros.

Lipovetsky es una referencia gracias a libros como ‘La era del vacío’, ‘El imperio de lo efímero’ y ‘Los tiempos hipermodernos’. En entrevista con EL TIEMPO, compartió sus posturas acerca de la moda, la ecología, la democracia actual y el capitalismo.

¿Cuál es su corriente?

Mi objetivo es explicar la sociedad desde lo histórico y antropológico, pero, más que la moral, creo que la inteligencia es lo que nos va a salvar. Se podría pensar que soy una especie de neorracionalista. El problema es que los filósofos suelen resultar hablando de cosas que no tienen que ver con el mundo. En ese sentido, soy un mal filósofo.

¿Cómo nos va a salvar la inteligencia?

Creo que la innovación es la manera más efectiva de producir energías limpias. Esto es mejor que la reducción del consumo individual. Debemos pensar en formas de transporte colectivo y eléctrico, en nuevas maneras de reciclar. Pero esto solo funcionará si trabajamos de la mano con los poderes públicos y con una educación que no se enfoque solo en castigar.

¿Por qué considera menos efectiva la reducción del consumo individual?

El cambio climático es un reto enorme, la ciencia nos demuestra que es un hecho. La postura más popular es que el hombre es el responsable, y, por tanto, puede revertirlo. Pero, en la práctica, esto es muy complicado. Lo que propone esto es disminuir el consumo y la producción de ciertos materiales contaminantes. Es una perspectiva válida pero impracticable. Soy escéptico frente al poder de los cambios individuales en los problemas estructurales.

¿El calentamiento global es resultado del capitalismo?

Puede que sí lo sea. Y claro que el sistema tiene problemas, pero el camino no es destruir sino transformar. Es muy fácil criticar, lo difícil es construir a partir de eso. Por eso, quienes impulsan la ecología son intelectuales y personas adineradas que tienen la comodidad para hacerlo. Pero de la crítica intelectual a la práctica queda un largo camino.

La innovación es la manera más efectiva de producir energías limpias

¿Cómo se diferencia su concepto de ‘lo ligero’ de la idea de ‘lo líquido’, de Zygmunt Bauman?

Ambas apuntan a un fenómeno que no es sólido. El problema del concepto ‘líquido’ es que parece por fuera de cualquier estructura, pero la sociedad, aunque no deje de transformarse, está profundamente estructurada. Prefiero mi concepto porque ‘líquido’ es demasiado general. El mío permite entender el imperio de la moda que cambia muy rápido.

¿De qué trata ese imperio de la moda?

Este se originó a finales de la Edad Media; en ese entonces, la vestimenta empezó a ser muy importante, en especial para la alta sociedad. Ahora es algo que cambia mucho, cada semana hay pasarelas en donde presentan nuevos diseños. Antes, las tradiciones de vestimenta duraban más tiempo, el quimono se usó durante más de seis siglos. La lógica de la moda actual es la institucionalización del cambio permanente. La moda es el retrato de lo efímero, de lo ligero, y aún así tiene reglas.

¿Entonces, la moda es una contradicción?

Así es. Allí convergen dos lógicas contradictorias. De un lado, el conformismo: la persona quiere estar a la moda y acepta lo establecido. En el otro lado aparece el individualismo: la persona quiere hacerse notar y para ello debe romper con el conformismo.

¿Cómo nos afecta ese imperio de la moda?

Se podría decir que la moda fue la primera institución no tradicional. Se concentra en la rapidez, en el cambio perpetuo. Es la excepción que se volvió regla. La moda se concentra en el presente, no en el pasado. En cambio, las instituciones tradicionales suelen darle más valor al pasado. Por eso, la moda es antitradicionalista.

¿Pero el ‘vintage’ no se enfoca en el pasado?

Es cierto que el ‘vintage’ toma tendencias del pasado, pero las comprende y utiliza con una lógica del presente. Su objetivo es hacer tendencia en el presente reutilizando lo del pasado. Pero no lo replica igual a como fue, eso sería imposible. Como dice Ortega y Gasset: “¡Somos hijos de nuestro tiempo!”. Ahora todo es más abierto, hay muchas reglas de la moda pero poca obligación al cumplirlas.

¿Y respecto al cuerpo?

Allí aún vivimos una tiranía. Y las mujeres sufren muy especialmente sus consecuencias. Ser delgada es una norma despótica que incluso puede romper la identidad de una persona y causar daños en su autoestima. Los hombres también sufren este imperio, con la gordura o la calvicie. En cambio, con la moda y el vestido hay muchísima más libertad para innovar.

Cuando los individuos no tienen capacidad de distanciarse y mirar críticamente, cosas como la subida de Trump pueden suceder

¿Lo ligero es consecuencia de esa libertad de innovar?

Yo no lo plantearía así. Diría que, en realidad, la sociedad efímera favorece la libertad y que la moda puede favorecer la libertad individual. Me opongo a las lecturas conformistas que dicen que el sistema es 100 por ciento alienante. La autonomía es un poco resultado de la libertad efímera que nos permite libertades individuales. Es complicado porque los marxistas dirían ‘aquí hay alienación’. Es un reto intelectual entender esa contradicción que hay entre alienación y libertad.

¿Cómo esas libertades afectan a las democracias actuales?

Algunas han traído progresos. Nuestras sociedades, que pueden parecer chistosas o frívolas, nos ayudan a salvarnos del totalitarismo. La seriedad que tanto anhelaban las sociedades de antes solían terminar en desastres. El marxismo, muy racional, nos llevó al Gulag. Mientras que el capitalismo, con la insignificancia de las cosas, en realidad libera nuestra vida en muchos sentidos. Y nos libera del imperio de la tradición, nos permite construirnos como individuos y liberarnos de lo colectivo. Este amor por lo efímero puede ser tanto liberador como alienante.

¿A qué se refiere con alienante?

No todo es bueno en el sistema capitalista. Por supuesto que existen formas de servidumbre en este sistema. La cuestión aquí es entender la sociedad. Cuando los individuos no tienen capacidad de distanciarse y mirar críticamente, cosas como la subida de Trump pueden suceder. La única forma como podemos defendernos es con lo que aprendemos en el colegio. Necesitamos herramientas para mirar críticamente. No es cuestión de satanizar ni sacralizar la nueva sociedad, sino de descubrir sus paradojas y ambigüedades.

¿Qué escapa de lo ligero?

Afortunadamente, muchas cosas. Algunos valores y principios que están por fuera de la lógica de lo efímero, como el respeto por la persona. La justicia y la búsqueda de la verdad tampoco son algo efímero. Claro, la verdad no es eterna, no piensen que soy platónico. La ciencia progresa hacia verdades demostrables, y esto es muy diferente a la lógica de la moda. Sin los valores estables no podríamos criticar lo efímero, porque no nos podríamos salir de lo pasajero.

La ciencia también cambia. ¿Es efímera?

Que algo cambie no significa que sea efímero. Las verdades de la ciencia no son efímeras. Puede que no sean permanentes, y eso lo pensaría en la filosofía budista, pero no es mi corriente de pensamiento. La ciencia progresa a partir de unas bases, por eso hay que innovar.

NICOLÁS HERNÁNDEZ GÓMEZ*
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO
* Con ayuda de Elena Bernal Rey

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.