‘Egan, el campeón predestinado’

‘Egan, el campeón predestinado’

Dos capítulos de la biografía de Egan Bernal que escribió Mauricio Silva, editor de revista 'Bocas'.

Egan en el podio

Bernal se convirtió en el primer latinoamericano en ganar el Tour de Francia en su edición 106.

Foto:

Marco Bertorello / AFP

Por: Mauricio Silva
16 de noviembre 2019 , 10:04 p.m.
El elegido

Sufrió un vahído, seguido de un ligero vómito.

En el cultivo de claveles, sus compañeros de trabajo les echaron la culpa a los pesticidas, que usualmente producen ese tipo de efectos. Pero a Flor Marina se le metió en la cabeza que era una infección intestinal.

Se sentó, descansó unos minutos y volvió a trabajar. No obstante, trasbocó de nuevo. Entonces llamó a Germán, su esposo, para que la recogiera en la empresa –a cinco kilómetros de Zipaquirá– y la acompañara al médico.

Como cada día desde hace más de veinticinco años, esa tarde había una larga fila afuera de la casa-consultorio del doctor José Bulla, una de las grandes personalidades del pueblo. Sin embargo, hizo seguir a Flor cuando, desde la ventana, le vio la cara de angustia. Apenas cruzó la puerta, ella lanzó su propio diagnóstico: “Doctor, creo que tengo una infección intestinal”.

Sin mediar una sola palabra, sin ponerle una mano encima y sin hacerle medio chequeo, Bulla le respondió: “Florecita, usted está embarazada. Va a tener un niño y, si me lo permite, quiero ser el padrino de ese muchachito. Tengo un presentimiento: él va a ser especial”.

Flor Marina Gómez se quedó muda por un largo rato, hasta que al fin reaccionó y le respondió: “De verdad creo que tengo una infección, doctor. ¿De dónde saca usted esas cosas?”.

Con la convicción absoluta de los que sienten ese tipo de manifestaciones, el médico volvió a su monólogo y soltó otra frase aún más comprometedora: “Como ya sé que va a ser un niño iluminado, permítame buscarle un nombre apropiado para mi ahijado”.

Ella entendió que el médico no solo no estaba haciendo un chiste, sino que iba muy en serio, y comenzó a decirle a todo que sí. El doctor Bulla –un científico de avanzada con gustos esotéricos– la mandó a hacerse los exámenes de rigor y a los dos días Flor se enteró de que, en efecto, tenía un mes y medio de embarazo. Lloró de contenta y supo que había que hacerle caso al padrino de su bebé.

A partir de ese momento, el doctor Bulla se dedicó a buscarle un nombre al muchachito. “Me sentí inmediatamente atraído por esa criatura y no pude dar espera a eso. Desde la universidad he sabido de un doctor japonés de apellido Suzuki, un ser muy especial que estuvo siempre interesado en todo lo que tiene que ver con los nombres y apellidos que se les ponen a los niños, y cómo eso determina la vibración particular para su posterior desarrollo como personas. Para llegar al nombre del muchachito busqué en personajes griegos, miré varios libros en la biblioteca del doctor Rafael Gómez Cuevas, y encontré a Egan, un gran héroe que aparece dominando el fuego. Después, él es quien camina con una iluminación propia y logra todo lo que se propone hacer. Había otro pasaje sobre cómo aparecen los designios del cielo y entonces dije: ‘Ese es, Egan, el campeón venido del cielo’. Lo encontré en una historia de cómo habían llegado unos bárbaros a un pueblo de Grecia, donde ocurría una serie de injusticias y masacres, hasta que apareció este muchacho que, creían, había llegado con algo caído del cielo, un meteorito, algo así. Cuando ese muchachito, de dieciséis o diecisiete años, se enfrentó a esa multitud de gente, dominó absolutamente a esos bárbaros y ya pudieron tener sus cosechas con abundancia. Una historia espectacular”.

Después de la investigación, vino la charla con Flor. A la primera, la mamá del futuro campeón dijo que no. El doctor le contó la historia que había leído. Ella volvió a negarse y le argumentó: “Pero es que no rima con Bernal ni con Gómez ni con nada”. Él insistió y ella finalmente aceptó, siempre y cuando la dejara ponerle otro nombre. Días después, el asunto estaba resuelto por y para ambas partes: Egan Arley Bernal Gómez.

Y un mes más adelante, Bulla se dio cuenta de que si repetía el nombre sin parar, pronto se encontraba con otra palabra un poco más diciente, un poco más reveladora: “EganEganeGanéGané”. Entonces volvió a sentir el mismo chispazo inicial, pero esta vez con mayor intensidad y claridad: “No hay duda alguna: va a ser un campeón”.

Zipa y bogotano

13 de enero de 1997. 5:35 p. m.

Flor Marina Gómez trabajaba en la empresa Agrícola Guacarí, ubicada en el kilómetro 4,5 en la vía Briceño-Zipaquirá. Tenía veintidós años. Su labor era seleccionar, uno a uno, los mejores claveles para exportación. Su único antojo, durante los cinco últimos meses de embarazo, fueron los Chitos.

En esas andaba –separando flores y comiendo Chitos– cuando reventó fuente. A los trompicones la llevaron a la enfermería de la empresa, y de ahí la trasladaron a Zipaquirá. En el camino se comunicó con su esposo y lo citó en el hospital del pueblo.

Cuando llegó, se encontró con que, ese día, los empleados del centro de salud estaban en paro. Se negaron a atenderla, simplemente le hicieron un tacto y le dijeron que todavía contaba con tiempo suficiente para llegar a Bogotá, sin ningún tipo de riesgo para ella o para el bebé.

Como había huelga, tampoco había ambulancia. Germán, su marido, que recién llegaba al hospital, averiguó si alguien podía llevarlos, pero ningún carro apreció. Así que, a eso de las 6:40 p. m., arregló con un taxista por 80.000 pesos para que los llevara desde Zipaquirá hasta la Clínica San Pedro Claver (hoy Hospital Universitario Mayor Méderi), en Bogotá.

Ya eran las ocho pasadas. En la puerta de urgencias, el celador que decidía quién entraba y quién no, solo la dejó pasar cuando ella, en medio de una marea de gentes y dolencias, le grito: “¡Voy a parir ya!”. Germán, por su parte, tuvo que quedarse afuera.

A Flor la subieron a una camilla, la ubicaron en un pasillo en medio de un tumulto de pacientes que esperaban ser atendidos, y le aplicaron una dosis de Pitocin, el medicamento que se utiliza para producir contracciones uterinas y ayudar al trabajo de parto. Pero se les fue la mano en la dosis. Al parecer, la cantidad que le suministraron fue tanta, que le provocó taquicardia.

Otra paciente, que estaba a su lado, se percató de la manera en que Flor reaccionó y alertó al equipo médico. Egan, ‘el campeón’, se salvó de nacer en una camilla en medio de un corredor de hospital, porque gracias al aviso llevaron por fin a su mamá a la sala de partos.

Egan Arley Bernal Gómez nació a las 11:55 p. m. Flor lo observó con rigor. Incluso trató de memorizar cada detalle de su cuerpo y se alegró al ver una pequeña mancha a la altura de la cadera que sobresalía de manera especial. “Esa mancha es de la familia Bernal. Me alegré porque había muchas mamás y me daba miedo que me lo cambiaran”, confesó.

Minutos después, empezó a ver borroso y pronto quedó inconsciente. Al despertar, luego de unas horas, le dijeron que ella estaba en cuidados intensivos, que su corazón estaba trabajando a ritmos muy acelerados y debía reposar. Preguntó por el bebé, pero le dijeron que estaba en una sala cuna y que por el momento no podía verlo.

Se puso a llorar. No sabía qué había pasado con su hijo ni en qué condiciones estaba. Cuando finalmente la estabilizaron, la pasaron a una silla. “Toca así, mi señora. Hay otra gente que necesita acostarse”, le dijo la enfermera.

Egan Arley Bernal Gómez nació a las 11:55 p. m. Flor lo observó con rigor. Incluso trató de memorizar cada detalle de su cuerpo y se alegró al ver una pequeña mancha a la altura de la cadera

La repentina forma en que salieron de Zipaquirá no permitió que ni Flor ni Germán alistaran las cosas necesarias para su estadía en la clínica. Así que Flor no tenía sino la bata de trabajo del día anterior. Nada más.

Necesitaba ver a Egan y como pudo se puso de pie y caminó por el pasillo en busca de la sala en donde estaba su hijo. No lo encontró. Mientras andaba perdida, iba dejando rastros de sangre por los pasillos del hospital. Solo quería ver a su hijo. Abrazarlo de nuevo. En un corredor, reconoció a lo lejos a Germán, que también estaba buscándola. “Llevo toda la mañana sola”, le reclamó. “Y yo también llevo horas sin que me dejen entrar”, le respondió.

Poco después de las 11:00 a. m. pudieron ver al bebé. De inmediato, Flor le bajó el pañal para buscarle la mancha en la cadera y así asegurarse de que, en efecto, fuera su hijo. “Esa mancha la tenemos todos en la familia Bernal: Germán, Egan, sus primos, sus primas y yo, por supuesto”, contó Gloria Bernal, su tía.

No hubo habitación ni flores, ni regalos, ni visitas para el recién nacido. Por el contrario, al caer la tarde, los sacaron de la clínica. “Colaboren, que este lugar está muy lleno”, les dijeron. Flor, Germán y Egan agarraron otro taxi de regreso a Zipaquirá.

Después de tan cruda experiencia, lo último que quería la familia Bernal Gómez era volver a un hospital. Sin embargo, seis meses después del parto, cuando simplemente asistían a un control de crecimiento, a Egan lo dejaron hospitalizado porque tenía neumonía. “No trabajé durante seis meses para poder cuidarlo”, cuenta Flor. Pero los pulmones del muchachito se fortalecieron de tal manera, que se convirtieron en dos tanques con un consumo máximo de oxígeno que envidiaría la mayoría de atletas del mundo. Egan sería un dios del viento.

MAURICIO SILVA
Editor Jefe Revista Bocas

‘La leyenda de los escarabajos’

Hace dos años, Mauricio Silva publicó ‘La leyenda de los escarabajos’, el libro que contenía los 100 grandes momentos del ciclismo colombiano. Por cuenta de los recientes y enormes resultados de nuestros pedalistas, Silva decidió actualizar su obra y ampliarla a 111 capítulos. Los nuevos once capítulos corresponden a las hazañas de Fabián Puerta, campeón del mundo del Keirin (2018); Egan Bernal, campeón del Tour de California (2018); Miguel Ángel López, podio en el Giro (2018); Fernando Gaviria, segundo liderato para Colombia en el Tour de Francia (2018); ‘Supermán’ López, podio en la Vuelta a España (2018); Winner Anacona, campeón de la Vuelta a San Juan (2019); Egan, campeón de la París-Niza (2019); ‘Supermán’ López, campeón de la Vuelta a Cataluña (2019); Esteban Chaves, etapa en el Giro (2019); Egan, campeón de la Vuelta a Suiza (2019), y Egan, primer campeón colombiano y latinoamericano del Tour de Francia (2019).

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.