Secciones
Síguenos en:
Lento retorno / columna de opinión
Premios Emmy 2018

Andrew Lloyd Webber (izquierda) tuvo que frenar su nuevo musical inspirado en La Cenicienta.

Foto:

EFE

Lento retorno / columna de opinión

Andrew Lloyd Webber (izquierda) tuvo que frenar su nuevo musical inspirado en La Cenicienta.

FOTO:

EFE

Una mirada a los esfuerzos para mantener viva la práctica grupal de las artes escénicas.

Con el lento retorno de los conciertos en vivo van quedando atrás los videos musicales caseros publicados en redes durante la pandemia.

Se vislumbra el fin de una época que quedará en la historia por los múltiples intentos que se han hecho, no siempre con éxito, para mantener viva la práctica grupal de las artes escénicas.

Vimos casos muy dicientes, como el del reconocido trompetista Wynton Marsalis tocando en las frías calles de Nueva York el pasado invierno junto a un trío de espontáneos que decidió sacar sus instrumentos a la calle para no perder la costumbre de tocar. Tratándose de un concertista consagrado al que antes solo podíamos ver en grandes salas de concierto, esta publicación tiene un efecto desconcertante porque muestra a una estrella de la música reducida a tocar en la calle para peatones apurados.el público.

Vimos también el caso de las orquestas sinfónicas que se arriesgaron a montar obras de gran formato con cada músico tocando desde su casa. Los editores de estos videos tuvieron que hacer maromas en edición y mezcla para conseguir una gran sonoridad juntando a cuarenta individuos que tocan cada parte por separado.

Sin embargo no es claro el retorno definitivo a los escenarios, nuevos picos de la pandemia e inesperados contagios han llevado a cancelar muchos conciertos y montajes.

No deja de ser contradictorio el hecho de que una partitura concebida para unir a los ejecutantes y al público se deba tocar en aislamiento, sin ver ni oír al compañero.

Sin embargo no es claro el retorno definitivo a los escenarios, nuevos picos de la pandemia e inesperados contagios han llevado a cancelar muchos conciertos y montajes.

Al compositor Andrew Lloyd Webber le ocurrió justo esta semana. Todo estaba programado para estrenar su nuevo musical sobre La Cenicienta el pasado 20 de julio en Londres, pero el resultado positivo de covid-19 de uno de los miembros del elenco los obligó a posponer este montaje que tiene una inversión cercana a los siete millones de euros.

 Otra columna columna que le puede interesar: ¿Será verdad tanta belleza? 

Comparando con sus monumentales escenarios de años anteriores, algunos de los festivales de verano europeos han programado versiones en miniatura para cumplir con el aforo permitido y por si tienen que cancelar súbitamente. Ahora recurren a pequeñas tarimas y a modestos sistemas de amplificación, ubicados en espacios abiertos para muy pocos asistentes.

Tímidamente se empieza a recuperar un oficio que estuvo prohibido por un año largo y ahora busca el respaldo del público.

Óscar Acevedo
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com

Otros temas de música
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.