Franz Ferdinand e Interpol dieron un recital para viejos amigos

Franz Ferdinand e Interpol dieron un recital para viejos amigos

Una mirada al concierto de dos grandes del rock en el Movistar en Bogotá el 19 de noviembre.

Franz Ferdinand

Entre luces azules Alex Kapranos de Franz Ferdinand tomó el control del escenario del Movistar Arena

Foto:

Mauricio Leon-EL TIEMPO

Por: Andrés Hoyos Vargas
20 de noviembre 2019 , 11:32 a.m.

“Bogotá, Colombia…ustedes son mis amigos y mis amigas”, repitió varias veces el cantante de Franz Ferdinand, Alex Kapranos, mientras mirada con una devoción honesta a los cerca de siete mil personas que saltaban emocionadas durante su concierto el 19 de noviembre en el Movistar Arena de la capital colombiana.

Y como un buen amigo y anfitrión de una gran fiesta, se dedicó a atender a sus invitados con una avalancha de éxitos que comenzó con No You Girls, The Dark of the Matinée, su sencillo más reciente Always Ascending y Evil Eye.

Franz Ferdinand

Alex Kapranos en un momento del concierto.

Foto:

Mauricio Leon-EL TIEMPO

La descarga fue rápida y precisa, dada la gran experiencia de la banda escocesa en el manejo del escenario y un conocimiento profundo de la audiencia colombiana que también respondió al reto de divertirse y recordar esos trazos de rock ecléctico y poderosamente pegajoso al que ha apostado siempre Franz Ferdinand.

Entre poderosas luces azules y blancas que rebotaban en diagonal sobre el piso de la tarima y por momentos iluminaban el salto emocionado del público, Kapranos y sus colegas musicales entendieron rápidamente que tenían el control.

“Bogotá, Bogotá, Bogotá…muchas gracias”, fue el mantra que repitió el cantante en varias ocasiones mientras acercaba su mano al corazón. “Siempre es un placer estar en Colombia”, fue otro cumplido que antecedió la revelación de Do You Want To, Walk Away, Lazy Boy, Michael y Black Tuesday, en un paquete de canciones que incrementó las ganas de bailar.

Franz Ferdinand funcionó como un motor poderoso bien alienado, pero sonoramente agradable, sus riffs clásicos de guitarra inundaban con gracia cada rincón del Movistar Arena levantando un ánimo que en realidad nunca decayó, sino que fue incrementándose como un volcán en plena efervescencia con los acertados giros musicales de Lucid Dreams, Love Illumination, Ulysses, Outsiders y, claro, la que nunca falla: Take Me Out, ese himno que es capaz de llevar la alegría a una verdadera erupción. Y así fue, pues el público se entregó en una sola voz a cantarla, moviendo el piso y causando una explosión de adrenalina impagable.

Mientras tanto el grupo representaba algunos movimientos calculados con los instrumentos. Y una gran sonrisa de todos se dejaba ver entre las explosión de luces. El final estaba cerca, pero faltaba algo.

This Fire fue en realidad la canción con la que todo explotó. La emoción y el baile conjuraron el corre corre de muchos que batallaron contra el trancón y la lluvia de la ciudad para llegar al concierto.

Alex Kapranos, que antes se había dado un paseo por el centro de Bogotá y hasta compró 53 discos de 45 revoluciones de cumbia, un género que adora con devoción, terminó su magia en Colombia haciendo saltar sin piedad a sus fanáticos, quienes agradecieron el impulso emocional luego de una dosis de pequeña melancolía con el grupo colombiano Margarita Siempreviva y otro de los grandes de la noche Interpol.

La banda neoyorquina, encargada de abrir el espectáculo y de dejar en la mejor disposición a los asistentes del Movistar Arena cumplió su cometido sin afanes. Con su rock denso y emocional se tomaron el escenario marcando con sus notas musicales un terreno que también conocen muy bien.

A pesar del mal de altura que sufrió el baterista, la banda no tuvo ningún contratiempo para mostrar de nuevo (estuvieron en la reciente edición del Estéreo Pícnic) ese repertorio de canciones que se pegaron en el alma.

Interpol

El cantante Paul Banks de Interpol durante el recital en Bogotá.

Foto:

Mauricio Leon-EL TIEMPO

Untitled rompió el hielo rápidamente entre una audiencia que también adora con locura a la banda liderada por Paul Banks, quien en un perfecto y cercano español reveló su alegría de tocar de nuevo en Colombia e introdujo otros éxitos como C'mere, If You Really Love Nothing, The Heinrich Maneuver, NYC, PDA, Evil, The Rover, Rest My Chemistry, Narc, Not Even Jail, Slow Hands, Obstacle 1 y Stella Was a Diver and She Was Always Down; en un recital que no tuvo ningún pero, como el concierto en general.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
@AndresHoy1

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.