Secciones
Síguenos en:
El premio Rómulo Gallegos: entre el secuestro y el renacer
Rodrigo Blanco Calderón, escritor venezolano.

Rodrigo Blanco Calderón, escritor venezolano, está en contra de que el gobierno de su país vuelva a entregar este premio.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

El premio Rómulo Gallegos: entre el secuestro y el renacer

El primer galardón fue para Mario Vargas Llosa, por La casa verde, en 1967. 

Como un rey Midas de la polémica, todo lo que cae en manos del chavismo es sujeto de enconadas discusiones. Así ha sucedido con el premio Rómulo Gallegos.

Ganarlo suponía para un autor inscribirse en el Olimpo de la literatura latinoamericana. Ahora, el Gobierno venezolano trata de hacerlo renacer y muchos escritores lo ven secuestrado para amparar una dictadura.

Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Roberto Bolaño o Elena Poniatowska ganaron el premio que lleva el nombre del escritor más relevante de Venezuela, un galardón teñido con frecuencia de la misma política que apasionó al autor de Doña Bárbara y en un país donde las librerías no han tenido históricamente un gran acomodo de autores locales.

En 2020, cuando la literatura venezolana ha crecido hasta alcanzar sus más altas cotas de éxito gracias a autores como Rodrigo Blanco Calderón, Karina Sainz Borgo, Héctor Torres o Alberto Barrera Tyszka, entre otros, el prestigio del premio cae de la mano del Gobierno venezolano.

"El premio Rómulo Gallegos está convocado por quienes controlan hoy el Estado venezolano (...) desconocidos por las principales potencias y países de las democracias occidentales. Al ellos (los autores) participar y aceptar la convocatoria, es lo mismo del Rómulo Gallegos o de una entrega de gallinas, en el marco de una dictadura son actos totalmente iguales porque son actos proselitistas", explica Rodrigo Blanco Calderón.

El escritor venezolano, ganador del III Bienal de Novela Mario Vargas Llosa y uno de los jóvenes con más proyección literaria en América Latina, considera que participar supone también "reconocer la capacidad organizativa y de representación del chavismo como Estado venezolano. Es un acto de falta de ética, ¿quién financia el premio, de dónde sale se dinero? De un Estado forajido que tiene sanciones internacionales y cuyo movimiento de dinero va ser rastreado a donde sea que vaya. (...) Está (el ganador) en términos prácticos estableciendo una negociación con un grupo de narcoterroristas", sostiene el autor de The Night.

Además, Blanco Calderón recuerda que el premio se dejó de convocar hace un lustro y su regreso busca hacer creer que "todo lo que ha pasado en estos cinco años fue un paréntesis".

Sin embargo, subraya que en ese tiempo se produjeron "masacres" contra las manifestaciones de 2014 y 2017, "sanciones internacionales, el éxodo masivo de venezolanos" o un informe de la Oficina de Naciones Unidas de Derechos Humanos que dirige Michelle Bachelet.

Ese reporte aseguraba que el presidente Nicolás Maduro y sus instituciones han puesto en marcha una estrategia "orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno" con detenciones arbitrarias, malos tratos y torturas a críticos, entre otros asuntos.

"(Al acudir al premio) están diciendo que una especie de normalidad ha regresado a Venezuela", asegura Blanco Calderón.

Para el escritor venezolano de 39 años, la elección de ganadores también ha estado influenciada por el Gobierno, pues desde Isaac Rosa (2005) "hasta el presente han sabido escoger a escritores que les hacen propaganda al régimen" o a "escritores que nunca van a resultar incómodos o hacer algún tipo de declaración" en contra.

Por eso, considera que no es un premio con un carácter estrictamente literario: "Eso es una mentira, no sé si deliberada o autoengaño que utilizan estos escritores para poder participar en un premio y embolsillarse 100.000 dólares que en este caso provienen de una estructura conectada por el narcotráfico", dice.

"(Lo hacen) bajo el paraguas de una visión angelical de la literatura y la
cultura, como si esta no tuviera que ver con la política, tratan de restarle importancia a lo que sucede en Venezuela, tratan de restarle importancia a las críticas y a las condenas internacionales", sostiene.

Para el jurado, apenas un concurso
Al otro lado de la polémica se sitúa el último ganador y jurado para la próxima edición, el escritor colombiano Pablo Montoya, para quien el premio es apenas un concurso que no busca legitimar ningún régimen.

"En absoluto, yo estoy participando en un concurso literario de larga tradición como el Rómulo Gallegos, un concurso que se dio por primera vez en 1967 bajo unas circunstancias igualmente politizadas, igualmente complicadas. Recordemos que en el discurso que dio Vargas Llosa cuando recibió el premio por La casa verde, lo terminó pidiendo un 'viva' por la revolución cubana", explica Montoya.

Considera que "ahora, hay un Gobierno muy polémico (...) que ha tenido muchas críticas y apoyos, eso no es fácil de dilucidar. Yo no siento que haga un apoyo al régimen porque pienso que el premio Rómulo Gallegos es un premio que hace parte del patrimonio cultural de la república de Venezuela y de América Latina. En ese sentido, acepté (ser jurado)", sostiene.

Frente a otra de las críticas, la de que se entrega a simpatizantes del Gobierno, Montoya afirma que no existen "artimañas" y se pregunta "cuándo se ha criticado a las artimañas que hay con los demás premios literarios que tienen que ver con la literatura comercial como el Alfaguara o el Planeta. ¿Quién ha dicho que detrás de las deliberaciones de los premios comerciales hay mafias, hay relaciones económicas y, por lo tanto se debe criticar esos premios?", asegura el autor de Tríptico de la infamia", quien cree que "ahora hay una cuestión política de por medio y una oposición que está criticando todo lo que tiene que ver con el Gobierno de Maduro".

Y agrega: "Yo comprendo esas críticas pero no veo que mi participación como jurado esté asociada a una colaboración mía con el régimen", asegura.

Finalmente, niega falta de sensibilidad con la situación que vive Venezuela, pues considera que "sería como decir que recibir un premio del Estado colombiano, que es una narcodemocracia, significa estar apoyando esas narcodemocracias. Así podíamos decir con uno y otro país, con uno y otro premio. No sé hasta qué punto los premios están completamente limpios, los premios que da Estados Unidos  bajo la democracia neoliberal de (Donald) Trump, ¿quién les ha reprochado eso a ellos? Creo que hay una persecución sistemática, malsana, frente a ese proyecto político-social de Venezuela", agrega.

Por todo ello, concluye que "los Estados, no importa la tendencia ideológica, están también para apoyar las vidas culturales, las actividades culturales" y el premio "es patrimonio de los venezolanos", por lo que es "normal que este Gobierno lo patrocine".

Hasta el momento, las críticas ya han encontrado dos apoyos, los del peruano Gustavo Faverón y la venezolana María Pérez-Talavera, que han retirado sus candidaturas.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.