El jazz perdió a Ellis Marsalis, uno de sus grandes maestros

El jazz perdió a Ellis Marsalis, uno de sus grandes maestros

A los 85 años, falleció por coronavirus este pianista que fue mentor de importantes músicos. 

Ellis Marsalis

El reconocido músico nació el 14 de noviembre de 1934, en el barrio Gert Town, Nueva Orleans. Tuvo seis hijos.

Foto:

Efe

Por: OLGA LUCÍA MARTÍNEZ - CULTURA EL TIEMPO 
03 de abril 2020 , 04:58 p. m.

Ellis Marsalis era considerado el “patriarca” del jazz de Nueva Orleans (Estados Unidos), cuna musical por excelencia en ese país.

Y también, un maestro en todo el sentido de la palabra, pues fue el mentor no solo de cuatro de sus seis hijos (Wynton y Brandford, entre ellos), sino de un gran número de representantes del género.

Tenía 85 años y su muerte ayer, en Nueva Orleans, debido a complicaciones con el coronavirus, deja un gran vacío en el género. Su hijo Wynton dio a conocer la noticia: “Se fue de la misma manera en que vivió: abrazando la realidad”.

Miembro de una saga de artistas de jazz de Nueva Orleans, falleció “de manera pacífica”, luego de ser hospitalizado el sábado pasado, cuando su salud se complicó, como dijo Brandford Marsalis en sus redes sociales.

“Mi padre fue un gigante de la música y un maestro, pero sobre todo fue un gran padre. Dio todo lo que tenía para sacar lo mejor de nosotros mismos”, agregó.

Autor de más de 20 discos y padre de los también músicos Delfeayo y Jason Marsalis, los amantes del jazz siempre le agradecerán su tesón por conservar el puro estilo del género de Nueva Orleans no solo actuando, sino dando clases a las nuevas generaciones.

Syndrome, A Night At Snug Harbor, Piano in E, Heart Of Gold, Whistle Stop, Duke in Blue, Ruminations in New York y An 80th Birthday Celebration! son algunos de sus trabajos, además de una gran cantidad de colaboraciones con otros artistas.

Su muerte en un momento en el que Estados Unidos se debate en una gran crisis debido a la pandemia del coronavirus no impidió que su amigo y profesor de Derecho de la Universidad de Harvard, David Wilkins, se manifestara: “Todos podemos maravillarnos de la audacia de un hombre que creía que podía enseñar a sus muchachos negros a ser excelentes en un mundo que negaba esa posibilidad, y luego verlos continuar redefiniendo lo que significa la excelencia en todos los tiempos”, escribió.

Nacido el 14 de noviembre de en 1934, en Gert Town, Nueva Orleans, en los primeros años de su carrera interpretó el saxo tenor y el clarinete, antes de dedicarse al piano, instrumento en el que se especializó desde mediados de la década de los años 50, y de incluir algunas de las músicas locales en su repertorio.

Pero, como dice Jaime Andrés Monsalve, director de Radio de Radio Nacional, “fue un defensor absoluto del jazz clásico de los 50 y cifró en ese camino su propia carrera”.

Con esto, hizo un recorrido que llevó a que décadas después, en los 80 y los 90, fueran sus hijos y los músicos de los que fue mentor, los que siguieran su senda, como Terence Blanchard, Donald Harrison, Nicholas Payton, Irvin Mayfield, Harry Connick Jr, los hermanos Marlon y Kent Jordan, Reginal Veal y también Victor Goines, como registran distintos medios estadounidenses.

Para Monsalve, su recuerdo en la historia de la música y del jazz, especialmente, tiene que ver con esa faceta de haberse convertido en un “educador de quilates”. Y en momentos en los que el jazz “se volvió de fusión y con otros sonidos, tanto él como su gente se anclaron en la tradición”, sigue.

“De hecho, hay un movimiento llamado Jóvenes Leones, alejado de las tendencias atípicas, y él fue su líder indiscutible”.

Marsalis comenzó en un grupo que formó a finales de la década de los 50, del que hicieron parte, entre otros, Harold Batiste y Ed Blackwell. En 1962 grabó en un disco de Nat Adderley y poco después pudo realizar su primera producción, pero esta no tuvo ninguna relevancia.

En esa década, y mientras empezaba su reconocimiento, estuvo tocando en clubes de Nueva Orleans y realizando espectáculos como músico acompañante de creadores de gran reconocimiento como Ed Blackwell y Nat Adderley.

Su faceta educativa comenzó en la Xavier University y también dio clases en Loyola University y en New Orleans Center for the Creative Arts.

Pero en esta parte de su carrera, fue fundamental su labor en la Universidad de Nueva Orleans, lugar en el que ayudó a posicionar los estudios sobre jazz, dejando un gran legado, trabajo que realizó hasta principios de la década de los 90.

“Su refinamiento en el piano será otro de sus grandes recuerdos, sin olvidar que es uno de los grandes representantes de la segunda generación de un linaje, el de los Marsalis, que ya va por la cuarta parte de músicos importantes para el mundo”, agrega Monsalve.

Siempre amó tocar para la gente en vivo, donde sintiera que les daba emoción a los seguidores del género. De hecho, hasta finales del 2019 nunca faltaba los viernes al Snug Harbor, una de las casas del jazz de Nueva Orleans. Allí, entregaba su saber, ese que les deja como legado a sus hijos y mundo del jazz. 

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ
Cultura EL TIEMPO 
​@CulturaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.