El sube y baja / Opinión

El sube y baja / Opinión

Al gremio musical le sube el costo de la vida y le baja la capacidad adquisitiva todos los años.

Foto:
05 de enero 2018 , 09:00 p.m.

El incremento del 5,9 por ciento del salario mínimo para el año 2018, que por razones prácticas todos aproximarán al 6 por ciento, seguramente va a impactar todas las áreas de la actividad comercial en el país. Sin embargo, un renglón que no obedece a estas prácticas es el musical, donde pueden pasar cinco o más años sin que la tarifa de los músicos que atienden el sector de hotelería, restaurantes y turismo suba un solo centavo.

Durante mi carrera he visto nacer y morir muchas iniciativas de varias generaciones para formar un sindicato que proteja este oficio en sus distintas variedades: tarifas de grabación para comerciales y para discos, tarifas de bares y de espectáculos masivos, honorarios de música para publicidad y para televisión y otras labores relacionadas. Solo los intérpretes asociados a Acinpro para gestionar sus derechos fonográficos y los autores agremiados en Sayco para recaudar sus derechos de autor han logrado subsistir debido a que están amparados por leyes que les garantizan un ingreso muy pequeño pero seguro.

En los países con una moneda estable no se presenta la necesidad de negociar cada año una nueva tarifa para cada una de las actividades mencionadas anteriormente, lo que representa un desgaste para los músicos colombianos, que siempre están en el lado débil de la negociación. Es curioso, por decir lo menos, ver cómo todavía hay gente que toca por treinta mil pesos la noche, aunque tenga que pagar dos taxis para ir y volver con sus instrumentos a los bares que los contratan encantados. Muchos de ellos lo hacen con tal de tocar, así sea esporádicamente, mientras el establecimiento nocturno se beneficia gastando muy poco para ofrecerles música en vivo a sus clientes. Millares de personas que sobreviven haciendo música en vivo por todo el país verán cómo todo se encarece a su alrededor sin que su salario suba y sin que nadie lo apoye para renegociar su tarifa. Mientras no exista un respaldo estatal (nacional y municipal) que apoye a estos artistas que animan la industria del entretenimiento, la profesionalización y la regulación de honorarios nunca va a llegar por sí sola, mucho menos por iniciativa altruista de los propietarios de establecimientos públicos. A este gremio le sube el costo de la vida y le baja la capacidad adquisitiva todos los años.

ÓSCAR ACEVEDO
Músico y crítico musical
Twitter: @oscaracevedog
acevemus@yahoo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.