LP da un silbido por la igualdad y el amor

LP da un silbido por la igualdad y el amor

Laura Pergolizzi conversó con EL TIEMPO sobre la importancia de repensar la idea del amor.

LP

LP trabajó con siete sellos discográficos y compuso música para muchos artistas antes de llegar a la categoría mundial que hoy ha logrado.

Foto:

Darren Craig

Por: David Alejandro López Bermúdez
01 de agosto 2020 , 11:13 p.m.

El afán por pensar en el futuro no le preocupa a LP. Su vida ha sido una constante caja de sorpresas. En varios momentos, su camino terminó convirtiéndose en una entrada a un laberinto con paredes altas y puertas que conectan con universos paralelos. “La vida es un enigma, es algo rara pero hermosa”, dice.

Se llama Laura Pergolizzi, pero todos se refieren a ella como LP. Es de ascendencia italiana. Nació en Nueva York (EE. UU.) en 1981 y ahora vive en Los Ángeles.
Su madre murió cuando ella era una adolescente, y desde ahí ha tenido que afrontar varios desafíos para lograr convertirse en una de las cantautoras más sonadas en los últimos años. “No ha sido un viaje fácil”, comenta.

(También puede leer: Trap y dulzura argentina: dos claves del éxito de Nicki Nicole).

Nunca imaginó que 'Lost On You', una canción que nació en un momento en el que la vida le daba un giro completo tras la ruptura con su novia, se convertiría en un éxito mundial. Hoy, tan solo en YouTube, su canal recibe a diario más 2,4 millones de vistas por día. Su clave: “Hablar con sinceridad, crear un camino directo entre el corazón y la boca”.

Como compositora, tiene un importante portafolio: escribió 'Cheers', de Rihanna; 'Love Will Keep You Up All Night', de Backstreet Boys; 'Beautiful People', de Christina Aguilera; 'Shine Ya Light', de Rita Ora, y 'Red' y 'Pride', de Cher.

Hace una semana lanzó su más reciente sencillo, 'The One That You Love', grabado en San José del Cabo (México). El primero de agosto presentó un concierto virtual y parte de las ganancias las donará a la organización de derechos civiles National Black Justice Coalition.

¿Por qué es importante hablar sobre lo que sentimos justo en este momento?

Porque lo estamos viendo ahora. La vida es jodidamente corta. Nunca había visto al mundo entero pasando por el mismo problema al tiempo. Es claro, todos estamos en riesgo. Somos falibles, somos humanos. Es un momento realmente intenso para estar vivo, pero a la vez somos afortunados de presenciarlo. Cuando tengamos cien años y nos pregunten sobre esto, seremos capaces de decir lo malo que fue. Es historia y tenemos que tratarla como tal. Yo, como escritora, como artista, debo hablar y expresarme al respecto. De eso se trata. De registrar lo que sentimos. Apuesto a que David Bowie habría matado por experimentar esto. Habría estado escribiendo todo tipo de locuras.

Dentro de todo lo que ha cambiado en el mundo, ¿cree que la inclusión está inmersa en ello?

Creo que todos estamos luchando por el cambio, o al menos algunas personas lo hacen. Estamos tratando de resolver cómo podemos reestructurar, a partir de lo que pensamos, nuestras leyes y nuestro gobierno. Lo difícil de entender es que haya personas que, aún viendo lo que está pasando, cuestionen, por ejemplo, si está bien destruir o no los monumentos.

(Le puede interesar: ‘Todas las cosas’, lo nuevo de Mónica Giraldo).

No podemos tener representaciones de personas opresivas en nuestro país si queremos detener la opresión y dejar de glorificarla. A veces pienso que quienes pensamos de esta forma parecemos formar parte de un país joven imaginando utopías. Lo que sí está claro es que el odio va a disminuir y la opresión se va a ir. Las desigualdades tienen que desaparecer.

¿Qué tan importante es ser activista? ¿Se considera activista con su música?

Creo que todos deberíamos ser activistas en este punto. Sin embargo, viendo lo que hacen otros, yo no me podría llamar activista porque sería incorrecto. Pero creo que en mi corazón lo soy y estoy segura de que quiero hacer los cambios que pueda, o contribuir a ellos, a partir de mi música y a través de mis acciones personales. Es como si alguien me preguntara si soy feminista. Claro que lo soy. ¿Humanista? También. Es un tiempo para ayudar a que todos avancemos y evolucionemos juntos. Lo difícil está en las personas que tenemos a cargo, que quieren perseguir a quienes buscan el cambio. Es como si estuvieran viviendo aún en los años 50.

Al componer, ¿de dónde viene su inspiración?

Cuanto mejor sea como escritora, más complejo será explicar de dónde viene todo. Conceptualmente, siento que las cosas salen de momentos que me importan porque los he vivido y quiero hablar de ellos. Con la experiencia aprendes a plasmar la realidad en una página de forma intacta y rápida. Escribes sobre lo que vives, sientes y piensas en un momento determinado. Ahora soy más consciente de ello. A veces inicio desde la melodía, aunque la mayoría de las veces pienso en el título y lo que quiero expresar.

Dentro de lo que la hace única están los silbidos y el ukelele. ¿Por qué esos dos elementos?

Es curioso porque creo que siempre silbé. Es mi recuerdo desde muy pequeña. Me ayuda a reforzar melodías o a crearlas. Y el ukelele vino cuando pensé que solo iba a ser compositora de otras personas en mi vida y cuando no se me pasaba por la cabeza que me convertiría en una cantante, como ahora. El ukelele lo uso porque me ayuda a captar una sensación natural cuando estoy creando. Claro, se puede hacer con los tracks que existen, pero hacerlo con él me hace sentir mucho más cerca la música. Disfruto mucho su sonido y siento que complementa muy bien lo que quiero transmitir.

¿Cuáles son sus influencias musicales?

Amo a Maria Callas, Luciano Pavarotti, Enrico Caruso, Andrea Bocelli. Pero ¿sabes? La música para mí no es estática, y siento que funciona cuando tomas algo de varias partes. Es decir, perfectamente puedo pasar de escuchar a Nirvana a Miles Davis, luego a Frank Sinatra y después a Tame Impala. No es algo estático, y ahí está la riqueza de la música. Está en todas partes. Te abre la mente. Creo que cantar desde el corazón nunca pasa de moda. Es algo que hago y siempre he hecho. Me encanta la idea de ser atemporal y de cantar canciones para diferentes culturas.

Cuanto mejor sea como escritora, más complejo será explicar de dónde viene todo (...) Con la experiencia aprendes a plasmar la realidad en una página de forma intacta y rápida.

Es claro: la música es el lenguaje universal. Se podría decir que su diferencial está en que usted es sincera con lo que transmite...

Definitivamente. Soy emocionalmente sincera. No puedo esconder ese tipo de cosas. Simplemente siento lo que siento. Si estoy de mal humor, lo digo sin ningún problema. Si estoy triste, también. Y eso es lo hermoso de vivir. En el mundo se intenta siempre pasar por alto eso. Nos dicen que hay que estar felices siempre y omiten hablar de otros sentimientos e incluso estigmatizar sobre eso.

(Le recomendamos: Cuarenta años del álbum más vendido de la historia del rock).

Todo lo contrario pasa conmigo. Apruebo lo que vivo y lo que siento, y eso transmito con mis creaciones. Por eso necesitamos más igualdad en el mundo, porque las personas deberían sentirse tranquilas de poder expresarse como quieran, en cualquier lugar.

Una gran apuesta durante la pandemia fue el 'livestream'. ¿No extraña al público en vivo?

¡Dios mío! ¿Me estás tomando el pelo? (Risas). La pandemia de verdad apesta. Nos ha cambiado la vida. Fui una de las primeras artistas en ‘volver’, y no es lo más agradable en esta situación. Cuando veo cosas de antes en Instagram, me doy cuenta de la energía, la vibra, todo lo que transmite ver que varias personas están juntas, muy juntas, por un mismo objetivo. Lo extraño. Lo cierto es que vamos a volver, pero por ahora hay que protegernos todos. Por eso quise hacer esto en vivo con la gente en el recinto. De nada sirve pregrabar y transmitir por 'streaming'.

Solo pienso en lo jodidamente dulce que será cuando regresemos de verdad. La tecnología es clave para lo que está pasando, pero no es lo mismo. Siempre habrá aquellos jóvenes que van a querer ir a ver y escuchar música con sus amigos, conocer gente, cantar, bailar. He estado en muchos festivales en varios lugares del mundo, y la vibra siempre es la misma. Intensa.

Hablemos de 'The One That You Love'. ¿Por qué ahora? ¿Por qué justo esa canción?

¿Por qué no? Es justo lo que salió en el momento que tenía que salir. La canción tiene parte de lo que sentí cuando todo en el mundo se iba abajo. Es una forma de explotar con sentimientos, de desgarrar esos pensamientos y transformarlos en una producción apasionada. Tiene algo único que hace que la gente quisiera cantar y gritar a toda velocidad.

El concepto de la canción es interesante: alguien que se esfuerza por el amor de otro y se desespera por no lograr su objetivo...

Es claro que puedes estar en una relación con alguien solo para tener relaciones sexuales, que no es mi caso, o estar en una porque en verdad te gusta estar con la otra persona. Y esa es la diferencia en lo que entendemos por amor. Es como mis padres o los de varios otros que conozco: su relación duró veinte y tantos años, y no sabemos aún si estaban haciendo lo correcto.

Estamos en un mundo donde las personas viven con incertidumbre porque no logran tener lo que necesitan. Y en el amor pasa eso. ¿Qué tanto hace alguien por la otra persona? ¿Qué tanto se esfuerza por la que ama?

(Además: Taylor Swift enamoró con la sencillez de su álbum 'Folklore').

Creo que vivimos en sociedades donde las personas se preguntan si quieren siempre hacer lo correcto, obtener lo que necesitan o dar lo que alguien necesita. Es una cuestión que hace parte de lo misterioso de la vida. En estos tiempos, la gente ve un poco más allá. No creo que mucha gente haya pasado tanto tiempo con sus seres queridos como ahora. Y ahí es donde creo que la canción y su concepto pueden llegar a ser representativos para muchos, por lo que está pasando, por lo que percibimos, por lo que sentimos.

Una pregunta algo existencial: ¿por qué deberíamos cantarle a la vida?

La vida es extraña. Déjame preguntarte algo. ¿Alguna vez en la cuarentena te despertaste, te sentaste y te cuestionaste si lo que estaba pasando era un sueño o una pesadilla? Es que casi nadie pensó que esto iba a pasar. Y así pasa con todo. Si hablamos de cosas existenciales, pensemos en cosas como el hecho de que nacimos de otra persona y mantenemos una conexión. Es algo enigmático y muy loco. ¿Cómo diablos no cantarías sobre eso? Es algo salvaje, ¿sabes? Todo lo que pasa frente a nosotros es para escribirlo, para mostrarlo, para expresarlo. La vida es hermosa, caótica y rara a la vez.

Como el amor...

Exacto. Ese es el punto. Nunca voy a dejar de escribir sobre eso. Es muy curioso pensar que el beso, por ejemplo, transmita tanto entre personas y se convierta en algo único que no se comparte con cualquiera. Soy adicta al amor y me gusta cantar sobre todas sus formas de expresión. Y eso es lo que busco transmitir. Aquella persona que escuche mi música es capaz de compartir algún lugar emocional en el que estuve. Se puede sentir representada e incluso puede convertirlo en algo invaluable. Es algo salvaje.

DAVID ALEJANDRO LÓPEZ BERMÚDEZ
Redes Sociales
EL TIEMPO
En Twitter: @lopez03david

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.