Draco Rosa regresa poderoso, feliz y mucho más roquero

Draco Rosa regresa poderoso, feliz y mucho más roquero

El boricua conversó con EL TIEMPO acerca de lo que vivió con su nuevo trabajo 'Monte Sagrado'.

Draco Rosa

Draco Rosa tocó en Bogotá el 31 de agosto, como antesala a su nuevo disco.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Andres Hoyos Vargas
25 de octubre 2018 , 11:04 p.m.

A sus 49 años, el cantante puertorriqueño Draco Rosa ha lidiado batallas muy fuertes para encontrar un espacio ideal a esa fuente de ideas que se le revelan todo el tiempo.

Ha jugado todas las cartas de una industria que cambió radicalmente y muchas veces se deja llevar por fórmulas sin riesgo, pero él siempre ha encontrado la manera de dar el paso para moverse en otros terrenos.

Eso se siente en su nuevo álbum Monte Sagrado: un ejercicio de rock puro, duro y plagado de reflexiones muy profundas acerca de la vida, la espiritualidad y la oscuridad, pero que siempre terminan encontrando una luz.

El disco se construye a través del sonido poderoso de la guitarra, el bajo y la batería, grabado con una banda en vivo en estudio.

“Durante un tiempo grabé mucha música, y ahí estaba gran parte de Monte Sagrado, pero después me desconecté (…) Algo pasaba, y decidí dejar todo; me monté en una moto y me fui; me puse a cultivar café (…) Realmente quería hacer algo totalmente diferente”, afirma.

Algo pasaba, y decidí dejar todo; me monté en una moto y me fui; me puse a cultivar café

Luego de ese paréntesis, la naturaleza intervino de manera violenta en el proceso creativo del álbum y en las nuevas experiencias de vida que estaba viviendo Draco Rosa, tras haberle ganado dos veces la batalla al cáncer. “Fue duro; terminé de grabar el disco en Los Ángeles, toda la parte vocal la hice en mi casa de allá, pero eso fue después de arreglar una finca de café que tengo con mi familia en Puerto Rico, luego del huracán. En ese momento solté las lágrimas y seguí con mi proyecto”, recuerda el artista.

Tras retomar el trabajo en estudio, Draco comenzó a sentir esa energía creativa. Era como si esa sensibilidad, adormilada un poco por los medicamentos de su tratamiento, despertara con fuerza.

Todo se encaminó correctamente y el disco fue una realidad, con un cierto halo de rebeldía.

El trabajo es totalmente roquero, diferente. Esa es la sensación que deja oír algunas de las canciones. “Sí, tiene algo de eso”, agrega tímidamente con un acento boricua bien marcado. “Pero es un álbum en el que se revela que ahora estoy más feliz, más agradecido con la vida y con ganas de hacer cosas, ya que el tiempo es corto y hay que aprovecharlo”, recalca el artista.


De alguna manera, ese poderío sonoro de Monte Sagrado se puede emparentar como un enérgico seguimiento del álbum Vagabundo (1994), que marcó un antes y un después en la carrera de Draco Rosa y fue relanzado en agosto de este año.

“Monte Sagado es un disco de puro rock and roll, pero más accesible de lo que fue en su momento Vagabundo. Mi idea ahora es poder llegar a la gente, comunicar algo (...) No siempre es fácil porque uno se la pasa ‘defendiendo su quiosco’ (haciendo referencia a su estilo, a su sensibilidad) mientras la industria parece estar jalando para otro lado. Claro, todo con la idea de que pueda disfrutar más, pues el estrés y toda esa porquería enferma”, asegura.

Sin embargo, reconoce que Colombia es uno de los lugares en donde se siente mejor. Ya antes había hablado de su amor por el país, donde muchos siguen su carrera.
“La energía en Colombia representó un momento clave en mi trabajo. En este país, por ejemplo, un disco como Vagabundo –que fue rechazado en su momento en México y en otras partes– tuvo un gran recibimiento. Fue bonito venir a tocar y ver que la gente cantaba las canciones; eso cambió todo para mí”, recuerda el puertorriqueño.

Eso mismo quiere el músico y compositor que le suceda a Monte Sagrado, cuyo nombre proviene de un parque ceremonial cerca de donde vive Draco Rosa, en el municipio de Utuado (Puerto Rico), y donde, dice, se siente una energía espiritual muy profunda. “En este disco hay fuerza, pero también amor y gratitud”, recalca su artífice, quien ha demostrado que algo bueno puede salir del caos.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
ELTIEMPO @AndresHoy1

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.