‘Entrego una biblioteca fortalecida y viva’: Consuelo Gaitán

‘Entrego una biblioteca fortalecida y viva’: Consuelo Gaitán

La exdirectora de la Biblioteca Nacional de Colombia hace un balance de su gestión.

Biblioteca Nacional de Colombia

Gaitán abrió los espacios de la biblioteca a artistas y grafiteros, en un ejercicio de diálogo intercultural.

Foto:

Abel Cárdenas/EL TIEMPO

Por: Carlos Restrepo
15 de marzo 2019 , 07:55 p.m.

A lo largo de los casi seis años que estuvo al frente de la Biblioteca Nacional de Colombia, a la filósofa Consuelo Gaitán casi siempre se la vio con una energía vital por todos los pasillos del edificio de la calle 24 con quinta, en el centro de Bogotá.

Y no era para menos. Luego de dedicarles su vida a los libros y crear librerías, arribar a ese templo, que custodia la memoria del país, era para Gaitán como llegar a una casa soñada.

Durante los últimos años, la funcionaria tuvo a su cargo la coordinación de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, el proceso de renovación digital de los contenidos de la Biblioteca Nacional y el direccionamiento del Plan Nacional de Lectura. Este último coordinado, en conjunto, con el Ministerio de Cultura y el de Educación.

Ahora, cuando que llegó el momento de girar el barco de su vida hacia nuevos desafíos, Gaitán habló con EL TIEMPO de lo que queda andando en esta entidad.

¿Qué balance hace de estos casi seis años al frente de la entidad?

Tengo que decir que entregamos una Biblioteca Nacional fortalecida y viva, así como 1.520 bibliotecas públicas que se han convertido en espacios imprescindibles para las comunidades que se nutren de ellas. Dejamos una biblioteca que modernizó sus procesos de catalogación, que consolidó una importante política de gestión del patrimonio bibliográfico y documental, que trabajó por optimizar sus complejos procesos de digitalización, que mostró al público impactantes exposiciones y por primera vez abrió sus puertas a los jóvenes: en especial, los grafiteros han podido manifestar de manera artística cómo ven nuestra historia y sus próceres, han encontrado espacios para hacer sus encuentros y presentaciones de cómics y fanzines.

Las bibliotecas públicas se entregan modernizadas en infraestructura tecnológica, con bibliotecarios formados en el uso de las herramientas TIC y con varias plataformas y contenidos digitales

Las bibliotecas públicas se entregan modernizadas en infraestructura tecnológica, con bibliotecarios formados en el uso de las herramientas TIC y con varias plataformas y contenidos digitales de alta calidad. Igualmente, queda el compromiso de seguir actualizando anualmente las colecciones bibliográficas y acompañando a los bibliotecarios en los espacios de lectura y talleres para las comunidades usuarias de dichas bibliotecas.

¿Cómo queda el Plan de Bibliotecas Públicas y qué retos enfrenta?

El plan ha tenido varios componentes, uno de los cuales ha sido la construcción de bibliotecas nuevas, adecuadas a las necesidades y con la calidad que merecen las poblaciones de los lugares más apartados del país. Anualmente se entregaban alrededor de 28 bibliotecas totalmente dotadas. Este año, el gobierno de Japón, que ha sido un aliado fundamental, construirá seis nuevas bibliotecas, mientras que el Ministerio de Cultura entregará cinco.

En cuanto a la conectividad, esperamos que este tema, que se había concebido tradicionalmente como una política de gobierno, siga con el compromiso del Mintic y sea coherente con lo que se está llamando ‘revolución digital’, además de que haya presencia efectiva en los territorios. Nuestras metas estuvieron en mantener entre un 85 y 90 por ciento de bibliotecas conectadas durante los últimos años.

Consuelo Gaitán

Consuelo Gaitán ha estado vinculada al mundo de los libros a lo largo de su carrera profesional.

Foto:

Cortesía Biblioteca Nacional de Colombia

El año pasado se entregó la Encuesta Nacional de Lectura. ¿Cómo está la actual política nacional de lectura?

La encuesta de lectura dejó claro que debemos abrirnos a nuevos horizontes, a diversos soportes y modos de lectura. Hay múltiples espacios, formas y medios de leer. La democratización de la lectura significa dar acceso a múltiples soportes y propiciar la producción de contenidos de calidad, pero no prescribir qué se debe y cómo se debe leer.

Al día de hoy, aún no conozco ningún documento que hable de qué pasará al respecto durante los próximos cuatro años. En el Plan Nacional de Desarrollo, en el cual trabajamos junto con la Oficina de Planeación del Ministerio de Cultura, conservamos las mismas líneas de trabajo del plan de los últimos ocho años, pero con el temor latente sobre la falta de claridad acerca de cómo se financiarían dichas líneas. Temor que se ha visto confirmado en el tema de la conectividad.

¿Qué desafíos quedan en este tema?

Es importante señalar que durante los últimos años, el presupuesto del Ministerio de Cultura venía creciendo, y en la administración anterior subió un 125 por ciento. Ya no se debería seguir hablando de que es un ministerio pobre, máxime que se le ha encomendado un proyecto capital para el Gobierno central, el de la economía naranja.

Por eso, es preocupante el congelamiento de una parte de sus recursos o la supresión de cargos de diversas dependencias del ministerio para la creación del viceministerio de la economía naranja, como es el caso de la coordinación de sistemas de todo el ministerio o la supresión del coordinador administrativo de la Biblioteca Nacional.

Hoy, con tantos cambios tecnológicos y de hábitos de consumo de bibliotecas, ¿hacia dónde cree que se mueven estas entidades?

Hemos sostenido y puesto en práctica que las bibliotecas no son esos lugares silenciosos y polvorientos del pasado. Son espacios de encuentro, de intercambio de formas de ver el mundo y de interacción gracias, entre otras cosas, a sus colecciones y a la tecnología que permite acceder a contenidos de alta calidad y al papel fundamental que juegan los bibliotecarios públicos. El ejemplo más contundente fue el impacto de las 20 bibliotecas móviles que se instalaron en comunidades vecinas a las zonas de desmovilización de los excombatientes de las Farc.

En ocho meses tuvieron alrededor de 250.000 visitas, de las cuales 7.500 fueron de los propios excombatientes de las Farc

En ocho meses tuvieron alrededor de 250.000 visitas, de las cuales 7.500 fueron de los propios excombatientes de las Farc. Aquí, las bibliotecas demostraron que son factores determinantes para transformaciones sociales y culturales en comunidades desintegradas por la guerra. El Centro Nacional de Consultoría hizo un estudio que arrojó resultados sorprendentes sobre el fortalecimiento del capital social en dichos territorios: donde la biblioteca hizo presencia se modificaron positivamente temas como resolución pacífica de conflictos, liderazgo y empoderamiento, expectativas hacia futuro, participación comunitaria, sentido de pertenencia y confianza en el Estado.

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO@Restrebooks

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.