Juanita Balcázar siembra su semilla en las letras colombianas

Juanita Balcázar siembra su semilla en las letras colombianas

La promesa de la semilla es el título de la primera novela de la autora bogotana de 17 años.

Juanita Balcázar

Juanita Balcázar Sánchez se graduará este año del colegio y su intención es estudiar literatura. Su novela ya está a la venta.

Foto:

Néstor Gómez

Por: Mateo Arias Ortiz*
08 de enero 2020 , 10:52 a.m.

En 2002, Gabriel García Márquez publicaba Vivir para contarla, su penúltimo libro que reunía sus memorias familiares de forma novelada. En ese mismo año nacía Juanita Balcázar Sánchez en Bogotá.

Hoy, 18 años después, la joven autora reconoce la influencia de la literatura del nobel para escribir su primera novela, La promesa de la semilla, que cuenta la historia de varias generaciones de una familia que lucha por no hundirse en el olvido y que ya está disponible en librerías.

“De todos sus hijos cinco fueron niñas, a las que nombraron como sus antepasadas, pues sus padres siempre les dijeron que la memoria de la familia es para lo que están hechas las personas”. Así dice la voz del narrador de la obra, ganadora del Premio de Novela Jóvenes Talentos 2019, de Editorial Planeta y la Librería Nacional.

En ese pequeño fragmento se condensa la poética de la ópera prima de la bogotana. Se nutre de la tradición literaria latinoamericana, pero explica que se esforzó en consolidar su propia voz, pues no quería hacer algo que ya existiera.

Se requiere disciplina para escribir una novela de 272 páginas en un poco más de seis meses. Y el mérito es mayor cuando se es tan joven y se estudia en un colegio, que, además, no tiene un enfoque particularmente literario.

Sin embargo, Balcázar confiesa que aprecia no haber tenido una formación más sesgada hacia las humanidades y la escritura porque eso le permitió cultivar ese interés por sí misma.

La joven se graduará del colegio Vermont a mediados de este año y estudiará literatura, pues, dice, ahora está más segura que nunca de que ese es su rumbo.
La autora habló con EL TIEMPO sobre su primera novela.

¿Qué había escrito antes de ‘La promesa de la semilla’?
Había escrito intentos de novela, pero nunca los terminé. También hice un par de cuentos pero no fueron muy importantes: ni siquiera los guardé. Además, artículos para la revista del colegio y ensayos para la clase de literatura.

Y entonces, ¿por qué decidió sentarse a acabar de escribir esta novela?
Fue en gran parte por el concurso. Yo ya había empezado algo, y un día iba por un centro comercial y vi el letrero que anunciaba el concurso en la Librería Nacional: ahí me puse la meta de terminar la novela. Para mí, solo lograr eso fue muy importante.

Durante junio me desperté a diario a las 6 de la mañana para pasarme todo el día escribiendo

¿Qué hubiera pasado si no se ganaba el premio?
Hubiera intentado enviar el manuscrito a más editoriales. Y si eso no hubiera funcionado, publicarlo por internet.

¿Cómo fue el proceso editorial?
Trabajé con un muy buen editor: Miguel Ángel Manrique. Él me enseñó muchísimas cosas. Hubo varios cambios, pero él me dio libertad y se lo agradezco, porque se suele decir que las editoriales les cambian muchas cosas a los textos de los autores para volverlos comerciales, pero no fue el caso. La editorial me ayudó a dar los pasos para transformar la novela en algo que se le pudiera mostrar al público.

¿Qué referentes tuvo mientras escribía su libro?
A mí me gusta el realismo mágico, aunque mi novela no pertenece ahí. García Márquez me marcó no solo como persona, sino como lectora y escritora. También Isabel Allende, Mario Vargas Llosa y Ernesto Sábato.

El relato de familia que hay en su historia, ¿sale de sus relaciones y de lo que ha visto o de referentes literarios?
La historia está influenciada por mis experiencias y mi visión del mundo, pero también intenté que hubiera mucha ficción: no quería basarme solo en la realidad, quería darle algo de fantasía al texto, quería explorar, hablar de temas que me parece que valían la pena.

La promesa de la semilla

Portada de 'La promesa de la semilla'. Editorial Planeta 272 Páginas $39.000

Foto:

Cortesía Editorial Planeta

¿Tuvo una rutina de trabajo para poder terminar la novela?
La primera parte la escribí durante el calendario escolar: me quedaba en los recreos escribiendo o haciendo las tareas para poder trabajar por la tarde en mi casa. La segunda parte la hice en las vacaciones de mitad de año. Tenía que entregar el manuscrito el 15 de julio, así que durante junio me desperté a diario a las 6 de la mañana para pasarme todo el día escribiendo y así logré acabarlo una semana antes del plazo final.

¿Para qué cree que sirve la literatura?
El otro día leía un ensayo de Montserrat Ordóñez que decía que la gente cree que literatura existe solo porque es bonita, pero la verdad es que hace parte de todo. Leyendo y no investigando, yo aprendo de historia y de la vida. La literatura es una forma de estar conectado con el mundo del presente y del pasado.

*:Mateo Arias Ortiz
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO
Redacción Cultura
En Twitter: @mateoariasortiz

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.