Sonando ilegalmente / Conexión Sonora

Sonando ilegalmente / Conexión Sonora

Es difícil saber ¿quién es escuchado en verdad y quién no? He ahí el dilema.

Foto:
Por: Daniel Casas
24 de agosto 2018 , 10:47 p.m.

Que un artista desconocido, sin mayor alcance, con una corta carrera, tenga como carta de presentación más de 6 millones de reproducciones demostrables en una plataforma de streaming como Spotify no deja de plantear interrogantes sobre el verdadero impacto de su música.

Pero una noticia pasó con poca trascendencia en la industria de la música el pasado mes de marzo, y fue el cierre y bloqueo de la plataforma jamlister.com y su servicio pago Spotlister, con el que un usuario podía hacer llegar su canción a los listados adecuados y ganar así reproducciones en Spotify.

Según lo especializado de cada listado, el servicio incrementaba su valor hasta 40 dólares. En cifras, se dice que Spotlister, creada en noviembre del 2017, en solo cinco meses accedió a 13.000 listados musicales de Spotify y alcanzó cerca de 11,7 millones de escuchas.

A raíz de una publicación en el periódico The Daily Dot que planteaba si Spotify era una plataforma en la que se podía pagar por canciones para ser reproducidas, se encendieron las alarmas y pronto Spotify desactivó la clave que conectaba a Spotlister y el servicio debió cerrar su operación.

Jamlister planteó entonces en su página web que entendía la preocupación legítima de la plataforma, pero consideró que el cierre estaba basado en informaciones falsas y en una historia sensacionalista creada a partir de la publicación del diario mencionado y de distintos blogs que la replicaron.

De manera descarada, Jam-lister manifestó que si bien Spotify les había dado 30 días para solucionar la situación, ellos de inmediato habían detenido las operaciones, registraron su dominio Jamlister.com y migraron su plataforma a un nuevo nombre. Es decir, su actividad continuó.

A raíz del cierre de esta plataforma se habló de otras como Streamify, cuya oferta era de 10.000 reproducciones por 40 dólares, adicionando mil más de manera gratuita únicamente al registrarse. Varias plataformas, como aquellas en las que se compran seguidores en Instagram, Facebook o Twitter, ofrecen de igual forma servicios como reproducciones en YouTube, que, a pesar de todo, son reales gracias a sofisticados sistemas que permiten que así sea.

Habrá quien incurra en estas prácticas, por lo cual es difícil saber ¿quién es escuchado en verdad y quién no? He ahí el dilema.

DANIEL CASAS
En Twitter: @danielcasasc

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.