Los colores del ‘hip hop’, en un parque

Los colores del ‘hip hop’, en un parque

El fin de semana se vivió la edición número 21 de este festival que convoca a una cultura inmensa.

Hip Hop al parque

En un solo escenario, Hip Hop al Parque reunió a 74.000 personas.

Foto:

Andrés Sandoval / Alcaldía de Bogotá

25 de octubre 2017 , 07:27 a.m.

El respeto a la cultura hip hop y a los artistas que la defienden y guardan fue una de las líneas transversales que unieron la edición 21 del festival Hip Hop al Parque.Fueron dos días balanceados: hubo rap, DJ, breakdance y grafiti. También, artistas colombianos y extranjeros, latinos y estadounidenses, jóvenes y veteranos. En total, asistieron 74.000 personas, según Idartes.

Dos de los homenajes a la cultura se dieron durante las presentaciones de cierre de ambos días. En la noche del sábado, la rapera de Filadelfia Bahamadia invitó a la tarima a dos MC (cantantes) colombianos para que fueran ellos quienes tomaran la posta, mientras ella hacía el beat con una función de su celular. Fue un llamado a “valorar a los artistas locales, a la gente que lleva haciendo hip hop mucho tiempo en Colombia”.

Bahamadia, sin ser una artista que corra por el escenario y grite y salte para contagiar al público, logró captar la atención del festival con su claridad vocal, sus rimas y los éxitos que sus seguidores esperaban, como 3 the Hard Way, de su álbum Kollage, y Push Up Ya Lighter, su colaboración con The Roots.

El domingo fue el turno de EPDM, el legendario dúo de Nueva York, que hizo dos homenajes: primero, reproduciendo temas importantes de artistas colombianos como Tres Coronas y La Etnnia, que ayudaron a establecer su conexión con el público. Luego invitaron a la gente a corear las canciones de artistas que ya habían fallecido, como Phife Dawg, Big Pun y the Notorious B.I.G., recordando así que en el hip hop el respeto a los que se han ido es fundamental.

Erick Sermon y PMD, quienes conforman el dúo, pusieron a cabecear a los asistentes con las intensas líneas de bajo que caracterizan su sonido y con su funk flow. Cantaron éxitos de Strictly Business, su primer álbum, como I’m Housin y You Gots To Chill, y Da Joint, Richter Scale y The Simphony 2000. Fue una presentación vibrante y enérgica, de artistas que con la experiencia han aprendido a dar conciertos completos.

Un llamado de paz

Una de las consignas que exclamaron varios artistas desde el escenario fue ‘Hip hop es vida’, el lema de esta edición del festival. Los llamados a la acción para no manchar el nombre del hip hop y volver a la paz y unidad que esta cultura ha representado fueron múltiples.

“Hip hop es paz, es educación, es tolerancia y respeto, es un vehículo salvador, un espectáculo de vida, de amor y de unidad”, clamó El Flako ELC, de Laberinto ELC. Esta agrupación de Medellín, que ya se había presentado en las ediciones de 2002 y 2009 del festival, mostró que las nuevas generaciones siguen acudiendo a su música como un canon del hip hop nacional.

Además del rap, la diversidad del hip hop se vio entre los asistentes. Durante la presentación del colectivo de DJ The X-Ecutioners, se improvisaron varias ruedas de breakdance a lo largo de la explanada del Simón Bolívar. La destreza física de los bboys y bgirls se sincronizó con los trucos de tornamesismo de los DJ que se presentaban, demostrando que, aunque no estaban en una tarima, eran igual de representantes del hip hop.

Dentro del panorama nacional, también se destacaron las presentaciones de Realidad Mental y Da Steez Brothas.

El primer grupo lleva varios años haciendo música cruda y sincera, que choca tanto estética como líricamente. Los segundos también proponen un sonido sin adornos; es una propuesta sencilla, pero que, como lo muestra el éxito de su EP más reciente, ha sido muy recibida en las calles bogotanas.

Las fallas

No obstante los esfuerzos de los artistas, de la Policía y de Idartes, y aunque, según la entidad, esta fue una de las ediciones con mejor comportamiento de los últimos años, la violencia sigue siendo un factor importante en Hip Hop al Parque.

En algún momento, EPMD tuvo que interrumpir su presentación para llamar a la calma a los asistentes: “Si no paran (las peleas), no podemos seguir”, advertían los músicos en inglés.

No obstante los intensos controles y requisas en la entrada, se desataron varias riñas con puñales durante los dos días. Los filtros tampoco evitaron que aguardiente, cocaína, marihuana, popper y más se vendieran a los asistentes, varios de ellos menores de edad.

Hip Hop al Parque volvió a reunir a varios de los más grandes artistas de hip hop de la región, así como grandes figuras ya clásicas de la edad dorada del género. El escenario, el sonido y las luces fueron impecables. La entrega de los artistas fue el punto más alto. Y en gran porcentaje, el público estuvo a la altura de esta cita anual que congrega a toda la comunidad del hip hop nacional.

SANTIAGO CEMBRANO
@scembrano
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.