Aparece copia del manuscrito de 'Cien años de soledad'

Aparece copia del manuscrito de 'Cien años de soledad' 

Está en México y García Márquez se la regaló al crítico literario Emmanuel Carballo.

Edición conmemorativa de Cien años de soledad.

Edición conmemorativa de Cien años de soledad.

Foto:

Efe

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de marzo 2019 , 03:40 p.m.

En una edificación de la colonia Roma de Ciudad de México donde queda la Fundación Slim, reposa un manuscrito de Cien años de soledad.

La copia se la obsequió Gabriel García Márquez a uno de sus mejores amigos en México, el crítico literario Emmanuel Carballo, según informa el diario El País de España, y tiene “correcciones del autor. El mecanografiado está protegido por una caja roja en forma de libro en la que se destaca su lomo con dos franjas negras. En la primera, se lee el nombre del autor y de la obra que desató el boom de la literatura latinoamericana; en la segunda, reza la leyenda en mayúsculas: ‘Copia mecanografiada de la novela obsequiada a su corrector el escritor mexicano Emmanuel Caballo’. Más abajo dice con letras doradas: ‘En México, 1965 – 1966’”.

El diario español agrega que el autor “fabricó una leyenda sobre los pormenores de su legendaria obra. Jugaba al despiste, aseguraba que tuvo que mandar el original en dos partes a la editorial Sudamericana porque se quedó sin dinero en la oficina de correos y solía decir que no sabía dónde estaban los manuscritos”.

Según el artículo, para Álvaro Santana-Acuña, investigador de la Fundación García Márquez y autor del libro Ascent to Glory: How 'One Hundred Years of Solitude' Became a Global Classic', el autor “se refirió en varias ocasiones a esos manuscritos que había perdido de vista. Habla de su historia, lo que pasa es que él endulzó el relato, dice que no sabe si hay otras copias de las cuales no tiene conciencia, lo que dudo, porque no se ajustan a la evidencia material y a la génesis del texto que yo he podido rastrear”.

Y es que según los registros de la Real Academia Española, hay cuatro manuscritos, “Pera Araiza (quien se encargó de pasar a limpio el texto escrito a mano) había mecanografiado el original con tres copias. Este último fue el remitido a comienzos de agosto a la editorial Sudamericana en dos paquetes postales. Álvaro Mutis llevó poco después a Buenos Aires otra copia; la tercera, siempre según el testimonio de García Márquez, circuló en México entre los amigos que lo habían acompañado en las duras, mientras que la cuarta la mandó a Barranquilla para que la leyeran tres protagonistas entrañables de la novela: Alfonso Fuenmayor, Germán Vargas y Álvaro Cepeda, cuya hija Patricia la guarda todavía como un tesoro. Las otras, supuestamente, se han perdido”, afirma el diario.

Pero según lo que se conoce oficialmente, solo son tres copias: “Una está en la Universidad de Texas, que compró el archivo del escritor en 2011. Otra es la que envió a sus amigos en Barranquilla y en Bogotá, en manos hoy de la familia Cepeda Samudio. Y la copia que circuló en México entre los amigos debe corresponder por tanto a la expuesta ahora en la capital mexicana tras ser regalada a Carballo. Del original, que García Márquez partió en dos, no hay noticias”, afirma el diario.

Gonzalo García Barcha, hijo del escritor, le dijo a El País que “lo que sé es que Gabo destruyó todos los bocetos de la novela, todos los borradores, diagramas… toda esa parafernalia que viene con la escritura de un libro. Gabo se deshizo de todo eso, no sé de qué manera, pero realmente lo único que queda del libro son estos mecanuscritos, como el que está en México”.

El texto que ahora está resguardado por la Fundación Slim, hacía parte, según se conoce, de la biblioteca personal de Guillermo Tovar de Teresa, “cronista de Ciudad de México que falleció en 2013, cuya casa se convirtió recientemente en el tercer Museo Soumaya, de la Fundación Carlos Slim. Emmanuel Carballo, el crítico literario más importante de México en ese momento, eran muy amigo de Tovar y consigue, con esta capacidad de seducción que tenía Guillermo para lograr sus objetivos de coleccionista, que se lo vendiera”, le dice el hermano de Tovar, Fernando, a El País.

El periódico informa que el “mecanuscrito tiene algunas correcciones que se presumen son del propio Carballo, en donde se pueden ver con más claridad los arrepentimientos del autor debajo de los tachones. Esta versión contiene también más de 200 correcciones a mano del propio García Márquez”.

Al respecto, Santana-Acuña argumenta que “desde el punto de vista de críticos no son ajustes importantes, pero demuestran que era una persona extraordinariamente perfeccionista. Y se puede ver cómo eliminaba cosas. Cuando la novela ya estaba terminada, añadió algunas frases, sobre todo para darle mayor fuerza poética y expresiva al texto”, y es un testimonio de la colaboración fundamental entre García Márquez y Carballo.

Cuenta el artículo que en 1965 García Márquez comienza a escribir 'Cien años de soledad' y, en el otoño de ese mismo año, el autor busca a Carballo y le dice: “Estoy empezando a trabajar en esta novela, me gustaría que tú la leas”.

Según se desprende de la información, en este trabajo “Carballo duró un año, García Márquez le llevaba cada sábado, como si fuese una novela por entregas, de estas antiguas del siglo XIX, lo que había escrito esa semana. Hablaba con Carballo, discutían sobre los personajes, la trama de cosas que podía cambiar, qué podía mejorar. García Márquez evidentemente valoraba muchísimo la opinión de este crítico”, como lo explica Santana-Acuña.

El artículo también revisa cómo tras el lanzamiento de la novela en Colombia esta fue duramente criticada en el país, mientras en México Carballo siempre la defendió, aduciendo que “antes de 'Cien años de soledad' Gabriel García Márquez era un buen escritor, ahora es un extraordinario escritor, el primero entre sus compañeros de equipo que escribe una obra maestra”.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.