El reloj se detuvo a los 90 años para Lucho Gatica, ‘rey del bolero’

El reloj se detuvo a los 90 años para Lucho Gatica, ‘rey del bolero’ 

El cantante chileno falleció en México. Impresionó a músicos como Frank Sinatra y Elvis Presley.

Lucho Gatica

Lucho Gatica nació en Chile el 11 de agosto de 1928.

Foto:

Armando Arorizo / EFE

Por: Simón Granja Matías
17 de noviembre 2018 , 11:39 p.m.

El reloj se detuvo para Lucho Gatica poco tiempo después de que marcara los 90 años. Hasta ahora se hizo realidad la solicitud que hizo en la que es posiblemente su canción más icónica, ‘El Reloj’: “Reloj detén tu camino, porque mi vida se apaga”. Con este tiempo de vida, Gatica falleció en México, país que lo acogió hace medio siglo y donde desarrolló la mayor parte de su carrera como cantante y actor, además de construir parte del éxito que le daría el título del ‘rey del bolero’.

El bolerista nacido en Chile el 11 de agosto de 1928, se alejó de los escenarios y de la vida pública en sus últimos años, a medida que su salud se deterioraba. Se refugió en su casa en El Pedregal, uno de los barrios más exclusivos de Ciudad de México. Ya lo había dicho su hija Aída Gatica antes de que cumpliera los 90 años evidenciando su decaída progresiva: “Su vida hoy es muy casera, muy consentida, lejos de todo el éxito y de todo lo que fue en su momento, pero agradecido y lleno de recuerdos, de sus nietos y de sus hijos. Está muy en paz mi papi hoy”.

No fue Aída quien anunció la partida de su padre, sino Luis, otro de los siete hijos que tuvo Gatica. “¡Buen viaje! Te amo”
, escribió su hijo y también actor en Instagram el martes 13 de noviembre.

Ver esta publicación en Instagram

Buen viaje! Te amo...

Una publicación compartida de cucho1 (@cucho1) el

“Lucho era como un padre, mi mejor amigo. Los tres últimos meses, su enfermedad avanzó a pasos agigantados, y aunque ya nos estábamos preparando, cuando llegó el día de la realidad quedé con un vacío muy grande que no sé cómo llenar”, dice desde Los Ángeles (Estados Unidos) su sobrino Humberto Gatica.

El anuncio de la pérdida de este ídolo se propagó desde México hacia toda América Latina y el mundo, pues sin duda, aunque Gatica es uno de los máximos representantes de la música más arraigada en la idiosincrasia latina, también es una estrella a nivel mundial.

Entre todos los lugares en los que cayó una lágrima por la noticia, ninguno como en un punto pequeño en el mapa, la ciudad de Rancagua, en la zona central de Chile. Esa ciudad de origen mapuche en donde nació el cantante y donde precisamente este año el director ejecutivo del Teatro Regional, Cristian Urrutia, anunció el emplazamiento de la primera estatua de todo Chile en honor al cantante.

La escultura del cantante, ya en la plaza, recibió la noticia de la muerte de su figura con un cielo despejado después de varios días de intensas lluvias en esta región chilena a 90 kilómetros de Santiago, según registraron medios locales. Tal es la importancia del cantante para esta ciudad que el alcalde declaró tres días de luto.

La última canción

Llevar el apellido Gatica pareciera sinónimo de “talentoso artista”, pues Lucho no fue el único de la familia que se dedicó al mundo del arte, aunque sin duda es el más reconocido hasta el momento. Incluso, quien lo impulsó para ser quien llegó a ser fue su hermano mayor, Arturo Gatica.

Además de Arturo, hay sobrinos actores, pero quien siguió la línea de la música fue su sobrino Humberto Gatica, otra muestra de talento hereditario. Es productor de discos y ganador de 16 premios Grammy, por nombrar uno de sus logros. La relación entre el sobrino y el tío era la de un hijo y un padre. “Lucho me llevó de una forma inconsciente a un lugar en el que encontré mi camino. Con él entré el primer estudio que conocí, que era de la MGM y tenía una división discográfica. Entré al estudio y quedé fascinado, y desde ese entonces decidí que esta era mi mayor pasión, la música”, cuenta Humberto.

Aunque en su bolsillo carga los 16 premios Grammy, el logro que en este momento destaca con mayor ahínco y con la voz quebrada es que él le grabó el último disco a su tío, ‘Historias de un amor’. El álbum lo lanzó a sus 85 años y está compuesto por sus mayores éxitos, con la participación de grandes artistas. “¿Cuándo me iba a imaginar que yo iba a grabar con Bublé?”, se preguntó en su momento el bolerista chileno acerca de ‘Quizás, quizás’, que interpretó con el canadiense. Se lo preguntó él, un hombre que en sus años dorados se codeó con Elvis Presley, Nat King Cole y Frank Sinatra, entre otros grandes de grandes.

¿Cuándo me iba a imaginar que yo iba a grabar con Bublé?, se preguntó en su momento el bolerista chileno acerca de ‘Quizás, quizás’

En este disco a duetos producido por su sobrino participaron también Miguel Bosé, Laura Pausini, Nelly Furtado, Luis Fonsi, Olga Tañón y Beto Cuevas. “Esta última grabación la hizo a sus 85 años, con su voz gastada pero preservando su grandiosidad. Fue maravilloso, se hizo con cariño, con amor… es de los más grandes”, cuenta emocionado su sobrino. Humberto sabía para ese momento que esa era la última grabación de su tío. Dice: “Era su despedida. La última canción del disco es ‘Contigo en la distancia’. Cerró el telón con broche de oro”.

Los dos reyes

Gatica formó parte de las grandes estrellas de los años 50; su fama trascendió fronteras, sus discos se editaron en países de lenguas no hispanas: Estados Unidos, Francia, Portugal; su llegada a otros países generó desórdenes públicos –cerca de 10.000 fanáticos enloquecieron en el aeropuerto Barajas, Madrid (España), en 1959, a su llegada y tuvo que salir escoltado–. Participó en películas, creó estudios de grabación, tuvo romances furtivos –dicen que tuvo algo con la gran Ava Gardner–, se casó tres veces, tuvo siete hijos, casi un millar de grabaciones y muchos reconocimientos –entre ellos, el Grammy Latino por su carrera y una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

“Yo creo que el aporte evidentemente fue poner el bolero en un estatus de un género que se vistió de etiqueta en los años 50; él interpretó de una forma distinta este género... Lucho Gatica cantaba con una técnica vocal, de tiempo y de métrica que parecía más como si susurrara las canciones, lo que le daba sensualidad y cercanía. Eso hizo que se convirtiera en un fenómeno de masas”, explica Pablo Márquez, periodista chileno y autor de la biografía no autorizada del cantante.

Yo creo que el aporte evidentemente fue poner el bolero en un estatus de un género que se vistió de etiqueta en los años 50

El periodista asegura que Gatica es el chileno con mayor éxito musical de la historia del país. En la biografía ‘El rey Lucho cantaba boleros’ cuenta que hasta un personaje tan icónico como Elvis Presley se interesó por Gatica. En 1957, ambos se conocieron en los estudios de la Metro Goldwyn Meyer (MGM) en Hollywood y conversaron de forma casual. Ambos, representantes máximos de sus géneros.

Y es que Gatica, según cuenta el periodista, tenía la característica particular de estar en el lugar y momento que debía estar. En esa época, el bolero estaba en boga; llegó hasta Inglaterra, los mismos Beatles grabaron una versión del exquisito bolero ‘Bésame mucho’. Como ejemplo de la permeabilidad del músico chileno en puntos inimaginables está que aparece en un capítulo de la recordada serie de dibujos animados en los años 60 ‘Los Picapiedra’, Lucho aparecía como Lucho Piedrica. También es mencionado en la novela ‘La tía Julia y el escribidor’ (1977) de Mario Vargas Llosa.

“Él tenía una gran visión para elegir temas. Sabía lo que quería y lo que no. Fue además muy amiguero. Por ejemplo, en Brasil, donde es muy querido, uno de sus arreglistas fue Tom Jobim, quien le hizo cuatro arreglos, y que la partitura la hizo a mano… Él se topó con grandes músicos y personajes: amigo de Agustín Lara, de Pedro Vargas, de Cantinflas, de presidentes, de gobernadores, de embajadores… a donde iba tenía un amigo y lo invitaba para que se quedara con él, que estuviera en su casa… lo trataban como a un rey, era una persona muy querida y muy apreciada. Era un tipo muy humilde, muy sencillo”, dice su sobrino.

El éxito lo construyó el bolerista por fuera de Chile. En 1957 dejó su país para instalarse en México después de su primera gira por Iberoamérica. Pero siempre conservó un gran amor por sus raíces. “Lucho lo adoraba como lo adoro yo, pero no para volver sino solo para visitarlo y celebrarlo”.

En cuanto a su relación con Colombia, según una de las personas que más sabe de música en Colombia y quien ha dedicado sus últimos tres Programas Paganos al cantante chileno, César Pagano, no lo entendieron en el país. “Era tan alto su nivel y tan revolucionario que no compaginó con la tendencia de ese momento en Colombia. Acá somos muy tradicionales y nos gustan más otros intérpretes”, opina el experto. Fue más valorado en Venezuela y, en específico, en Cuba y México, donde cantó con grandes orquestas y grandes compositores.

Detrás del telón

Fue en Chile, en específico en la pequeña ciudad de Rancagua, donde empezó todo. “Su hermano mayor, Arturo, lo impulsó y empezaron a cantar juntos. Cuando Arturo logró reconocimiento cantando música folclórica, luego Lucho empezó a frecuentar la Radio Minería y allí cogió más fuerza”, narra Pagano. Fue en 1931 cuando decidió abandonar su profesión como técnico dental para dedicarse al canto con su hermano, luego como líder vocal del trío Los Peregrinos.

Quienes lo conocieron lo describen como un hombre sencillo. La cantante chilena de baladas Gloria Simonetti compartió con Gatica en calidad de jurado de un programa del Canal 13 en Chile. “No tenía el ego desmesurado como muchos artistas de incluso menor categoría; era un hombre muy especial, caballeroso, amoroso”, asegura la cantante.

La sencillez con la que lo describen proviene probablemente de haber nacido en una familia humilde y sencilla, “hasta el punto de que iba a la escuela sin zapatos”, cuenta Pagano. Según el conocedor, Gatica creció mostrando sus habilidades para el canto, pero al tiempo luchando con una extrema timidez, al punto de esconderse detrás de los telones para no mostrar la cara mientras cantaba.

En entrevista con EL TIEMPO en 2015, Gatica aseguró: “Estoy contento con lo que he hecho, creo que Dios me ha dado más de la cuenta”. Y concluyó: “Nunca me canso cuando canto. Claro que no pretendo hacerlo como antes, porque tengo ya muchos años encima. Pero, te voy a decir una cosa, si puedo seguiré cantando hasta que me muera”.

SIMÓN GRANJA MATÍAS
Redacción Domingo @simongrma

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.