Secciones
Síguenos en:
Zully Murillo: 'Cuando riego el orégano, salen canciones más bonitas’
El antejardín de su casa de Cali es<QA0> el sitio especial de la maestra Zully Murillo. Ahí le llegan canciones.

Zully Murillo, compositora y cantante. Será homenajeada el 26 de julio. 

Foto:

LINA PALOMINO

Zully Murillo: 'Cuando riego el orégano, salen canciones más bonitas’

Zully Murillo, compositora y cantante. Será homenajeada el 26 de julio. 

La maestra, cantante y compositora del Pacífico colombiano, responde el ‘Cuestionario sonoro’.

Maestra es maestra, y Zully Murillo no solo se graduó de maestra superior en su natal Quibdó. En Bogotá, en la Universidad Pedagógica Nacional, se especializó en Matemáticas y Física, y se devolvió al Chocó a regar su semilla.

(Lea también: ¿Cali dejará de ser la capital mundial de la salsa?)

A sus clases de matemáticas les ponía música, danza y poesía, y así fueron saliendo sus canciones. Tiene más de 200, que canta ella o le han interpretado La Contundencia, La Timba, Bamba Zulú, El Combo de Julián y las agrupaciones de chirimía Tanguí Chirimía, Mi Raza y Aires de mi Tierra.

Su vida, su obra y su legado serán reconocidos con la Gran Orden del Ministerio de Cultura el próximo 26 de julio, en el Teatro Colón de Bogotá, en la conmemoración del ‘Día de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora’, al lado de cultoras como Leonor González Mina, Totó la Momposina, la gestora de San Andrés Cleotilde Henry, la pianista Teresita Gómez y Petrona Martínez.

Igualmente, se les rendirá un homenaje especial a la soprano Betty Garcés y a Marly Ester Molina Álvarez, de San Basilio de Palenque.

Y serán recordadas dos grandes afrocolombianas fallecidas: Delia Zapata y la folclorista chocoana Madolia de Diego.

La maestra Zully Murillo, que lleva el pelo en rastas, nunca se lo ha teñido y no se lo volvió a alisar para sentir aún más su pasado africano, contestó nuestro ‘Cuestionario sonoro’.

(Le puede interesar: 'Me hubiera encantado contar historias con un acordeón’: Julia Salvi)

¿Cuál es la canción de su repertorio que más le gusta interpretar?
La que más piden que interprete es 'Dormite' y, últimamente, 'Mis recuerdos'. La gente es bastante avispada, sentimental, tiene memoria y le gusta que le recuerden las cosas.

¿Cuál es el ruido que más detesta?
El de la fresa de la odontología.

¿Cuál es el top 5 de los artistas que más la han influenciado?
Los que me han fascinado y han dejado huella son Michael Jackson, Pablo Milanés, Miguel Vicente Garrido. No me puedo olvidar lo que hizo Felipe Pirela, el bolerista. Garrido es de la música nuestra, por lo que ha despertado hacia la chocoanidad. Y también soy seguidora de Bob Marley.

¿Qué canción no se cansa de oír?
Dos me causan adicción: 'We Are the World' y 'Yolanda'.

¿Cuál es la anécdota más rara o divertida que ha vivido en su carrera?
El haberme adentrado en el mundo de la canción es un chiste. De niña, yo deseaba ser una artista famosa, y no es que no me guste estar en el escenario, pero soy muy introvertida y eso me obliga a salirme de mi concha y a darme a un público que espera mucho de mí. Yo ni me oigo y siempre pienso: ‘Me faltó mucho’, pero la gente es feliz. Siempre me pasa esto tan subjetivo.

La maestra Zully Murillo en el Teatro Municipal de Cali.

Foto:

Petronio Álvarez

(Tal vez quiera leer: 'Origen': Si Juanes fuera un 'Beatle' cantaría boleros y bachatas)

¿Con qué leyenda musical le hubiera gustado compartir escenario?
Todos son tan inalcanzables.

¿Hay alguna cosa o situación que cambiaría de su vida artística?
Después de lo que he vivido, todo ha ocurrido como tenía que ocurrir.

¿Cuál es el sonido de la naturaleza que más le gusta?
El susurrar del viento en la lluvia, y me estremece el primer grito del llanto de un bebé al nacer. No es un grito de dolor, sino un canto de felicidad.


¿Si no hubiera sido música, qué profesión le gustaría tener?
Lo que me gustó hacer lo hice: educadora y una mamá especial para mis hijos. Y luego, lo que viniera por añadidura.

En toda su carrera, ¿cuál ha sido la crítica musical que más le ha molestado?
La gente ha sido muy bondadosa conmigo, pero he oído que canto muy pasito, que la voz no se me oye.

¿Cuál es su top 5 de artistas de música urbana?
Hay uno que me gusta mucho, Buxxi, que es mi sobrino, hijo de mi hermana Leonor, que vive en San Andrés. Hay proyectos para cantar juntos.

¿Canta en la ducha? ¿Qué canta?
Canto en toda parte. Salgo al antejardín de mi casa de Cali y canto lo que se me viene a la mente. Y compongo y me digo: ‘Esto está chévere, está bueno’.

¿Qué instrumento le hubiera gustado aprender a tocar?
La guitarra y el saxofón.

¿Tiene algún sitio al que vaya para inspirarse?
No hay sitio en especial. Pero cuando estoy regando las plantas de jazmín, romero, limoncillo, orégano, albahaca, salen cosas muy lindas.

¿Ha escrito una canción que jamás se ha atrevido a interpretar? ¿Por qué?
Hay muchas. Están ahí y ando en proceso de organizarlas. Tengo muchas en casetes, y eso ya desapareció. Quiero que queden en una biblioteca.

¿A qué cantante imitaba cuando era niña?
Los cantos de bulerías. Me encantaba Lola Flores y su “Ay pena, penita, pena”. También, Juan Legido. Eso era lo que nos llegaba por el cine y la radio. Es que en el Chocó hubo una gran influencia de la música que venía de España con la evangelización entre comillas. Pero eso también hizo grandes músicos, especialmente en mi casa, con mis hermanos Alexis, Nicolás, Leonor y Abel, todos, los hijos de don Américo y doña Leonor.

¿Cuáles son sus tres canciones favoritas para encender una fiesta?
Son más: La banda, Lino fue, La batata y el abozao La culebra. Esta última, fíjese, le encanta a la comunidad gay.

¿Los Beatles o los Rolling Stones?
Los Beatles.

¿Cuál fue el primer disco que compró?
Fue en Bogotá, cuando estaba en la universidad, y fue uno de los Beatles. También uno de Connie Francis. Y me los llevaba para mi gente del Chocó. A esos artistas los conocí por Radio 1, que era lo que oía.

¿Qué canción la devuelve a la adolescencia?
Juancito Trucupey, de la Sonora Matancera.

¿Qué nana le cantaban sus papás?
Canciones de ellos, boleros de su amor que se dedicaban todo el tiempo.

¿A quién le cantó por última vez el Happy Birthday?
A mi tía Mayí, que vive en Cartagena.

Más noticias
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.