Armando Silva y su bella durmiente del mundo moderno

Armando Silva y su bella durmiente del mundo moderno

El semiólogo bogotano presenta su segunda novela 'La bella durmiente 2.0'.

Armando Silva

Silva combina la literatura con sus columna en EL TIEMPO y la investigación académica.

Foto:

Cesar Melgarejo/EL TIEMPO

Por: Carlos Restrepo
28 de junio 2019 , 09:40 p.m.

En su segunda novela, el semiólogo y filósofo bogotano Armando Silva le quiso dar una nueva vuelta de tuerca a La bella durmiente, el famoso cuento de la tradición oral antigua.

Silva, agudo estudioso de las tendencias del mundo de hoy, ubica la trama de su libro La bella durmiente 2.0 en el año 2003, cuando ingresa a los celulares la comunicación interactiva, que luego dio origen al fenómeno de las redes sociales. El autor conecta este hecho, dentro del engranaje de su trama, con otro suceso que conmocionó en ese año a la sociedad colombiana: el atentado contra el exclusivo club capitalino El Nogal.

En ese contexto, aparece ‘D’, la protagonista del libro, quien enloquecida por la asfixia y el caos reinante, luego de la explosión en el club, se lanza a la calle desde un piso superior.

Todavía consciente, ‘D’ le pide a un hombre que pasa que la salve y alcanza a darle su teléfono móvil y la clave a este transeúnte, para que llame a una ambulancia, antes de perder el sentido.

Es así como el fotógrafo Julio Almanza –una especie de príncipe de la modernidad– llega con ‘D’ a una clínica bogotana para que la auxilien. Su cara es irreconocible por las heridas y la sangre que la cubre.

Una de las intrigas del libro es que antes de caer inconsciente, ‘D’ llama por su nombre a su “ángel” auxiliador. Almanza, sorprendido, comienza a revisar el teléfono móvil y empieza a conocer la vida de ella, “una princesa” hermosa, una colombo-francesa de familia adinerada. Esta imagen se contradice con lo que está en frente sobre la cama: una mujer cubierta de vendas.

“Entonces, él se enamora de una momia, pero le pone en el imaginario la cara de esa mujer que ve en el teléfono móvil. Y ocurren muchas cosas. Por supuesto, con el paso de los días se sigue enamorando, con el temor de que ella muera. Pero como fotógrafo, él se da cuenta de que puede ser su memoria y empieza a tomarle fotos en la clínica”, explica Silva.

Mi bella durmiente es una versión reelaborada, contada desde hoy, y explora algo que los cuentos de hadas no hacen. Es decir, la sexualidad femenina, pero, además, pasada por la tecnología.

La trama sufrirá un giro inesperado cuando investigadores mediáticos comiencen a desentrañar por qué un desconocido cuidaba a ‘D’ sin avisarle a nadie.

“Mi bella durmiente es una versión reelaborada, contada desde hoy, y explora algo que los cuentos de hadas no hacen. Es decir, la sexualidad femenina, pero, además, pasada por la tecnología”, dice el también columnista de este diario.

Esta historia le permite a Silva reflexionar sobre la idea de la belleza femenina a lo largo de la humanidad, un hecho que ha causado guerras, venganzas, muertes y asesinatos.

“Creo que el misterio de la belleza femenina confluye, desde una óptica de evolución occidental y cristiana, en La bella durmiente. Que es una mujer que está dormida y, sin embargo, seduce. Yo deconstruyo ese mito a través de las tecnologías y me da el 2.0, que es una princesa que no está dormida”, comenta el escritor.

En este punto, entra en la trama otra imagen poderosa, casi poética, que es la manera como ‘D’, bajo sus vendajes, seduce a Almanza desde el silencio, en ese estado latente de duermevela.

Armando Silva

Silva es doctor en Filosofía y Literatura Comparada de la Universidad de California (EE. UU.).

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Una nueva seducción

El libro invita también a cuestionar el frenético mundo moderno de las aplicaciones amorosas, que en tan solo unos segundos –y a un clic de distancia– desdibujan el mito de alcanzar el amor idílico desde la magia de la seducción.

“Puede que no sea necesario esperar cien años, pero creo que sí es vital el tiempo de la seducción. Y en mi novela aparecen ritos para cautivar. El protagonista le manda flores, destapa una botella y huele sus vendas, porque otra cosa es el fetichismo: volver a los objetos, a los olores, a los sabores. La novela trata de todos esos elementos inexplicables del amor”, anota Silva.

Tradiciones que se han perdido por culpa de esta “materialización extrema”, anota el filósofo. “Esa falta de espiritualización que trae la seducción, que es la promesa de la carne, pero no la carne en sí en todo momento”.

El libro invita también a cuestionar el frenético mundo moderno de las aplicaciones amorosas.

A propósito de todos esos imaginarios sobre el amor y las relaciones en el mundo moderno, Silva, como investigador académico, aprovechó un viaje a Nueva York para experimentar las dinámicas actuales de relaciones en esa ciudad.

Cuenta el profesor que se acercó a la nueva aplicación Bumble, creada por una feminista, en la que solo las mujeres pueden iniciar una conversación y ponen las condiciones del encuentro.

“Esta plataforma tiene 26 millones de entradas diarias. Y si uno hace la prueba, es angustiante ver en las estaciones del metro a todo el mundo chuzando el teléfono. Esto se aumenta en un 20 por ciento los viernes y los sábados. Y ocurre porque son los días en los que la falta de trabajo –porque están dopados por este– hace que vayan rápidamente a buscar una pareja”, anota el semiólogo.

Silva concluye, luego de analizar todas las estadísticas que salen de este mundo frenético de las aplicaciones amorosas, cómo esta sociedad moderna de las grandes urbes es esclava del trabajo, carece de tiempo libre y, lo más grave, se enfrenta a una gran soledad.

“Incluso hay aplicaciones para encontrarse únicamente a conversar. Ahora sí que se cumple eso que decía Simone de Beauvoir: ‘Todos estamos solos ante todos’. Es algo que se ratifica en ciudades frenéticas como Nueva York y, por supuesto, en Bogotá”, explica.

Anota que este fenómeno se presenta como consecuencia de la desaparición paulatina de lugares de encuentro naturales como son la familia y los amigos, que están siendo reemplazados por la tecnología.

Con un elemento que se añade como enemigo de la seducción: la rapidez. “Lo efímero hace parte de los convenidos que hoy se establecen”, dice Silva.

El investigador destaca, sin embargo, esa capacidad maravillosa de las sociedades de reinventarse y de las nuevas generaciones de rescatar las tradiciones.

“De otro lado, también hay una actitud de ellos de regresar a muchos ritos, como la galantería; o a un tiempo acorde con el slow food y slow city, que se cuelan también en estas generaciones que aprecian, podríamos decir, el slow love”, concluye.

Armando Silva

Taller de Edición Rocca, 156 páginas, $ 35.000

Foto:

Archivo particular

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO@Restrebooks

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.