Adiós a Camilo Sesto, un revolucionario de la balada en español

Adiós a Camilo Sesto, un revolucionario de la balada en español

El fallecido artista fue un adelantado y sus temas demuestran una elaborada calidad musical y vocal.

AUTOPLAY
El mundo de la música llora a Camilo SestoEl mundo de la música llora a Camilo Sesto
Camilo Sesto

Archivo EL TIEMPO

Por: Sofía Gómez G. *
09 de septiembre 2019 , 02:58 p.m.

Cuando una figura como Camilo Sesto muere, deja a millones de huérfanos en el mundo de habla hispana. El baladista español, una voz icónica a lado y lado del océano, lega su tesoro de canciones a aquellos que se enamoraron, les rompieron el corazón o se despidieron de alguien escuchando sus letras.

“(…) Quién, si es suyo el error, / no llama a quien ama y le pide perdón. / A quién no le faltó el valor y colgó el teléfono al oír su voz. / Quién nunca lloró por algo o por alguien que no pudo alcanzar. / Quién no es capaz de perdonar. / Tarde o temprano algún sueño se cumple / y pasan los días sin que el cielo se nuble. / Tarde o temprano hay alguna razón para abrir el corazón (…)”.

Si tiene más de 30 años y es un romántico empedernido, seguro tarareó Tarde o temprano, una de las 340 obras que Sesto tenía registradas bajo su autoría. Y fijo no es la única que está en su memoria: ¿cuántos estribillos, coros o incluso canciones completas se sabe del fallecido cantante y compositor alicantino?

Perdóname, ¿Quieres ser mi amante?, Melina, El amor de mi vida, Vivir así es morir de amor, Con el viento a tu favor, Jamás, Fresa salvaje, Algo de mí, Piel de ángel, Amor mío: ¿qué me has hecho?, Amor de mujer, Dónde estés, con quien estés… la lista es interminable.

Camilo Blanes Cortés ha callado para siempre. Una falla renal se lo llevó este domingo en la madrugada, luego de haber sido internado en la Clínica Quirón, de Madrid. Tenía 72 años.

“La importancia de Camilo Sesto en el mundo de la balada es que irrumpió con un carisma tremendo, una presencia escénica importante, complementado con una capacidad autoral que pocos baladistas ostentaban en ese momento. Buena parte de la balada en español debe mucho de su éxito a compositores externos, como Juan Carlos Calderón o Teddy Bautista. Pero Sesto era integral, en la medida en que sus grandes éxitos eran temas propios”, expone Jaime Monsalve, periodista y jefe musical de la Radio Nacional de Colombia.

“Él pertenece a la época más grande de la balada española y su nombre es igual de importante como los de Raphael, José Luis Perales, Nino Bravo y Julio Iglesias, por solo mencionar algunos (...) pero a diferencia de sus pares, Sesto fue un revolucionario que entendió su música de otra manera y la alimentó de los elementos más complejos del pop, con arreglos grandilocuentes, letras llenas de una poesía moderna, única, dentro de una manera distinta de interpretar las temáticas del amor”, agrega el periodista y crítico musical Daniel Casas.

Nace el mito

Venido del rock y el pop, de grupos que seguían los pasos de bandas anglo ya famosas como los Beatles o los Bee Gees, Camilo Sesto (en ese entonces Sexto, con X) incursionó en la balada romántica a principios de la década de 1970. Nacido en Alcoy, Alicante, en 1946, a los 18 años se trasladó a Madrid, donde participó en el concurso de Televisión Española Salto a la Fama.

Vendió millones de copias de sus trabajos discográficos y se consagró como el primer cantante español que logró el disco de platino. Publicó 40 álbumes con los que consiguió medio centenar de números uno en distintos países.

“Era un tipo muy preocupado por la posproducción, los arreglos. Si nos fijamos, El amor de mi vida cuenta con orquesta de una ampulosidad para una balada y con un carillón al principio, algo nada común. Y ese tema comparado con Fresa salvaje o Vivir así es morir de amor, que son ritmos más disco, casi bailables, te dan una muestra de un baladista completamente versátil, de sus alcances, preocupado por los arreglos y los detalles, que llevarían, probablemente, a ubicar a Camilo Sesto como uno de los grandes compositores de la canción popular en español”, agrega Monsalve.

Camilo Sesto

Camilo Sesto y Jorge Barón.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Su carrera musical subió como la espuma a mediados de los 70 y se convirtió en un ídolo de masas, especialmente para las jóvenes, que llenaban sus conciertos y le esperaban durante horas a las puertas de los teatros en donde protagonizó la versión en español del musical rock de Tim Rice y Andrew Lloyd Webber Jesucristo Superstar.

Encarnó a Jesús en una obra que montada en escena fue un total suceso y en la que mostró a tope toda su potencia e impresionante rango vocal”, cuenta Casas.

Por aquella época escribió canciones para otros cantantes, como el español Miguel Bosé o el mexicano José José.

Irónicamente, su vida sentimental no era como el idilio que planteaban algunas de sus canciones: era un solitario, decía, “por decisión propia”.

“Han aparecido muchos personajes, pero ninguno me hizo cambiar de idea –comentaba sobre el matrimonio–. No hubiera soportado la vida de casado. Así es como quiero que sea: el escenario y una puerta atrás con el coche en marcha, y cuando el público todavía está pidiendo otra, yo ya estoy en el hotel. Si quiero que haya alguien allí, ya he avisado yo”, rememora el diario El País que le ha dedicado un extenso homenaje al artista, un eterno hermético al respecto de sus aspectos personales.

Encarnó a Jesús en una obra que montada en escena fue un total suceso y en la que mostró a tope toda su potencia e impresionante rango vocal

Algo que rayaba aún más en la ironía, considerando la belleza física que ostentaba y el magnetismo que derrochaba en sus presentaciones en vivo. “Siempre parecía tener alergia a las fans enloquecidas”, acota la publicación.

De las pocas cosas suyas que trascendieron públicamente fue el nacimiento de su hijo, Camilo Míchel, en 1983, fruto de una relación con la mexicana Lourdes Ornellas. Tres años después publicó su autobiografía –en su momento muy criticada por su corta edad para hacerla– y anunció que no seguiría dando conciertos para dedicar ese tiempo a su primogénito.

La decadencia

“Latinoamérica acogió a muchos baladistas españoles, a mediados de los años 70 y en los 80, cuando cayó el franquismo en España y se desató la Movida Madrileña (un movimiento que permitió una diáspora artística y creativa en varias disciplinas). Muchos baladistas empezaron a verse demodé allá, pero aquí fueron acogidos con los brazos abiertos”, recuerda Monsalve.

Después de su retiro, Camilo Sesto regresaría en los 90, sin los destellos que había tenido en la escena musical
. Sus últimos años fueron duros: criticado ferozmente por los cambios estéticos a los que se sometió y con la salud deteriorada, pasaba las horas en su domicilio de Torrelodones, en Madrid, completamente solo.

En noviembre del año pasado hizo una de sus últimas apariciones públicas, en el madrileño Florida Park, donde se le vio caminar con dificultad y con la voz disminuida. Presentaba su último álbum, Camilo Sinfónico, logrado con un ensamble orquestal y las tomas originales de sus canciones más emblemáticas.

Este lunes, sus seguidores podrán despedirse por última vez de su ídolo en la capilla ardiente que se instaló en la Sociedad General de Autores (SGAE), de la capital española. Luego, por deseo expreso del cantante, sus restos serán incinerados y sus cenizas trasladas a su natal Alcoy, donde fue nombrado hijo adoptivo en 2016 y cuyo mandatario local ha decretado dos días de luto oficial.

“Con su voz genuina, como intérprete y compositor, consiguió ser uno de los artistas más queridos y universales. España y toda Iberoamérica lamentan la pérdida de Camilo Sesto”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente español Pedro Sánchez.
El fallecimiento del artista provocó una avalancha de reacciones en las redes sociales que ayer lo convirtieron en tendencia.

“Camilo Sesto es historia de España (...) Me gustaba mucho ese concepto de mostrarse al público con un toque muy Hollywood, con esa aura de lejanía y estrella. No daba entrevistas y sabía manejar bien el misterio sobre su figura, aportando intriga alrededor de su vida personal. Era como un Michael Jackson español”, comentó a El País Alberto Jiménez, líder de la banda madrileña de rock Miss Caffeina.

El legendario Raphael se despidió de Sesto con una foto de los dos, ambos veinteañeros, acompañada de un texto en el que lo eleva a “ídolo indiscutible y una de las voces más importantes de la música de España y Latinoamérica”.

“La obra que deja está emparentada con la forma de sentir la canción, con una estética romántica, poética, de un nivel musical virtuoso. Un artista al que siguen escuchando las nuevas generaciones como lo hicieron nuestros padres y abuelos”, concluye Monsalve.

SOFÍA GÓMEZ G.
*Con información de EFE y AFP
Twitter: @s0f1c1ta

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.