Secciones
Síguenos en:
Murió Ángel Molina, el profesor que compuso 'El cóndor legendario'
El Cóndor Legendario

Ángel Alfonso Molina, compositor vallenato.

Foto:

Tomada de Twitter: @PedroLemusN

Murió Ángel Molina, el profesor que compuso 'El cóndor legendario'

Ángel Alfonso Molina, compositor vallenato.

Profesor de colegio y poeta, Molina murió a consecuencia de un accidente de tránsito.

Aunque su composición El cóndor legendario, escrita en los años 70 se volvió un clásico en interpretación de Los Hermanos Zuleta, Ángel Alfonso 'Pocho' Molina siempre vivió de su trabajo como profesor de bachillerato. 

Nacido en Juan de Acosta (Atlántico), Molina -fallecido al os 72 años- fue licenciado en Ciencias Sociales y se definía como un hombre de campo. "Me gusta el monte y no dejo de visitarlo; voy en burro y protegido de mi sombrero", le dijo cerca de una década al periodista Fausto Pérez Villareal en una entrevista para EL TIEMPO.

Para Molina la música era entretenimiento, no un modo de vida. Y aunque fue famoso por El cóndor legendario y compuso más de cien canciones, entre estas La caprichosa y Alma de pueblo, pero la gran mayoría permanecieron inéditas.

Molina vivía en su pueblo natal y el sábado 7 de agosto fue arrollado por una motocicleta mientras caminaba en el tramo de Santa Verónica a Juan de Acosta. El profesor y compositor quedó herido de gravedad y fue levado a la clínica Portoazul. Lamentablemente, falleció el 10 de agosto.

El Cóndor legendario -cuya letra comienza con "Soy folclor, soy alegría, soy tristeza y desengaño, a mí me están matando los años y no me compongo todavía"- fue grabada en 1977 por Poncho y Emiliano Zuleta, en un álbum que incluyó otros clásicos como La creciente del Cesar, Recuerdos de Don Toba y El Secretico.

Decía el compositor que la canción nació en un atardecer de octubre de 1975, en el cerro Ferú, a orillas del Mar Caribe en Juan de Acosta. "Yo estaba recién casado con María Emilia Arteta Coronel, mi mujer de toda la vida -relataba-, y llevaba dos días seguidos de parranda, al compás de Ron Blanco, ligado con Ginger Ale Canada Dry. Vi una gaviota volando y de repente me llegaron a la memoria recuerdos de viejos amores. Allí nació la canción".

Sin embargo, no le cantó a una gaviota sino a un cóndor. Algo que el profesor explicó de la siguiente manera: "Desde mi niñez, el cóndor siempre fue el ave que despertó en mí una enorme simpatía. En la canción va su homenaje. Y es tanta mi devoción por ese animal, que en la puerta de mi casa tengo tallada en madera su imagen imponente".

La canción llegaría a Los Hermanos Zuleta gracias a dos amigos suyos que se la cantaron a Emilianito, mientra viajaban en un taxi desde Sabanalarga a Barranquilla. Fue el acordeonero quien le propuso la grabación a Poncho.

"Mi canción le dio el título al long play que salió a la luz el 17 de diciembre de 1977", recordaba el autor. Le suprimeron una estrofa, pero fue el primer paseo en tono menor grabado por Los Zuleta, antes de Tierra de cantores, de Carlos Huertas. Económicamente, decía el profesor, este gran éxito no representó mucho, pero le dejó "muchas satisfacciones morales", aunque admitía que compró su casa con las primeras regalías que recibió por ella: 200 mil pesos, en 1980.

REDACCIÓN DE CULTURA
@CulturaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.