The Beatles: 50 años del concierto en la azotea

The Beatles: 50 años del concierto en la azotea

En 1969, la banda subió a la terraza de su edificio en Londres para grabar la película ‘Let It Be’.

Concierto en la azotea de The Beatles

Una imagen que años después se convertiría en todo un símbolo.

Foto:

Tomada de TheBeatles.com

Por: Simón Granja Matias
02 de febrero 2019 , 10:20 p.m.

“Me gustaría darles las gracias en nombre del grupo, y espero que hayamos pasado la audición”, bromeó John Lennon una vez se terminó el último concierto que darían como los Beatles, aunque él, Paul, George y Ringo lo ignoraban en ese momento. La imagen de los cuatro en una terraza tocando y cantando es una de las que más marcaron la historia de esta agrupación, que en la década de los años 60 revolucionó la música y el mundo.

Fue la fría tarde del 30 de enero de 1969 cuando los Beatles subieron a la terraza y dieron su último concierto. “Parecía que iba a ser un día más en la oficina”, según le contó a la revista ‘Rolling Stone’ Ken Mansfield, entonces gerente de Apple Records y uno de los pocos afortunados que estuvieron presentes ese día en la azotea. La agrupación de Liverpool estaba en su estudio, Apple Records, en el número 3 de Savile Row, en el centro de Londres, con la intención de grabar el final de la película ‘Let It Be’, que en un principio se iba a llamar ‘Get Back’ como un guiño a los comienzos de la banda. Ese disco, esa azotea, ese concierto y la historia de lo que allí ocurrió quedaron grabados por siempre en la historia del rock como el último concierto de los Beatles.

Ya son 50 años desde ese evento, se cumplieron exactamente el pasado miércoles 30 de enero, y, a propósito de esa fecha conmemorativa, de lo que fueron los Beatles, el director de cine neozelandés Peter Jackson (‘El señor de los anillos’ y ‘King Kong’) anunció que dirigirá un documental sobre ‘Let It Be’. Contará con 55 horas de metraje nunca antes vistas y 140 horas de audio tomadas de las sesiones de grabación del álbum lanzado en 1970.

“Este material garantiza que esta película será una experiencia del tipo ‘mosca en la pared’. Sirve como una máquina del tiempo que nos transporta de vuelta a 1969. Nos sentamos en el estudio y vemos a estos cuatro amigos haciendo música juntos”, aseguró Jackson al anunciar el proyecto. Y luego añadió: “Después de revisar todo el material visual y audio que Michael Lindsay-Hogg grabó 18 meses antes de su separación, es evidente que se trata de un asombroso tesoro oculto, algo histórico. Me emociona y me honra que me hayan confiado este material. Hacer esta película será un gozo absoluto”.

Y cuando dice que “me honra que me hayan confiado este material”, hace referencia a que la decisión cuenta con la aprobación de los integrantes vivos de la banda, Ringo Starr y Paul MacCartney, y de Yoko Ono y Olivia Harrison, las viudas de los dos faltantes.

Aunque la película, grabada en 1969, fue estrenada un año después, en 1970, junto con el disco, y lanzada en diversos formatos de la época, solo llegó hasta el VHS, de ahí en adelante no volvió a estar en ningún otro formato, hasta ahora. Según cuentan, McCartney y Ringo se han opuesto durante todos estos años a hacer una reedición, pues la película evidencia las tensiones existentes entre los cuatro miembros de los Beatles durante la grabación del álbum ‘Let It Be’ y el desgaste de las relaciones entre ellos. Sin embargo, ahora destaparon las cartas, se pusieron de acuerdo, y los Beatles volverá a estar en la cima de la azotea.

Sirve como una máquina del tiempo que nos transporta a 1969. Nos sentamos en el estudio y vemos a estos cuatro amigos haciendo música juntos

En la azotea

Se había hablado de hacer un gran concierto; se pensó, incluso, en hacerlo al frente de las pirámides de Giza; sin embargo, los integrantes del grupo ya evidenciaban fatiga, eran días complicados: John flotaba alrededor de Yoko Ono, George se sentía menospreciado musicalmente por McCartney, que era el único que mostraba la intención de querer sacar adelante la banda, y Ringo no sabía qué hacer.

“Hagámoslo en la azotea”, dijeron. Así que subieron los músicos, el equipo de grabación y algunos asistentes más, entre ellos, por ejemplo, Yoko Ono, quien se alcanza a ver sentada con un abrigo negro cerca de donde canta Lennon en el video de ‘Don’t Let Me Down’. Estaban indecisos de si hacerlo ahí, ni siquiera en eso se ponían de acuerdo; antes de abrir la puerta a la azotea frenaron, y uno de ellos dijo: “¿Seguro lo vamos a hacer?”, a lo que Lennon replicó: “Sí, sí, vamos, necesitamos las imágenes”.

Harrison y Lennon, según cuentan, vistieron abrigos de sus respectivas esposas debido al intenso frío que hacía esa tarde en la azotea. Dicen, inclusive, que les pusieron medias de mujer a los micrófonos para combatir el fuerte viento. Una vez empezaron los primeros acordes se evidenció una sintonía entre los integrantes, ya tan divididos. Tocaron con majestuosidad, dicen expertos en la materia; incluso, ilusionaban con que los Beatles no se fueran a acabar. Sin embargo, fue eso, una ilusión. Un año después, la gran banda se separó, y 11 años después, en 1980, asesinaron a Lennon.

En la azotea tocaron nueve canciones con varios cambios a 'Get Back', que fue la última. Los parlantes apuntaban hacia la calle, los transeúntes empezaron a escuchar lo que ocurría arriba, y curiosos se empezaron a congregar abajo del edificio; el tráfico se detuvo, y oficinistas que estaban en las cercanías llamaron a la policía quejándose por el ruido. ¡Qué no daría cualquiera por haber estado ahí!

La policía llegó, y aunque son muchos los mitos en torno a lo que ocurrió ese día en la azotea, Mansfield desmintió que los policías que entraron hubieran apagado los micrófonos. Es cierto que estuvieron ahí, y pidieron que le bajaran el volumen; no obstante, a los Beatles los apagó más el frío que la autoridad, como siempre ocurrió a lo largo de su carrera.

La gota que rebasó

Este concierto improvisado en la azotea no tuvo las tradicionales seguidoras gritando ni complicaciones logísticas, y no exigió trasladarse más allá de la azotea del edificio de su propia empresa. “Fue una innovación; si algo caracterizó a los Beatles, es que constantemente innovaban”, explica Luis Fernando Algarra, profesor de historia del rock de la Universidad de La Sabana, aunque aclara que no fue del todo un concierto, sino más bien una presentación espontánea. “En realidad, el último concierto de los Beatles fue el 29 de agosto de 1966, cuando tocaron en el Candlestick Stadium de San Francisco. Aquel día solo interpretaron 11 canciones en un lapso de 33 minutos. Es decir, habían pasado dos años y medio desde la última vez que tocaban en vivo”, cuenta el profesor.

La grabación de esos días de ellos cuatro, más Yoko, se dio en un ambiente muy tenso, de cansancio, de peleas. De ahí que decidieron guardar la película hasta 1970, por eso sale al público después del álbum ‘Abbey Road’, el cual, según explica el experto, se hizo con más naturalidad... “Es un proyecto de lujo”, dice el profesor. Pero la razón por la cual ‘Let It Be’ es la gota que rebasó el vaso para que se acabaran los Beatles es que John Lennon tomó la grabación e hizo todo lo contrario de lo que en un principio quiso hacer Paul.

“McCarnety quería que ‘Let It Be’ fuera volver a los inicios, de ahí que, en un principio, la propuesta era que se llamara ‘Get Back’. Pero Lennon lo tomó y le introdujo una serie de accesorias y piezas decorativas que terminaron decepcionando a Paul”, dice Algarra.

El álbum y la película tardaron un año en llegar a Colombia; de una u otra forma, los Beatles se convirtió en un primer paso de la globalización. Andrés Durán, de Radiónica y experto en rock, recuerda cuando en 1971 empezaron a reproducir la película en el Teatro La Comedia. “Fue la sensación, la repetían una y otra vez. Al fin y al cabo, los Beatles fueron los que se inventaron el rock”.

Si se escucha la versión original de ‘Let It Be’, se evidencia que lograron plasmar de manera muy natural lo que era la banda a finales de los años 60. Porque ellos lo que buscaban era retomar la humanidad, llevaban años siendo considerados casi que semidioses. Lennon lo dijo alguna vez, y levantó polémica: “Somos más populares que Jesús”.

SIMÓN GRANJA MATIAS
REDACCIÓN DOMINGO
En Twitter: @simongrma

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.